EL PEDIATRA INFECTÓLOGO E INVESTIGADOR CLÍNICO LLEVA MÁS DE 30 AÑOS DE TRABAJO EN EL HOSPITAL DEL NIÑO, ES EGRESADO DEL UTSW DALLAS Y HA FORMADO A NUEVE MÉDICOS EN SU ESPECIALIDAD EN EL DEPARTAMENTO QUE LIDERA.

El doctor Xavier Sáez Llorens, Jefe del Departamento de Infectología del Hospital del Niño y Director de Investigación Clínica, siempre supo que se dedicaría a estudiar una carrera científica. Creció viendo a su padre, de origen catalán, ejercer la medicina. Al principio, quería ser ingeniero aeroespacial, porque estaba el boom de la llegada del hombre a la Luna.

“Era un show mediático impresionante. Tenía 12 años, me encantaban los temas del origen e inmensidad del universo y de los numerosos planetas en el espacio sideral. Siempre fui muy curioso y escéptico desde niño, muy observador, cuestionar muchas cosas y me fascinaba la esencia de la ciencia en desafiar los dogmas tradicionales.

“Barcelonista 1000”, como describe en su cuenta de Twitter; el médico, de 64 años de edad, y quien tiene cinco hijos, nos recibió en su casa junto a su esposa, María Teresa Moreno, quien también es pediatra, especialista en recién nacidos. Se describe como “un tanto ermitaño” y confiesa que le gusta mantener su vida privada en la intimidad.GENTE PORTADA  | Xavier Sáez Llorens

“Solo me torno público cuando quiero dar docencia en medicina o ciencia a la población, combatir las violaciones a los DDHH y las fobias a la diversidad (homofobia, xenofobia), fomentar la educación sexual de la juventud y condenar los abusos a los niños y maltratos a la mujer, lo siento como obligación de mi profesión”. Sin embargo, manifestó su deseo de transmitirnos sus conocimientos por la crisis sanitaria.

“Quiero que la gente esté bien informada sobre las evidencias actuales en materia de COVID y orientar sobre conceptos correctos de vacunación”. Se graduó en el colegio Pedro Pablo Sánchez, de La Chorrera, lugar donde vivió junto a sus padres y hermanos, cuando llegaron de España. Fue a la Universidad de Panamá y obtuvo su título de doctor en la Facultad de Medicina.

Al hacer las rotaciones de interno, descubrió que le gustaba más Pediatría, por lo cual realizó su residencia en el Complejo Hospitalario Dr. Arnulfo Arias Madrid en este campo. También le apasionaba la investigación.

“No me gustaba la cirugía, porque me atraía la labor detectivesca de la medicina basada en indagatoria epidemiológica e interpretación de los síntomas para alcanzar el diagnóstico preciso”. En el primer año de residente, hubo una epidemia de meningitis en Panamá, lo cual lo llevó a buscar mayor profundidad de conocimiento en infectología.

CAMPO DE INFECTOLOGÍA

Mientras terminaba la residencia en Pediatría, averiguó opciones para especializarse en Estados Unidos. En esa búsqueda, leyó que una de las publicaciones del University Texas Southwestern Medical Center, Dallas, institución considerada la Meca de la infectología pediátrica en esa época, dirigida por el renombrado Dr .George McCracken. En uno de sus tantos artículos figuraba la Dra. Carla María Odio, de la Universidad de San José, Costa Rica.

“Me fui en carro a San José, gracias a la ayuda de un compañero de la facultad que se formaba en ese país entrevistarme con ella, y quedamos realizando investigaciones juntos”. Viajaron a Estados Unidos, a presentar los trabajos, y conoció al Dr. McCracken, quien le dio los requisitos para realizar la especialidad de Infectología.

Pidió un préstamo en el Instituto para la Formación y Aprovechamiento de Recursos Humanos (IFARHU) y en 1989, cuando terminó su Residencia en Infectología Pediátrica, llegó la invasión y decidió quedarse casi 2 años más en Texas, como profesor asistente de Enfermedades Infecciosas.

UNA NUEVA ERA

De regreso, consiguió un nombramiento como infectólogo en el Hospital del Niño, en el Departamento de Infectología, en el cual trabajó por dos años ad honorem. Tuvo significativos logros, en cuanto a investigación científica, en especial sobre el Sida en niños.

“No había medicamentos para tratarlos en ese entonces”. A través de sus proyectos de colaboración internacional, unos 200 pacientes pudieron recibir tratamientos durante la década de los 90. “Esa es una de las máximas satisfacciones de esos años”.

Luego se fundó la Clínica de Sida del Hospital del Niño y ayudó en la formación académica de nueve colegas en esta subespecialidad médica. Nos cuenta sobre una anécdota que lo conmovió. Fue alrededor del año 2008, cuando atendió un caso de un paciente de sida, de 14 años de edad, (la madre había muerto por el VIH), que vivía con su abuela.

“Mientras estaba con la abuelita dándole las indicaciones, veía que el niño dibujaba algo en un dispositivo digital. Al final, me enseñó una caricatura mía con el uniforme del Barcelona. La foto me encantó. El niño murió en una balacera en San Miguelito años después. Fue algo que me impactó, decidí que sería mi foto de perfil en el Twitter”.GENTE PORTADA  | Xavier Sáez Llorens

PANORAMA

El doctor Xavier es tuitero acérrimo porque le encanta hacer docencia y conocer investigaciones internacionales en su campo en tiempo real y mantener contacto con colegas e instituciones científicas de otras partes del mundo. Pero su misión va más allá.

Confiesa que está preocupado porque en Panamá se experimenta una calma con la pandemia actualmente. “Si nos descuidamos, podríamos tener un repunte importante, como le sucedió a Chile, tuvieron una sensación de triunfalismo porque habían controlado y comenzaron a abrir todo de golpe”.

Explica que las cifras estables en el país pueden deberse a una mayor seroprevalencia de la estimada (más del 40%). Puede que en Panamá haya habido muchos más casos de lo que registran las cifras”.

Otra de las razones pudiera ser porque “no han abierto las discotecas, y bares, espectáculos deportivos y musicales, donde los jóvenes se infectan más fácilmente”.

Otro motivo que comparte es que todavía no entramos en la temporada lluviosa en que las personas tienden a aglomerarse y que se cumplen con las medidas de bioseguridad. Destaca que se debe prestar atención a la circulación de nuevas variantes peligrosas.

Recomendó la apertura de las escuelas gradualmente por grupos de forma semipresencial y aforo controlado, garantizando que se cuenten con los elementos para guardar las medidas sanitarias, como agua potable, uso de mascarillas e incrementar la vacunación del personal docente y administrativo de los colegios.

En cuanto a las medidas de cuarentena, está de acuerdo con que se implementen de forma controlada cuando haya olas de contagio, de tres a cuatro semanas máximo, bien aplicadas. “Los confinamientos son necesarios para bajar los números y que se mantenga la economía, por esto la importancia de vacunar a la mayor cantidad de gente posible”.

VACUNAS

Para alcanzar el 70%-80% de la población vacunada y obtener la anhelada inmunidad de rebaño se deben inocular de 20 mil a 25 mil diarios. “Solo estamos vacunando a 10 mil personas, porque son las vacunas que nos llegan, pero nuestro sistema de vacunación es muy bueno”.

Sin embargo, explica que hay una demanda mundial espectacular, “aunque ahora hay más ofertas de vacunas”. Otro factor de interés es que estos productos biológicos se vienen trabajando desde hace muchos años, con las epidemias de SARS y MERS.

“La investigación de vacunas de coronavirus tiene por lo menos 20 años, así que solo se cambió la secuencia genética del virus, que es otro coronavirus, y se montó en las plataformas diseñadas para SARS o MERS; no partieron de cero, tenían un terreno ganado muy importante”.

El científico dice que las nueve vacunas en uso a nivel mundial previenen contra enfermedad grave y muerte por COVID en un 85%-99%.

HOMBRE DE FAMILIA

Además de sus publicaciones científicas, contribuciones médicas y distinciones en diversos grupos a los que pertenece, su trabajo nunca para. Su esposa nos cuenta que desde el primer día que declararon la pandemia, su esposo no ha dejado de estudiar e investigar ni un solo día.

Cuando no está en su computadora o leyendo literatura científica, es un hombre consagrado a su familia, deporte, vino, gastronomía y tertulias filosóficas. El científico manifiesta que “ha sido un año de corrección de errores por nuevas evidencias y aporte al país”, poniendo en práctica todos los conocimientos adquiridos en tantos años.

GENTE PORTADA  | Xavier Sáez Llorens


XAVIER SÁEZ LLORENS

• Jefe del departamento de Infectología y Director de Investigación Clínica del Hospital del Niño.

• Publicaciones (1985- 2021) 200 (nacionales e internacionales) y 118 (indexadas en Medline).

• Estudios de vacunas 2004-2021: – HRI (Dra. Arlene Calvo, et al.): Rotavi – rus, Neumococo, HPV, Influenza – Indicasat (Dra. Digna Wong, et al.): Neumoco – co, Estreptococo grupo B, Meningococo. – Cevaxin (Dr. Rodrigo deAntonio, et al.): Meningococo, Dengue, Norovirus, Tosferina, RSV, Polio (Fundación Bill & Melinda Gates), COVID.

• Investigador Distinguido de Senacyt (SNI) y miembro del Comité Nacional de Bioética por parte del Hospital del Niño.

•Young Investigator Award, enfermedades infecciosas, Chicago 91.

• Médico panameño con mayor cantidad de publicaciones cientifícas (Senacyt 2013).

• Medalla William Gorgas por contribución a la salud pública en el campo de las vacunas infantiles (Gorgas 2017).