Panamá y China concluyeron la Cuarta Ronda de Negociaciones para un tratado de libre comercio (TLC) con acercamientos en los capítulos de Reglas de Origen, Procedimientos Aduaneros, Acceso al Mercado y Comercio de Servicios, según lo informó el Ministerio de Comercio e Industrias (MICI).

El Viceministro de Comercio Exterior, Nestor González, destacó que al igual que en las anteriores en esta Cuarta Ronda, se mantuvo muy activa la participación del sector privado panameño.  “Hubo una importante concurrencia de los actores de los sectores productivos; agrícolas, agroindustriales, industriales, comerciales y de servicios, con quienes se mantuvo una interacción permanente para avanzar los intereses consensuados con los mismos, y al respecto se les rindió un informe diario del avance de las negociaciones”, dijo.

Los equipos negociadores de las mesas de Reglas de Origen, Procedimientos Aduaneros y Acceso al Mercado visitaron la Zona Libre de Colón, en donde pudieron conocer las operaciones de la plataforma logística de esta zona franca, la segunda más grande del mundo después de Hong Kong.

“Esta visita permitió a nuestra contraparte comprender en sitio y de manera más amplia, los beneficios del certificado de reexportación para ambas partes como vía para el intercambio de productos desde América Latina hacia China y viceversa, utilizando a Panamá como hub de industrias de valor agregado y redistribución”, explicó por su parte Alberto Alemán Arias, jefe Negociador de Panamá.

En acceso a mercado, señaló que Panamá se siente satisfecha con el avance de sus posturas y la eficaz articulación de los intereses del sector privado que abarca esta negociación para un acuerdo comercial de múltiples beneficios. En este tema, Panamá seguirá negociando con China para conseguir aperturas importantes para aquellos productos con mayor potencial para entrar al mercado asiático, aunado al esfuerzo para asegurar la protección para aquellos productos sensibles de nuestra producción primaria y nuestra industria nacional.

Alemán Arias reiteró que al igual que ocurre con los TLC que Panamá tiene vigentes el posible acuerdo comercial con China no afecta en ninguno de sus capítulos la legislación laboral y regímenes especiales de los profesionales panameños. “Cualquier inversión que se registre en Panamá con el acuerdo como marco tiene que cumplir con nuestras legislaciones nacionales”, recalcó.