LA TERAPIA DIRIGIDA CONSISTE EN LA UTILIZACIÓN DE FÁRMACOS QUE DESTRUYEN LAS CÉLULAS DEL CÁNCER, UNA OPCIÓN QUE YA ESTÁ EN DIVERSOS CENTROS MÉDICOS DE PANAMÁ.

Para comprender cómo funciona la terapia dirigida se debe repasar cómo las células constituyen cada uno de los tejidos del cuerpo.

Hay muchos tipos de células diferentes, como las sanguíneas, las cerebrales y las cutáneas. Cada tipo tiene una función específica. El cáncer se origina cuando cambian determinados genes presentes en las células sanas. Este cambio se denomina mutación, según el portal www.cancer.net.

En tanto, la terapia dirigida, también conocida como Terapia Blanco, Terapia de precisión o Medicina Personalizada consiste en identificar “cambios” o mutaciones en las células normales que logran la transformación de estas en células de cáncer además promueven el crecimiento, la división y diseminación de estas células cancerosas, explica el Dr. Roberto Iván López, Médico Interno y Oncólogo del Centro Médico Integral Alta Especialidad, GHEON en el Hospital Nacional.

«El conocimiento acerca de los cambios celulares que causan el cáncer ha aumentado en los últimos años permitiendo que tengamos más posibilidades de tener tratamientos ‘personalizados’ que actúen sobre estos cambios o que bloqueen sus efectos y así poder tratar, controlar y en algunos casos hasta curar un tipo de cáncer», explica el galeno. Algunos ejemplos de terapia dirigida son: Anticuerpos Monoclonales, Pequeñas Moléculas e Inmunoterapia.

ESPECIALES LIFESTYLE SALUD  | Tratamientos contra células en mutación

TRATAMIENTOS

El Dr. López afirma que actualmente hay terapias dirigidas aprobadas para varios tipos de cáncer, la mayoría de ellos en sus etapas más avanzadas como el cáncer de mama, colon, pulmón y gástrico, por mencionar los más comunes.

Aunque también se han aprobado algunos tipos de cáncer en etapas tempranas, con la intención de curar la enfermedad, como por ejemplo, el uso del Trastuzumab en cáncer de mama temprano, que consiste en una proteína conocida como HER2, e Inmunoterapia en algunos casos de melanoma maligno.

Como profesional, el médico aconseja el tratamiento. «Ya no el futuro, sino el presente».

Sin embargo, aunque falta mucho por conocer sobre el comportamiento de las células de cáncer, así como las alteraciones que llevan a su diseminación (metástasis) o los mecanismos por los cuales se adquiere la resistencia al tratamiento haciendo que un cáncer vuelva a activarse tras un tratamiento con intención de curarlo, «el avance en el conocimiento nos permite hoy ser más selectivos y eficientes en muchos tipos de cáncer y seguramente este conocimiento seguirá aumentando en los años venideros».

DIFERENCIAS CON LA QUIMIOTERAPIA

La diferencia entre la terapia dirigida o de precisión y la quimioterapia es que esta última actúa sobre las células en división celular, es decir, en el momento que en que dividen las células.

«En ese momento actúan la mayoría de los fármacos utilizados en quimioterapia, por ese mecanismo pueden destruir las células de cáncer que se estén dividiendo o multiplicándose en un momento dado en un organismo. Pero también pueden destruir algunas células normales que se mantienen dividiéndose constantemente como los glóbulos blancos, las plaquetas, las células que producen el cabello y células del tracto digestivo, siendo esto la causa de muchos de los efectos secundarios de la quimioterapia».

CÁNCER Y COVID-19

El médico indica que los pacientes con cáncer activo deben tener extremado cuidado en este tiempo. «Pueden tener alteraciones en su sistema inmunológico, lo que definitivamente los hace más propensos a adquirir infecciones no solo por virus, incluyendo el COVID-19, sino también a infecciones bacterianas, dependiendo, por supuesto, del sitio de origen del tumor, del sitio de diseminación y del estado de avance de la enfermedad».

También menciona que depende en parte del tratamiento que reciban. En cuanto a los pacientes en remisión, es decir, en los que la enfermedad ha sido controlada, son menos vulnerables a sufrir infecciones virales (incluyendo COVID-19) o bacterianas, su riesgo es muy similar al de la población general por lo tanto, deben seguir las mismas indicaciones que se promueven a nivel nacional para evitar el contagio del coronavirus.


PREVENCIÓN:

• Mantener una alimentación balanceada, sin excesos de grasas, condimentos, carbohidratos; igual evitar los excesos de alcohol, tabaco, exponerse demasiado a las radiaciones ultravioleta (sol) sin protección adecuada.

• Régimen de actividad física adecuado, es decir, evitar el sedentarismo.

• Lamentablemente, todavía no se conocen las causas de transformación de muchas de las células de cáncer, lo que limita su prevención.