RICARDO GAGO SALINERO, PRESIDENTE DEL CLUB ROTARIO DE PANAMÁ, NOS CUENTA CÓMO HA LIDERADO LA ORGANIZACIÓN CÍVICA EN ESTE TIEMPO DE PANDEMIA POR EL COVID-19, EN LA CUAL LA AYUDA AL PRÓJIMO SE HA HECHO VITAL EN EL DÍA A DÍA Y EL TRABAJO NO HA PARADO.

El Club Rotario de Panamá se fundó el 19 de noviembre de 1919. A lo largo de estos 101 años del rotarismo en Panamá, el club ha estado presente en actividades destinadas para ayudar a las comunidades más necesitadas, basados en el lema“Dar de sí antes de pensar en sí”.

«Hemos trabajado incansablemente en aportar nuestro granito de arena en temas como valores, educación, salud, dejando un legado a todos los panameños», afirma Ricardo Gago Salinero, Presidente del Club Rotario de Panamá

TRABAJAR EN PANDEMIA

El trabajo del Club Rotario de Panamá no ha parado, en especial durante la pandemia. «Las necesidades de los panameños son muchas, y es nuestro deber como club cívico, apoyar a los que más necesitan y hemos tenido que hacer una reingeniería y cambiar nuestros proyectos, a fin de ayudar a personas e instituciones para la lucha contra el COVID-19».

En tanto, el líder de la agrupación confiesa que ha sido «un reto enorme y de gran responsabilidad vivir y compartir con el COVID-19». Las reuniones semanales a lo lardo de estos 101 años, han sido presenciales, todos los jueves y durante los días de la semana en diversos comités, y ahora en 2020, estas reuniones se realizan virtualmente. «Es muy difícil poder mantener viva la llama del servicio, debido a las circunstancias. Nuestro club tiene 94 miembros y, la mitad aproximadamente, mayores de 60 años. Pero contra viento y marea, hemos ido superando cada uno de los obstáculos que esta pandemia nos ha impuesto».

CAMPAÑAS Y ACTIVIDADES

En cuanto a la recolección de fondos la agrupación ha realizado diversos eventos destinados para los centros de salud de la Región Metropolitana, como la Gran Subasta por la Salud, que consistía en que 24 médicos que trabajan en esta batalla contra el COVID-19 donaran sus batas blancas y ellas fueron, a su vez intervenidas por 22 artistas. Además, crearon una campaña que une dos pilares importantes: la educación y la salud, como un aporte a lo dispuesto por el Ministerio de Salud (MINSA) sobre los tres aspectos para evitar el contagio del COVID-19: Uso de mascarilla, distanciamiento físico y lavado de manos.

Para conmemorar el Día Mundial del Lavado de Manos, el pasado mes de octubre lanzaron la campaña “Manos limpias, vida sana” y su personaje “Jaboncito”, con el objetivo de enseñar a los niños panameños la importancia del lavado de manos y «que ellos, a su vez, se conviertan, en portavoces para educar a toda la familia».

En esta misión se donaron 50,000 pastillas de jabón identificadas con el personaje las cuales serán distribuidas en la ciudad de Panamá, un video animado para la divulgación en medios de comunicación y redes sociales, material promocional impreso para la debida circulación en distintas áreas de la ciudad capital y un libro de colorear. «Estamos conscientes de que el virus del COVID-19 estará entre nosotros por un largo tiempo. Ahora es cuando todos tenemos que ayudar a las personas más vulnerables».