La tenacidad, constancia y disciplina le han permitido destacarse en distintas áreas, como presentadora, influencer, psicóloga y actualmente en su rol de empresaria. La vida le ha dejado huellas imborrables, convirtiéndola en una mujer que no se rinde hasta alcanzar sus metas.

Se define como una mujer multifacética, perseverante, curiosa, amante de la moda, viajes, arte, lectura y pasar tiempo en familia. Natalia es conocida como presentadora de televisión e influencer en las redes sociales, donde comparte un poco de su vida y lo que le gusta.

De origen colombiano, pero panameña por elección ha sentado en nuestro país sus raíces y transformado esta tierra en su hogar. Su familia emigró a Panamá por el trabajo de su padre, quien era entrenador de perros y caballos.

Durante el primer año estudió arte y fotografía, además mantuvo su pasión por los equinos, un reflejo de ello es que en su apartamento conserva pinturas y esculturas de caballos. “Antes de aprender a caminar, montaba caballos. Ellos son una parte importante de mi esencia y me hace recordar a mi papá”,expresa.

Posteriormente ingresó a estudiar psicología en la universidad, sin embargo cuando fallece su padre decide especializarse en equinoterapia dirigido a niños, como una forma de mantener la conexión con él.GENTE MUJER DE HOY  | Natalia Londoño

NUEVOS RETOS

Confiesa que adora a los niños y por eso estudió psicología infantil para iniciar su propia empresa, una meta que desde hace mucho tiempo estaba planeando alcanzar.

Hace poco se alejó de la televisión para abrir un maternal llamado Tictactoe Kids, junto a dos amigas. “Era un sueño que tenía desde hace mucho tiempo y esta iniciativa nace con la experiencia de las tres que trabajamos con niños y sentimos la necesidad de ofrecer una opción diferente para los pequeños de hoy en día, que cada vez muestran más ansias de explorar, cuestionar, investigar, crear y aprender de maneras diferentes, dependiendo de sus intereses e inteligencias múltiples”,explica.

La propuesta educativa que ofrece el centro educativo es conocida como Reggio Emilia, una filosofía italiana para la primera infancia que ve a los niños como los principales protagonistas, capaces e interesados en explorar. “Creamos provocaciones para conocer el interés de cada niño y lograr así, construir su aprendizaje”.GENTE MUJER DE HOY  | Natalia Londoño

“Dios me ama y me quiere feliz, me siento su consentida. Él me hace confiar en que todo pasa por algo y lo que viene es mejor de lo que pienso”.

VIDA FAMILIAR

Natalia recuerda a su padre como un hombre admirable por su entrega, nobleza y perseverancia. “Nos dejó muchas enseñanzas, como el valor del trabajo, nunca descansó, siempre fue muy dedicado a su profesión y familia. Sentimos a mi papá presente en cada etapa y logro que hemos alcanzado”.

Aunque reconoce que después de su partida, hace tres años, la dinámica familiar cambió. Ahora su madre pasa tiempo entre Panamá y Colombia, por lo que le ha tocado ser más independiente y enfocarse en sus proyectos.

¿Qué es lo que más disfruta de su trabajo?

“Me encanta la idea de dejar una huella positiva en cada niño que pasa por mi vida, pero siempre terminan marcándome ellos a mí. Cada uno es un mundo y tienen mucho que aportar, entonces entender o por lo menos tratar de contribuir con un granito de arena a su mundo para estimular, provocar y animar al pequeño a explorar y cuestionar, es enriquecedor”.

GENTE MUJER DE HOY  | Natalia Londoño

¿Cómo mantiene en balance su cuerpo, mente y espíritu?

“Todo tiene su tiempo y su lugar, afortunadamente siempre existen los almuerzos, los cafés, el ejercicio y los fines de semana para compartir con la familia.

Cuando se comienza un negocio, de alguna manera hay ciertos sacrificios que se tienen que hacer, pero todo es cuestión de organizarse y entre socias nos apoyamos muchísimo. Viajar, conocer y compartir con los seres queridos representa una recarga súper positiva al igual que pintar, pues me hace desconectarme un poco de todo”.