En el mundo de la tecnología uno relaciona lo bueno de un producto por etiqueta del mismo y dependiendo qué tan buena sea, así mismo se relaciona el precio del producto.

Cuando te vas por la mejor del mercado, pagando su valor, entras a la experiencia de uso con una serie de expectativas que si no se cumplen te vas a sentir muy molesto y probablemente te veamos en las redes sociales desahogándote sobre tu experiencia.

Como todo en la vida, toma años desarrollar la buena reputación de una marca y solo toma un desliz o cinco minutos para perderla. 

Muchas, lastimosamente, han perdido la reputación no por un desliz, sino por quedarse estáticas pensando que el mundo no evolucionaba y que su producto era lo suficientemente bueno y avanzado tecnológicamente que no habría por qué preocuparse.

Aquí pasaron muchas marcas como Kodak, Palm, Blackberry, Motorola, TiVo, etc. que en algún momento dominaron el mundo, pero se quedaron y las destronaron. La marca es importante, pero el producto es más importante aún y no importa que tan bueno sea siempre puede mejorar e inventar algo nuevo.

La marca de un producto también determina el nivel de “cool” que eres, tristemente. Esta presión grupal la hemos creado nosotros mismos y las grandes empresas han entendido esto y lo usan contra nosotros mismos para generar impulsos de compra. 

Hay personas que gastan miles de dólares en una computadora Apple, por ejemplo, solo para entrar a revisar su correo en Gmail y ver Netflix. Entran a la tienda pidiendo la más cara que tengan sin conocer cuál realmente es su necesidad, ya que es “cool” llegar a un lugar y sacar nuestra computadora Apple de último modelo para revisar Gmail.

En realidad, puedes ir a cualquier tienda electrónica y gastar $299.00 dólares y conseguirás una de cualquier marca que funcionará exactamente igual de bien que la Apple para lo que la usas, pero no la sacarías en público ni loco.

¿O me equivoco? Al final del día cuando compramos un producto electrónico no estamos comprando el artículo, en realidad estamos comprando una idea y un concepto creado por ellos mismos que lo han mercadeado por muchos años.

Apple ha logrado muy bien esto, sí los productos son muy buenos y bonitos, el diseño es solo una porción del precio. La otra parte de su valor se va en la cultura y en el aporte que te brinda al tenerlo.

Es increíble, las experiencias que ofrecen las tiendas de Apple a nivel mundial, el centro comercial puede estar vacío, pero si hay una tienda de esa marca, seguramente estará repleta de curiosos.

Ellos han logrado esos “adicionales” intangibles que vienen incluidos en el precio del producto y por eso son tan exitosos, logrando vender productos tan caros y hacer mucho dinero.

Les aseguro que en el mercado hay mejores computadoras que las de Apple a la mitad de su precio, pero cuando las adquieres solo obtienes un equipo, no la experiencia total de la marca. 

En un par de años, la marca en los productos será algo irrelevante ya que la tecnología es cada vez más accesible. En los últimos cinco años han nacido miles de firmas nuevas en este sector que salieron de la nada y ya tienen reconocimiento a nivel mundial.

Nacieron retando a los grandes nombres de la tecnología, creando avances tecnológicos antes que ellos y poniéndose a la par rápidamente, lo suficiente para dejar al consumidor pensando. Hicieron todo esto a un menor precio que es lo que llama mucho la atención y no se guardan nada para vender el próximo dispositivo.

En mi concepto, hoy en día existen muchas compañías desarrollando productos increíbles, algunas lo han logrado, pero a otras les hace falta un gurú en mercadeo o en comunicación, ya que tienen el producto, pero no han logrado darlo a conocer de una manera correcta.

Poco a poco, la marca de un producto será irrelevante, siempre y cuando lo vendan bien. Los conocedores de la tecnología ya están dándose cuenta de que hay más opciones en el mercado, igual de buenas a menores precios y que no vale la pena invertir tanto dinero por el mismo producto. Esta es la nueva tendencia del mercado.

«Pienso que existen mejores computadoras que las de Apple a mitad de su precio. La diferencia es que al comprarlas no obtienes la experiencia total de la marca de la manzana».


CARLOS J. CHAMORRO
Instagram: @i_chamo
Facebook: facebook.com/cjchamorro