Rusia abrió formalmente una causa civil contra Google y podría imponer una multa de hasta 700.000 rublos (unos US$10.436) al buscador por no cumplir con un requisito legal para eliminar ciertas entradas de sus resultados de búsqueda, dijo el lunes el regulador de comunicaciones.

Roskomnadzor, el organismo de control, dijo que Google no se había incorporado a un registro estatal que enumera las páginas web prohibidas que Moscú cree que contienen información ilegal y, por lo tanto, no cumplía la ley.

El regulador dijo que se tomaría una decisión final en el caso contra Google este mes de diciembre.

Durante los últimos cinco años, Rusia ha introducido leyes de Internet más estrictas que requieren que los motores de búsqueda eliminen algunos resultados de búsqueda, servicios de mensajería para compartir claves de cifrado con servicios de seguridad y redes sociales para almacenar datos personales de usuarios rusos en servidores dentro del país.

En este momento, las únicas herramientas que Rusia tiene para hacer cumplir sus reglas de datos son las multas que normalmente llegan a unos pocos miles de dólares, o el bloqueo de los servicios en línea ofensivos, que es una opción llena de dificultades técnicas.

Según la agencia de noticias Reuters, la legislación, si sigue adelante, afectaría a gigantes mundiales de la tecnología como Facebook ( FB.O ) y Google, que, si se descubre que infringieron las reglas, podrían enfrentar multas equivalentes al 1 por ciento de sus ingresos anuales en Rusia.