También conocido como Birmania, este país asiático inspira a los viajeros con sus paisajes verdes y dorados, maravillosos monumentos y la cálida sonrisa de sus habitantes.

El escritor y poeta británico Rudyard Kipling dijo hace más de cien años: “Myanmar es diferente a cualquier otro lugar”.

Rodeada por la India, Bangladesh, China, Laos y Tailandia, la antigua Birmania es una mezcla sorprendente de civilizaciones que han logrado preservar su identidad, esto se debe en parte también por ser un territorio hermético hasta 2010, cuando la junta militar en el poder permitió por primera vez el desembarco de canales de televisión extranjeros, teléfonos móviles e Internet.

La experiencia en Bagan, las aldeas del lago Inle, el río Irawadi o las ciudades reales de Mandalay mantienen esa sensación como de adentrarse en las páginas de un libro de cuentos, en donde el tiempo se detiene. Un pedacito del mundo capaz de ofrecer una colección extraordinaria de templos y pagodas, de escenas costumbristas que no han cambiado en siglos. Una sociedad que se nutre de 135 grupos étnicos en el país.DESTINOS LIFESTYLE  | MYANMAR

CRÓNICA DE UN VIAJE MÍSTICO
Comenzamos este fascinante recorrido volando desde Yangón hacia Mandalay, donde tomamos un crucero por cuatro noches a través del río Irawadi, el más largo de Birmania (cerca de 2,170 km) y su más importante vía fluvial comercial, con una cuenca hidrográfica cercana a los 411 000 km², para llegar a hasta Bagan.

Después de esa travesía sobre el agua subimos a la cima de la montaña Tan Chi Taung para disfrutar de nuestra primera visión de la llanura de Bagan, que contiene más de 2,000 pagodas y estupas. Las primeras se construyeron con fines religiosos, principalmente como parte del hinduismo y las segundas representan un estilo de arquitectura budista y yaina hecha para contener reliquias.

Disfrutar de este lugar desde un globo gigante se transforma en un recuerdo para guardar en nuestra memoria. A medida que nos elevamos surgían cientos de monumentos religiosos, algunos minúsculos, otros perdidos en la espesura de la selva que dejaban solo a la vista puntiagudas estupas.DESTINOS LIFESTYLE  | MYANMAR

VIVIENDO LA CULTURA
Continuando el viaje fuimos donde nos esperaban dos paradas interesantes. La primera el mercado Nyaung-U, es curioso como en los allí se conoce la identidad cultural del país y una de las cosas que nos llamó la atención fue que las personas tenían la cara pintada de amarillo claro, a eso le llaman Thanaka, que se usa como maquillaje y tratamiento para proteger la piel del sol.

Además visten el Longyi, traje típico unisex, que se utiliza calzada alrededor de la cintura y están cosidos formando un tubo que parece falda. Después visitamos la pagoda Shwezigon, su enorme cúpula dorada se divisa desde lejos, allí descubrimos que es un gran complejo con tiendas de artesanías y objetos religiosos. Esta se considera la más sagrada para los budistas, ya que contiene reliquias de Buda, entre ellas un trozo de tela y ocho cabellos del Siddharta Gautama, un sabio en cuyas enseñanzas se fundó el budismo.

DESTINOS LIFESTYLE  | MYANMAR

DESTINOS LIFESTYLE  | MYANMAR

SITIOS CLAVE
Anada es enorme y blanco, construido en 1091. Contiene cuatro figuras de Buda de pie y dos huellas sagradas de sus pies. Está cerca del pueblo de Pagan y es uno de los templos más importantes. Adyacente se ubica Thatbyinnyu o Thay Byin Nyu, la terraza superior contiene una estatua de Buda sentado sobre un trono de loto.

En 1975 quedó dañada por un terremoto y dentro de su cabeza se descubrió una estatuilla de Buda. Y quizás uno de los sitios más pintoresco es el puente de madera de teca U-Bein. El más largo del mundo con sus más de 1,200 metros, construido en el año 1851 sobre el lago Taungthaman, en la localidad de Amarapura, a las afueras de la ciudad de Mandalay. 

DESTINOS LIFESTYLE  | MYANMAR

Otra de las ciudades que visitamos fue Sagaing, se trata de un pequeño núcleo urbano de 70,000 habitantes con una gran importancia religiosa debido a la gran cantidad de monasterios que todavía quedan en pie, muchos de estos datan del año 1300. Subimos hasta las colinas Sagaing Hill a 240 metros de altura, formado por un total de 37 colinas. Básicamente existen dos formas de subir a lo alto: por carretera o a pie, subiendo los centenares de escaleras que ascienden hasta la cima.

DESTINOS LIFESTYLE  | MYANMAR

El paseo, a modo de trekking subiendo las escaleras de la colina requiere cierta forma física, también se puede tomar un taxi para subir. Ahí encontrarán la pagoda Soon Oo Ponya Shin con una terraza que ofrece una vista insuperable.

A unos 10 kilómetros al noroeste de Mandalay, en el centro de Myanmar visitamos el Mingun Pahtodawgyi, un monumento gigantesco de ladrillo, con unos 50 metros de altura y 70 metros de ancho. La construcción del monumento se comenzó en 1790, por el rey Bodawpaya, pero tuvo que ser detenida antes de terminarla. Este fue un recorrido por la esencia de Myanmar que nos dejó recuerdos memorables.


DATOS

Recuerdo inolvidable: hay empresas que gestionan viajes en globo, sobrevolando las estupas y templos para obtener unas privilegiadas vistas elevadas de las ruinas.

Pero hay que despertarse a las cuatro de la mañana y estar preparados, cámaras en mano, para poder fotografiar el amanecer en su máxima plenitud.

Moneda: en la economía de Myanmar aún impera el dinero en efectivo, es por eso que lo más conveniente es utilizar los kyats (moneda local) para los viajes en trishaw o taxi, botellas de agua y artículos de los mercados.

Existen casas de cambio que reciben dólares y euros, pero los billetes deben estar en perfectas condiciones, son muy estrictos al recibirlos.

Clima: llueve bastante y hace mucho calor, la mejor época es de noviembre a marzo que baja la intencidad de los aguaceros.

DESTINOS LIFESTYLE  | MYANMAR