Es uno de los temas más sonados en los últimos años, el cual ha ido tomando cada día más relevancia a nivel mundial, aunque en realidad es un concepto que nos ha acompañado desde nuestros inicios como humanidad.

Con la proliferación de las guerras y la profesión militar tomó aún mayor importancia, ya que era un factor determinante entre la victoria y la derrota, inclusive se demandó la formación de oficiales especializados en ciencias logísticas militares, denominados normalmente oficiales de intendencia.

Hoy día, esta industria es la que determina la competitividad de las empresas, aún tratándose de los mismos productos, ya que la distribución y el manejo de sus costos son los que determinan muchas veces el éxito o supervivencia en el competitivo mercado actual.

En este artículo me voy a enfocar en la seguridad, a la que hay que darle la importancia del caso, principalmente en países como el nuestro, que depende del sector logístico/portuario en un 33% aproximadamente en lo que al PIB se refiere.

Nuestra ventaja comparativa por tener una posición geográfica privilegiada, se puede ver afectada enormemente si no consideramos la seguridad de la cadena logística, a través de nuestro territorio, ya que afecta directamente nuestra competitividad y reputación como país de servicio.

Para la región Centroamericana, las principales amenazas que afectan al área, lo hacen también directamente al sector logístico, siendo éstas: narcotráfico, criminalidad, violencia, crimen organizado de alto nivel junto a las bandas.

Cualquier interrupción en la cadena logística, debido a hechos delictivos tiene efectos directos en contra de la economía nacional, debido a las pérdidas que se generan en cascada, tales como: retrasos, incumplimientos con los clientes y pérdida de contratos entre otras afectaciones, que en definitiva terminan afectando los costos.

Pero lo más importante es la afectación a la sociedad, ya que muchas veces estos incidentes desatan la violencia entre bandas, situación que se da principalmente en nuestras ciudades portuarias de Colón y Panamá.

El tema de la seguridad logística hay que tratarlo de forma integral mediante una participación pública y privada coordinada, en la que al gobierno le corresponde lograr niveles aceptables de seguridad en el macro ambiente donde se realizan las actividades de la cadena logística nacional, mientras que al sector privado le corresponde la responsabilidad a lo interno de sus empresas, velando siempre por la consecución de buenas prácticas y procesos, junto a la aplicación de un análisis de riesgo permanente, para adelantarse a los actos delictivos.

Para nuestro país es de vital importancia la capacitación de especialistas en seguridad, al menos al nivel de diplomados, ya que hoy día esto es una necesidad para la operatividad de la cadena logística nacional, ya que esto fortalecerá nuestra competitividad y reputación como un hub seguro.

«Actualmente, la logística es la que determina la competitividad de las empresas».

IVOR PITTÍ
Consultor Experto en Seguridad Logística y Portuaria.
ivorpitti@yahoo.com