Los NFT son uno de los elementos fundamentales de una nueva economía digital impulsada por el blockchain, es decir, es un tipo de token criptográfico que representa un activo único.⁣

Quizás no estamos familiarizados con el concepto de criptomonedas aún, y ya vienen los tokens no fungibles (NFT). Se trata de elementos digitales únicos con propiedad administrada por blockchain o cadena de bloques de Ethereum. Los ejemplos incluyen coleccionables, artículos de juegos, arte digital, boletos para eventos, nombres de dominio e incluso registros de propiedad de activos físicos, según el blog de OpenSea, marketplace abierto, que ya acepta este método de pago digital.

Un token no fungible (NFT) es un tipo de token criptográfico de una blockchain que representa un activo único. Estos pueden ser activos completamente digitales o versiones “tokenizadas” de activos del mundo real. Dado que los NFT no son intercambiables entre sí, pueden funcionar como prueba de autenticidad y propiedad dentro del reino digital. La fungibilidad significa que las unidades individuales de un activo son intercambiables y, esencialmente, indistinguibles unas de otras.

Por ejemplo, un billete de 10 dólares es intercambiable por cualquier otro billete de 10 dólares que sea auténtico. Esta es una característica imperativa para cualquier activo que pretenda actuar como medio de cambio. De acuerdo con el sitio OpenSea, tiene un punto de vista único: “hemos visto casi todos los proyectos relacionados con NFT que se han puesto en línea desde finales de 2017, cuando surgió el primer estándar NFT.

De hecho, le apostaremos una carta de Gods Unchained que si nos pregunta sobre un proyecto de NFT, ¡lo hemos oído y probablemente hemos hablado con los desarrolladores en algún momento! El ecosistema NFT es un grupo muy unido de innovadores increíbles: todos, desde entusiastas hasta desarrolladores, jugadores, empresarios y artistas. Nos sentimos honrados de ser parte de esta comunidad”, afirma el sitio.

 

NUEVOS MERCADOS

La revista Forbes Colombia publicó que, además, esta tecnología trae un cambio importante al mercado del arte digital. Por ejemplo, antes, era casi imposible autenticar el trabajo en línea como original, reduciendo en gran medida su valor.

Pero el código único de los tokens hace posible probar la procedencia, y con ello erradicar el problema de propiedad, por esta razón, las personas se están lanzando al espacio, comprando varios tipos de medios virtuales. Casi 50 millones de dólares en ventas de NFT tuvieron lugar la semana pasada, según Nonfungible.com, que rastrea este mercado.

Hace unas semanas, la artista colombiana Camila Fierro, conocida como ‘Fira’, dibujó la obra “Beso estrellado”, que fue vendida en la plataforma OpenSea y la convirtió en una de las primeras criptoartistas latinoamericanas y quizás la primera colombiana. De hecho, Felipe Echandi, creador de Cuanto y PanamaFintech, acaba de adquirir una de las obras de la artista y su nuevo profile pic de Twitter es un NFT hecho por ella.

“Se lo compré por dos razones: para probar que una artista latina puede crear para todo el mundo Globo terráqueo con el continente americano y dar otro ejemplo de que el criptoarte es solo una consecuencia de que cada día somos más digitales”

*Los tokens no fungibles (NFT, por sus siglas en inglés), que en las últimas semanas han asombrado al mundo con transacciones de US$11 millones por canciones digitales y hasta US$70 millones por una obra de arte digital.

ESPECIALES  | MONEDAS NO FUNGIBLES