Compartir
PASARELA  | ASIMETRÍA OLÍMPICAPASARELA  | ASIMETRÍA OLÍMPICAPASARELA  | ASIMETRÍA OLÍMPICAPASARELA  | ASIMETRÍA OLÍMPICAPASARELA  | ASIMETRÍA OLÍMPICAPASARELA  | ASIMETRÍA OLÍMPICA
ASIMETRÍA OLÍMPICA
Rate this post

La famosa casa de marroquinería decidió mover sus influencias en la moda hasta el continente americano, tal y como lo hizo semanas atrás, Chanel en Cuba. Para la colección Crucero 2017, el director creativo de Louis Vuitton, Nicolás Ghesquière, se inspiró en las próximas olimpiadas Río 2016, a celebrarse en el próximo mes de agosto.

Varias maniquí brasileñas y sureñas, se trasladaron al Museo de Arte Contemporáneo de Nitori en Río de Janeiro, donde desfilaron en una pasarela particular en esta edificación de grandes contrates, acompañado del majestuoso Pão de Açúcar como mejor testigo paisajista.

En el museo atestado de cultura y modernismo se presentó un adelanto de lo que traerá la firma para su colección Otoño – Invierno 16/17. El estilo sporty se evidenció en los colores y formas de los aros que representa los continentes en la bandera que representa los juegos olímpicos. El futurismo en las siluetas, el color block que entra y sale en el conjunto de las piezas presentadas en las pasarelas, las zapatillas y botines listos para correr hacia el futuro, piezas más estilizadas y monocromáticas, son algunos de los toques que propone el modisto para vestir y portar junto a sus complementos y accesorios.

Los trajes y outfits más vivaces llevan combinaciones muy al estilo Mondrian, donde los cortes asimétricos, el uso de cremalleras, broches y formas curvas, arman un estilo ecléctico cargado de dinamismo competitivo, que se traduce en la costura de prendas sobre prendas.

De Brasil,  Ghesquière tomó la inspiración de los ruedos o volados, que no solo se colocaron en las bastas de las faldas, también fueron ubicados estratégicamente sobre el pecho, aportando mayor movimiento en el corazón superior de las piezas. La combinación verde amarillo en tonos más ocres junto a vestigios marrones y negro en un mini dress, cortes de patronajes en formas circulares fueron utilizadas para incluir ciertas reminiscencias del fútbol, deporte predilecto e histórico en el país anfitrión del evento deportivo mundial por excelencia.