EL CANAL DE PANAMÁ SE PREPARA PARA UNA MEJOR ADMINISTRACIÓN DE AGUA CON ELEMENTOS DE ALTA INGIENIERÍA Y TECNOLOGÍA.

En Panamá, contamos con abundantes recursos hídricos en donde la precipitación juega un rol importante. El volumen de precipitación total en el país se estima en 233.8 mil millones de m3/ año, estimándose un promedio anual nacional de 2,924 l/m, con un mínimo de 1,000 l/m2 y un máximo de 7,000 l/m, el mayor valor registrado para Centroamérica (BM, 2015), según cifras del Consejo Nacional del Agua (CONAGUA).

Sin embargo, en los últimos años, las precipitaciones no han sido suficientes para el funcionamiento adecuado del Canal de Panamá.

La autoridad inició un proceso para un nuevo sistema optimizado de administración de agua resiliente y más confiable, que incluirá un portafolio de proyectos y opciones para cubrir las necesidades de la población y las operaciones, “a fin de evitar depender de un clima cada vez más cambiante”.

Además, con este nuevo sistema aparte de enfrentar el reto del agua, se modernizará y fortalecerá la administración del recurso hídrico, considerando para ello elementos tecnológicos y de ingeniería, enmarcados en la eficiencia, manejo integrado y la gestión social y ambiental, según explicaron voceros del Canal de Panamá.

BENEFICIOS

La estrategia de encontrar una solución a largo plazo para la disponibilidad de agua responde a la visión a futuro que tiene el Canal de Panamá, “a fin de garantizar el agua para el consumo de la población, mantenerse competitivo, brindando confiabilidad a sus clientes, y continuar siendo un motor de desarrollo del país”.

El beneficio directo, será percibido por alrededor de dos millones de personas, es decir la mitad de la población del país, se abastece de las fuentes de agua de la Cuenca Hidrográfica del Canal de Panamá.

“Como la mayor inversión del Canal desde la ampliación, en 2016, confío en que esta medida salvaguardará el futuro de la vía como uno de los ejes más importantes para el comercio mundial. Para lograr esto, estamos invirtiendo en un sistema innovador para atender la cantidad, la calidad y el control del agua de manera efectiva”, indicó Ricaurte Vásquez Morales, Administrador del Canal de Panamá en el comunicado oficial del la autoridad.

ETAPAS

En la vía acuática pasa el 6% del comercio mundial y que es alimentada por los lagos artificiales Gatún (1913) y Alajuela (1935). En 2016, tuvo su primera ampliación, con un costo de al menos $5,600 millones.

El Canal actuó implementando medidas como un cargo por agua dulce, en vigor desde febrero pasado, y prácticas de conservación de agua puestas en marcha antes, con los objetivos de contar con un fondo para invertir en adaptarse a un clima cambiante y continuar utilizando de manera eficiente sus recursos.

En estos momentos, el proyecto está en etapa de licitación. Se estima que la ejecución de todo el proyecto, con sus diferentes componentes, implicará una inversión estimada de dos millones de dólares, dirigido principalmente a atender la demanda de agua de la población y las operaciones del Canal por los próximos 50 años.

“Asegurar niveles operativos de agua, de manera sostenible, es fundamental para la viabilidad a largo plazo del Canal de Panamá. Los niveles de agua históricamente bajos en los últimos años solo reforzaron la necesidad de adoptar un plan integral”

Ricaurte Vásquez Morales, Administrador del Canal de Panamá.


CON ESTAS ACCIONES SE GARANTIZA LA DISPONIBILIDAD DE AGUA PARA EL CONSUMO DE LA POBLACIÓN, ASÍ COMO PARA LA OPERACIÓN DE LA VÍA, CON SU VISIÓN DE NEGOCIO, DE MANTENERSE COMPETITIVO.

ESPECIALES  | RECURSO HÍDRICO, SISTEMA EFICIENTE

PROMEDIO HISTÓRICO

• Producto de la variabilidad climática, en 2019, la cuenca hidrográfica del Canal de Panamá experimentó su quinto año más seco en 70 años, con menos lluvias, lo que provocó que los niveles de los lagos cayeran muy por debajo del promedio histórico.

• Frente a este escenario, el Canal actuó implementando medidas como un cargo por agua dulce, que entró en vigencia en febrero pasado, sumado a prácticas de conservación de agua puestas en marcha desde meses antes. El cargo por agua dulce busca contar con un fondo para que el Canal de Panamá invierta en adaptarse a un clima cambiante, creando resiliencia en sus operaciones y la gestión territorial.

• Las prácticas de conservación de agua permitieron mantener un calado estable a pesar de la falta de lluvias del 2019. Debido a ello, la vía ofrece en estos momentos un calado de 49 pies, el más alto en más de 12 meses.

LICITACIÓN

• En esta primera fase del proceso, se preseleccionará una lista de proponentes a quienes se les remitirá el pliego de cargos para la presentación de las propuestas de valor que serán evaluadas con miras a la adjudicación del contrato que incluirá el diseño, construcción y puesta en marcha de este sistema.

• Los interesados deberán presentar, a más tardar el 12 de noviembre, información financiera y técnica, y el historial de ejecución de proyectos, la cual será evaluada por el Canal de Panamá, a fin de elegir a los mejores precalificados antes de finalizar el año. La lista de preseleccionados recibirá luego el pliego de cargos con los requisitos para que se preparen y presenten, aproximadamente, en el último trimestre de 2021.