El evento se dio en colaboración con la Embajada de Japón en Panamá, con la intención de transmitir a la población panameña una noche llena de cultura y buena música, de la mano de este excelente grupo que resalta las tradiciones originarias de Okinawa.