Es una enfermedad causada por una bacteria conocida como Bacilo de Koch.

Aunque es curable y prevenible, afecta principalmente a los pulmones. Si no se trata oportunamente, es probable que cause daños permanentes.

La tuberculosis se transmite de persona a persona a través del aire cuando un afectado tose, estornuda o escupe.

Basta con que se inhale un poco de esta bacteria para quedar infectado.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que una tercera parte de la población mundial tiene tuberculosis latente; es decir, están contagiados por el bacilo, pero aún no han padecido la enfermedad ni pueden transmitir la infección. 

De hecho, las personas contaminadas con el bacilo tuberculoso tienen a lo largo de la vida un riesgo de padecer esta afección en un 10%. Sin embargo, este riesgo es mucho mayor para aquellos cuyo sistema inmunitario está dañado, como ocurre en casos del VIH/sida, malnutrición o diabetes. 

Cuando la forma activa de la enfermedad se presenta, los síntomas como la tos, fiebre, sudores nocturnos y pérdida de peso, pueden ser leves durante muchos meses. Como resultado de ello, en ocasiones los pacientes tardan en buscar atención médica y transmiten la bacteria a otras personas.

Según la OMS, a lo largo de un año, un enfermo tuberculoso puede infectar a unas 10 a 15 personas. Si no reciben el tratamiento adecuado, hasta dos terceras partes de los afectados mueren.

 

PLAN ESTRATÉGICO
Pese a que India, China, Indonesia, Filipinas y Pakistán lideran la lista de países más afectados por esta pandemia, Panamá no es ajeno a esta situación. 

El doctor Edwin Aizprúa, jefe del programa de control de tuberculosis del Ministerio de Salud (MINSA), explica que hubo un avance considerable en el año 2016, logrando descender una tasa de mortalidad de 7.1 a 4.4, pero reconoce que aún falta camino por recorrer para disminuir estos índices, así como los de incidencia.

Estadísticas del Minsa demuestran que el 2016 cerró con aproximadamente 1,600 casos y en el 2017 se reportaron 1,896 afectados con tuberculosis.

Aizprúa reveló que la proyección que se tiene al finalizar este 2018 es un aumento de los casos de tuberculosis que oscilan entre 1,900 o hasta 2,000.

Con el objetivo de erradicar esta enfermedad, en enero pasado, se comenzó a implementar en el país el “Plan Nacional para el Control de la Tuberculosis 2018-2022”.

Un documento que se adhiere a los indicadores adoptados por la OMS que buscan disminuir la mortalidad por tuberculosis en al menos un 35%, además de reducir en un 20% la tasa de incidencia comparado con el año 2015.

“El pilar fuerte de esta estrategia es intensificar el diagnóstico por tuberculosis, reforzando en todo el país la búsqueda desintomáticos respiratorios. En la medida que se haga una rápida y oportuna valoración de la enfermedad, se corta la cadena de transmisión”, explica Aizpurua.

Asimismo, señala que para el próximo año se implementará a gran escala otra fase de la estrategia que consiste en actualizar los métodos de diagnóstico, con pruebas moleculares.

Según el doctor, la idea es priorizar en la ampliación de los equipos y métodos que permitan arrojar resultados en pocas horas y que demuestren, además, si el paciente posee tuberculosis multiresistente a los fármacos para combatir la enfermedad.

ESPECIALES LIFESTYLE SALUD  | Hacia la erradicación de la tuberculosis

El tratamiento de una persona multidrogo resistente puede oscilar en los $5,000.


DATOS

Síntomas: dificultad respiratoria, dolor en el pecho, tos expectoración con sangre, sudoración excesiva, fatiga, fiebre y pérdida de peso. 

Prevención: al toser o estornudar, cubra la boca con el pliegue del codo, ventile frecuentemente los ambientes y tenga buena alimentación y descanso.

Dato de la OMS: desde el año 2000, se han salvado más de 49 millones de vidas, gracias al diagnóstico y el tratamiento efectivo.