MANTENER UNA BUENA NUTRICIÓN ES CLAVE PARA LA LUCHA CONTRA EL CORONAVIRUS Y OTRAS ENFERMEDADES, ASÍ COMO MANTENER BUENOS HÁBITOS A LA HORA DE INGERIR NUESTROS ALIMENTOS DE FORMA BALANCEADA.

Durante los últimos meses, en los que la mayoría de la población mundial ha permanecido en confinamiento obligado por la pandemia, son muchos los que han dejado a un lado los buenos hábitos alimenticios.

En estos tiempos, en los que el COVID-19 nos acecha constantemente, debemos tener una alimentación balanceada que incluya todos los grupos alimenticios, según afirma Eliana Jiménez, Nutricionista – Dietista del Centro de Nutrición y Salud Integral Center Fit Panamá.

De acuerdo con lo que nos explica la experta, cada alimento tiene una función en nuestro cuerpo, por ejemplo, los carbohidratos dan energía, las proteínas aumentan la masa muscular y evitan la pérdida de esta, las grasas nos ayudan para una correcta función hormonal, neuronal y antinflamatoria; y las frutas y vegetales, logran cubrir todos nuestros requerimientos diarios de vitaminas y minerales.

«Esta alimentación debe ser lo más natural y menos procesada posible. Los alimentos procesados como sopas de paquete, sodas, jugos, galletas, salsas, helado, chocolates, papitas tipo chips, en resumen gran parte de productos listos para consumir. La razón es que estos alimentos suelen ser pobres en nutrientes y altos en grasas pro inflamatorias «tendiendo a debilitar nuestro sistema inmunológico», señala.

¿QUÉ CONSUMIR?

Jiménez aconseja priorizar el consumo de carbohidratos complejos y ricos en fibras, como avena, yuca, papa, camote y menestras. En cuanto a proteínas magras, recomienda ingerir pechuga de pollo, pescados, atún y grasas saludables como el aceite de oliva, nueces, maní, pepitas de marañón y aguacate.

También debemos priorizar el consumo de cinco porciones al día entre frutas y vegetales para lograr llegar al requerimiento diario de vitaminas y minerales y «así mantener nuestro sistema inmunológico a tope», destaca.

ESPECIALES  | Organismo en óptimo estado

DIETA ALCALINA

Al ser consultada sobre la conocida «dieta alcalina», Jiménez sostiene que es «un tipo de dieta sin base científica». «Lo que se dice es que el pH de nuestro cuerpo cambia a raíz de los alimentos que consumimos y no es así».

La profesional indica que en diversas partes el cuerpo tenemos diferentes pH, por ejemplo, en el estómago es un pH bastante ácido, ya que es necesario para poder digerir los alimentos y eliminar posibles patógenos.

«Luego tenemos el pH de la sangre que, sí es alcalina y, por ende es de aquí donde se argumenta que los alimentos que consumimos deben ser alcalinos». A su criterio, la sangre siempre va a ser alcalina, es necesario para que nuestro cuerpo funcione correctamente. «Nuestro cuerpo tiene mecanismos para mantener el pH, como lo es el sistema respiratorio y los riñones. Si estos sistemas se mantienen sanos, el pH en nuestra sangre se mantendrá regulado independientemente de lo que comamos».

CONSUMIR LO NACIONAL

La relación entre el estado nutricional de los individuos y el desempeño del sistema inmunológico en momentos de COVID-19 llevaron a un grupo de expertos del Centro de Investigación en Recursos Naturales (CIRN) de la Universidad Autónoma de Chiriquí (UNACHI) a brindar una serie de recomendaciones enfocadas en el consumo de alimentos nacionales, para que la población en general eleve sus defensas ante el posible contagio del nuevo coronavirus según una publicación reciente.

Entre las recomendaciones sobresalen aumentar el consumo de comidas preparadas en casa, tomar más agua y priorizar en la ingesta de alimentos funcionales o nutracéuticos, como los hongos comestibles, los cuales proveen beneficios adicionales a la salud, ya que han sido ampliamente estudiados y poseen las proteínas de alto valor biológico, fibra, vitaminas y minerales.

La publicación destaca las conclusiones de José Troestch, estudiante del Programa de la Maestría en Ciencias Químicas con énfasis en Inocuidad Alimentaria, que «un estado nutricional incide directamente en el sistema inmunológico».

Concuerda con la licenciada Jiménez de combinar una alimentación balanceada con el ejercicio físico, así como un descanso adecuado refuerza, «la respuesta inmune del organismo, para una adecuada protección frente al ataque de diversos patógenos como bacterias y virus, entre otros», indica Troestch.

Las recomendaciones de los expertos consultados y los estudios en mención no sustituyen las medidas adoptadas públicamente como el distanciamiento social y el lavado de manos, entre otras.


VITAMINAS, ¿SÍ O NO?

• No es necesario ingerir vitaminas adicionales a nuestros alimentos siempre y cuando se cumpla con las cinco porciones al día entre frutas y vegetales.

• Sí sería necesario para quienes tengan alguna deficiencia o requerimiento especial y que este sea evaluado y recomendado por un profesional de la salud.

Fuente. Eliana Jiménez @Nutrielijimenez