La Escuela Internacional de Panamá (ISP) cumple 40 años de compromiso con la educación en Panamá.

Desde su fundación, en 1982, ISP se diferenció por su espíritu innovador siendo la primera escuela internacional sin fines de lucro en Panamá. Cuarenta años después sus alumnos continúan siendo el centro de su misión, y viven una experiencia educativa de primer mundo reconocida internacionalmente y certificada por organizaciones como COGNIA e International Baccaulaureate Programme (IB).

Durante la gala de aniversario por los 40 años de ISP, se recaudaron fondos con la finalidad de continuar con el programa de becas. Estas becas han cambiado las vidas de niños de escasos recursos en la región de San Miguelito; que forman parte del sistema educativo público y que además presentan excelencia académica.

Los últimos dos egresados del programa de becas aprendieron el idioma inglés, se integraron exitosamente a ISP y ambos recibieron becas universitarias completas locales e internacionales. Estos excepcionales jóvenes son ahora agentes de cambio y modelos a seguir en sus comunidades, donde pretenden regresar para mejorar las condiciones de su entorno.

El programa de becas es una realidad gracias a la comunidad de ISP y patrocinadores como Procter and Gamble y Maersk.

El valor de ser una organización sin fines de lucro

Ser una organización sin fines de lucro le permite a ISP mantener el bienestar del estudiante por encima de cualquier interés privado. Toda la inversión que las familias hacen en la escuela regresa a los estudiantes y es bajo este esquema que los alumnos de la institución tienen la oportunidad de explorar lo que les apasiona con recursos de primer nivel en todos sus programas incluyendo: atletismo, robótica, ingeniería e innovación, y artes visuales y escénicas.
La sostenibilidad es un tema de gran importancia para la escuela, la misma asegura el futuro de sus estudiantes y de la organización. Con esta filosofía como base, ISP traza su futuro por medio de planes estratégicos que son evaluados y modificados cada cinco años.
Después de cuarenta años, ISP sigue liderando y avanzando su misión de inspirar y retar a sus alumnos para que alcancen su máximo potencial y se conviertan en ciudadanos del mundo curiosos, compasivos e independientes.