Compartir
DEPORTES  | STAND UP PADDLE: EL DEPORTE DE MODADEPORTES  | STAND UP PADDLE: EL DEPORTE DE MODADEPORTES  | STAND UP PADDLE: EL DEPORTE DE MODADEPORTES  | STAND UP PADDLE: EL DEPORTE DE MODADEPORTES  | STAND UP PADDLE: EL DEPORTE DE MODADEPORTES  | STAND UP PADDLE: EL DEPORTE DE MODA
STAND UP PADDLE: EL DEPORTE DE MODA
Rate this post

Eva Longoria, la pareja Shakira-Piqué y Jennifer Aniston, tienen algo en común ¿Adivinan? La respuesta es sencilla: una tabla, un remo y el mar. O lo que es lo mismo el Stand Up Paddle Board, una variante del Surf que está arrasando desde hace un par de veranos como entretenimiento playero.

Algunos lo conocen como Stand Up Paddle, otros lo denominan SUP, incluso paddle surf o directamente paddlesurf. También se le conoce como surf a remo o como lo llamarían en Hawaiiano Hoe’he Nalu o incluso Ku Hoe’he Nalu. La respuesta es que todos refieren a lo mismo: al deporte del Stand Up Paddle. Este deporte se fundamenta en ir de pié sobre una tabla de Stand Up Paddle con un remo de Paddle surf para deslizarnos por el impulso que nos proporciona el uso de un remo sobre una superficie acuática, siendo común el mar, los lagos y los ríos. Sus orígenes vienen de las islas Polinesas, aunque se popularizó en las costas de Hawaii. DEPORTES  | STAND UP PADDLE: EL DEPORTE DE MODA

En palabras muy simples, se trata de remar de pie sobre una tabla. La tabla tiene una medida promedio de 3,6 metros de largo (una de surf tiene 1,8 metros promedio) y hasta 80 centímetros de ancho (una de surf mide unos 46 centímetros promedio). Adicionalmente, se necesita un remo especial; este debe medir cerca de 20 centímetros más que la persona que lo usará. El SUP contribuye con la mejora del equilibrio y el fortalecimiento de los músculos, sobre todo los del torso, el abdomen y las piernas. Quienes practican  SUP usan prácticamente cada músculo del cuerpo en un momento u otro: los de las piernas se ejercitan para poder mantener el equilibrio; los de brazos, espalda y hombros, para impulsar la tabla en el agua.Los reflejos se potencian de forma casi inconsciente y los beneficios se notan posteriormente en tierra firme, donde muchas actividades y deportes requieren de buen equilibrio. Sin duda no faltarán las caídas al agua, sobre todo al principio, pero con el calor del sol y del esfuerzo, ¿a quién le molesta un chapuzón refrescante?