Hace 70 años nace Clínica Hospital San Fernando, un hito histórico que marcó un antes y un después en la atención médica en Panamá.

Respaldado por cuatro generaciones de galenos, profesionales, personal administrativo y pacientes, esta corporación avanza hacia el futuro, con un compromiso con la innovación, sin perder de vista lo esencial: los valores y la excelencia en el trato humano.

El 19 de abril de 1949 abrió sus puertas Clínica Hospital San Fernando, cristalizando el sueño de un grupo de visionarios, quienes asumieron el reto de dar a panamá su primer hospital privado abierto, siete décadas y cuatro generaciones después, con proyecciones claras, mantiene viva la visión de su presidente fundador, el Dr. Jaime de la guardia.

Tres miembros de la junta directiva y dos de la  administración nos revelan cómo preservan íntegro un legado de éxito empresarial, probidad y calidez humana.

DIEGO DE LA GUARDIAGENTE PORTADA  | MARCANDO EL RUMBO DE LA SALUD EN PANAMÁMetódico y organizado, el Presidente de la Junta Directiva es un caballero infinitamente amable, de marcados valores morales y respuestas contundentes.

Al ser cuestionado sobre cómo se esfuerza, desde su despacho, en mantener el espíritu de innovación y humanidad que inspiró a los fundadores del hospital, responde con claridad que, aparte de la visión y dedicación, “estando seguros de contar con personal dedicado, remunerado e identificado con nuestra visión y misión de la empresa, y contando con un equipo de médicos que mantengan igual dedicación por la salud de los pacientes, con experiencia y cultura de servicio; además de una Junta Directiva que se integra en las necesidades de la industria”.

En una larga pared, ubicada en el tercer piso, reposan imágenes de los primeros fundadores, fotos del primer edificio —sorprendentemente actual para 1949 — y retratos de otros presidentes, que recuerdan la exitosa gestión de quienes le precedieron en el cargo.

Sin embargo, este experimentado abogado no se detiene a pensar mucho en cómo le gustaría ser recordado en el futuro, cuando forme parte de aquella prestigiosa antología.

“No importa cómo me recuerden, sino cómo la institución se pueda seguir manteniendo. Y para ello, hay que dedicarle tiempo y esmero en hacer las cosas bien”, reflexiona.

Además, elige compartir los honores con el personal de Clínica Hospital San Fernando: “hay un buen equipo no solo administrativo, sino de técnicos, enfermeras y médicos para realizar las labores diarias de manera íntegra y con un muy buen grado de satisfacción del cliente.

El paciente de San Fernando debe salir superando sus expectativas y sano o en mejor estado del que entró. Ese factor no lo hace una sola persona, sino sus colaboradores, sus más de 500 médicos que laboran en este hospital y gracias a ellos tenemos los resultados que hemos tenido por los últimos 70 años”.

Es la voz que lidera al equipo hacia el futuro; de ahí que continuamente esté pensando en la innovación y en “guiarlos con nuestra experiencia para el siglo 22; con pasos firmes y no lanzarnos sin paracaídas”.


DIEGO DE LA GUARDIA

CARGO: Presidente de la Junta Directiva de Clínica Hospital San Fernando.

ESTUDIOS: Juris Doctor, Tulane University.
B. A. Rollins College, Florida.
Programa de Gobierno comparado otorgado por las universidades europeas: London School of Economics, Schiller College, Berlín, y Universidad de Moscú.


VÍNCULO INDISOLUBLE
“En la familia siempre se ha dicho que hay que caminar y masticar chicle al mismo tiempo”, con este popular aforismo ilustra cuán dinámico es su día a día, que comienza a las 5:00 de la mañana y suele extenderse hasta las 9:00 de la noche.

Tiene más de 45 años de ser miembro de la firma Galindo, Arias & López y se ha desenvuelto también como empresario, tanto en la industria eléctrica como en el sector inmobiliario y de la comercialización de papel, pero afirma: “me siento muy orgulloso de poder seguir ayudando a administrar una empresa creada por mi abuelo y que sigue siendo rentable y sirviendo a la comunidad”.

Como ocurre con otros miembros de su familia, su conexión con el hospital va más allá de los números y las proyecciones económicas.

“¡Yo nací en el San Fernando!… Ese sentimiento lo tienen muchas personas de mi generación; cuando me encuentro con ellos me dicen: yo nací en el San Fernando, todos mis hijos y mis nietos nacieron aquí”.

En este sentido, somos varias generaciones que hemos compartido un servicio de primera y no se nos ha ocurrido ir a otro lugar. Todos los que proporcionan estos servicios son excelentes médicos de primera y espero que mis tataranietos también pudieran nacer en esta institución!”.

ELISA DE LA GUARDIA DE LEWIS GENTE PORTADA  | MARCANDO EL RUMBO DE LA SALUD EN PANAMÁEn 1976, su padre la invitó a formar parte de la fuerza laboral de Clínica Hospital San Fernando. En ese entonces, el Dr. Luis Domingo Alfaro era el Presidente de la Junta Directiva y su progenitor, Jaime de la Guardia Arango, ocupaba la Vicepresidencia. La joven tendría la tarea de asistirles en sus funciones.

En su primer día de trabajo se armó de una pequeña libreta y un bolígrafo, y recorrió cada pasillo del hospital, haciendo anotaciones sobre lo que consideraba importante. Su curiosidad natural y facilidad para entablar relaciones con el personal, hicieron que pronto conociera cada rincón del edificio.

Más de 40 años después, sigue recorriendo los corredores del edificio, saludando a todos, sugiriendo cambios e interesándose por la labor que realiza el personal.

“Todo administrador debe conocer lo que los colaboradores hacen y cómo lo hacen, al igual el tener una excelente relación con los médicos, para ser un buen líder. Para nosotros es muy importante”, afirma.

“Tanto mi abuelo como mi padre decían: tú debes escuchar antes de tomar una decisión. Cuando las tareas se comparten, los resultados siempre serán mejores. Mi política es de puertas abiertas”, agrega.

Cuatro décadas de administrar y servir en un hospital no le han restado un ápice de sensibilidad humana; al contrario, han afianzado su compromiso: “el paciente que viene aquí, no viene porque lo desea, sino porque tiene que hacerlo; la labor nuestra es mejorar en lo que podamos la salud del paciente y de su entorno familiar; procurando que se sientan que son parte de esta gran familia San Fernando, con calidez humana y una gran sonrisa; eso nos hace diferentes”.


ELISA DE LA GUARDIA DE LEWIS

CARGO:
Vicepresidenta Ejecutiva y Gerente General en Clínica Hospital San Fernando.

ESTUDIOS:
Primarios y secundarios en el Colegio de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús.
Administración en Marymount College y Loyola University.


VALORES SÓLIDOS
Ningún atisbo de nostalgia se refleja en su rostro cuando hablamos del futuro, uno en el que su silla sea ocupada por alguien más joven, perteneciente a una nueva generación.

Con voz firme asegura: “mi abuelo fue reemplazado por mi papá, mi hermano es el Presidente de la Junta Directiva… Mi hijo tiene siete años de trabajar aquí. La vida te va empujando a que las nuevas generaciones te reemplacen en tu administración, probablemente con diferentes estilos, pero así es la vida”.

La suya es una presencia cálida para colaboradores y pacientes y confía en que estos valores trascienden a su gestión y serán heredados por sus sucesores. “Tus valores los adquieres desde tu hogar, desde muy chica me inculcaron respeto, honradez, cariño y buena comunicación.

Eso simplemente lo pasas de generación en generación”. Para los más jóvenes de su familia, y para todo el que desee emular un liderazgo efectivo, como el suyo, tiene un consejo: “Escuchar, escuchar y escuchar…”.

ENRIQUE LEWISGENTE PORTADA  | MARCANDO EL RUMBO DE LA SALUD EN PANAMÁ“Todos los días estamos pensando en el futuro, ¡pronto tendremos la resonancia más avanzada de la región, en Panamá!”, se expresa con entusiasmo cuando habla de tecnología y de los ambiciosos proyectos que llevarán a cabo para mejorar la calidad de vida de sus pacientes. Pese a su juventud, es un hombre orquesta, con múltiples proyectos en su mano, todos relacionados con innovación.

“La tecnología impacta a todos los negocios y la salud no es la excepción; desde las computadoras a los robots y la inteligencia artificial… todo. Es un reto, pues hay médicos y pacientes que no han vivido esa época y les cuesta más”.

Reflexiona un poco antes de enumerar sus múltiples funciones, que involucran renovaciones estructurales, como el reto de remozar el edificio, pero sin perder su estructura histórica, reconocible hace 70 años. “Para conservar el encanto de la historia”, acota el Gerente Comercial e Innovación.

Hace siete años comenzó trabajar en Clínica Hospital San Fernando e inmediatamente se convirtió en la cara reconocible de una cuarta generación al servicio de la salud.

Como otros miembros de su familia, es dinámico, enfocado en sus tareas. “Este hospital siempre ha sido responsable y ético, como negocio corporativo, pero al mismo tiempo, manejándolo de una forma familiar; se siente como una familia muy grande”, aporta.

Para alguien como él, entusiasta de lo novedoso, la premisa “marcando el rumbo de la salud en Panamá”, tiene una connotación muy particular: “siempre hemos tenido diferentes innovaciones, hemos sido los primeros en muchas cosas y para nosotros es eso, ser pioneros; con el aporte de los médicos y los colaboradores.

Queremos seguir marcando el rumbo y hacer cosas diferentes, en Panamá y en la región”.


ENRIQUE LEWIS

CARGO:
Gerente Comercial e Innovación

ESTUDIOS:
Licenciatura en Administración de Empresas, Xavier University y University of Phoenix. 
MBA Maestría en Administración de Empresas.
TEC de Monterrey y Thunderbird School of Global Management.


FIEL AL LEGADO
Previo a la sesión fotográfica que acompaña a esta entrevista, es uno de los últimos en estar listo para posar frente a la cámara; antes se cerciora de que todo esté en orden en su oficina en la Gerencia.

Para él, preservar el legado que comenzó su bisabuelo, es un asunto de cuidar hasta el más mínimo de los detalles; sobre todo porque es en su despacho, donde se toman las decisiones comerciales, de mercadeo, infraestructura e innovación.

“Al ser un hospital familiar, quiero que ese legado, empresarial y de trabajo, se mantenga. Que siempre se sienta como una familia. Eso es lo principal.

CRISTINA LEWISGENTE PORTADA  | MARCANDO EL RUMBO DE LA SALUD EN PANAMÁLos pasillos de la Unidad de Neonatología rebosan de dinamismo. Las puertas decoradas para dar la bienvenida a los recién nacidos alegran nuestro recorrido. “Siempre recibimos más niñas que niños”, nos advierte el personal del hospital.

En esta ala, reposa un retrato histórico: el de unos trillizos nacidos allí. El personal de la sala lo colocó voluntariamente, para no olvidar su compromiso con los neonatos.

“Mis hijos estuvieron tres meses hospitalizados, chiquitos y muy malitos”, recuerda Cristina Lewis, la madre de aquellos trillizos que hoy tienen 15 años de edad.

“Todavía el personal de Enfermería tiene esa foto, no porque alguien se los haya pedido, sino porque ellos vivían lo que estaba ocurriendo con esos niños; también hay el retrato de otro niño”, recuerda.

Tres años después de esta experiencia pasó a formar parte de la Junta Directiva y sus aportes desde allí están basados no solo en su experiencia como abogada, sino en entender mejor que nadie los requerimientos de un paciente y el compromiso del personal de salud.

“No puedes prever lo que va a pasar con el cuerpo humano, por eso este servicio no es de resultados, sino de mejores esfuerzos”.

Hace 20 años está involucrada en temas legales, corporativos y formatos que aportan soluciones efectivas y, durante este periodo, ha hecho de la ética un norte: “no puedes ser exitoso en esta industria si descuidas, no solo el trato al paciente, sino a tus colaboradores y a los miembros de tu comunidad.

Eso siempre ha distinguido a San Fernando, la relación que tiene con sus pacientes y trabajadores”.

INTEGRIDAD DESDE LA CUNA
“Para mí, San Fernando no era un hospital, era la oficina de mi mamá y mis hijos no solo vienen al hospital, sino a la oficina de Tita. Es parte de nuestra vida. Veía a mi abuelo, ¡él vivía su trabajo! Y mi bisabuela, esto era su orgullo”, recuerda.

El ejemplo de los miembros de su familia fue determinante y también un consejo que no desaprovechó: “trabaja, estudia, prepárate y aporta”. Eso, asegura, la motivó a preservar lo hecho por los antepasados y, enfatiza: “bajo los mismos estándares”.

“Una de las cosas que siempre nos han inculcado es la importancia de la ética. Tratamos de hacerlo también con el personal: la dedicación que tiene que tener desde el médico a sus pacientes y la lealtad que tiene el personal con el paciente. Por eso damos mucho énfasis a tener a los médicos y al personal capacitado y actualizado”, agrega.


CRISTINA LEWIS

CARGO: Junta Directiva Clínica Hospital San Fernando S.A.

ESTUDIOS: Doctorado en Jurisprudencia, Cum Laude Universidad de Tulane, EEUU.
Licenciatura en Ciencias Políticas y Estudios Latinoamericanos, Gettysburg College, EEUU.


ANDRÉS DE LA GUARDIAGENTE PORTADA  | MARCANDO EL RUMBO DE LA SALUD EN PANAMÁ“Es un honor seguir los pasos de mis otros familiares, quienes han hecho mucho más por esta empresa y poner un granito de arena, con el que estamos aportando hacia su crecimiento”, afirma este especialista en banca, quien forma parte de la Junta Directiva hace 12 años.

Cuando habla sobre el futuro, se expresa con pasión, consciente de que lo que su generación está sembrando hoy, dará su fruto. En ese sentido asegura: “nuestro reto es transformar esta empresa familiar en gobierno corporativo.

En nuestra opinión, es la forma de poder asegurar que este negocio estará aquí por muchos años”. Acto seguido, amplía: “es lo que hemos estado llevando en los últimos años. Una Junta Directiva autónoma, un equipo administrativo y velando por el bienestar de los accionistas. Yo creo que esto se ha logrado de una manera muy eficiente y a medida que vamos implementando nuevas tecnología y nuevas formas de entender mejor al paciente”.

Su optimismo hacia el futuro tiene una razón de ser: “las estadísticas demuestran que las empresas después de la tercera generación tienden a no ser exitosas; nosotros ya hemos pasado a un relevo generacional más allá de lo esperado”. Ahora, asegura, el reto más grande del grupo empresarial es la sostenibilidad a largo plazo.


ANDRÉS DE LA GUARDIA

CARGO: Junta Directiva Clínica Hospital San Fernando S.A.

ESTUDIOS: Maestría en Administración de Negocios – University of Louisville, Panamá Campus.
Licenciatura en Negocios Internacionales – Rollins College, Winter Park, Florida.


SERVIR A OTROS
Como algunos de sus allegados, creció viendo a Clínica Hospital San Fernando como un segundo hogar y al personal, administrativo y de salud, como la extensión de su familia; por lo tanto, entre las estadísticas, las proyecciones y los números, cada tanto se cuela una anécdota o un recuerdo entrañable.

“Pueden ir a la cafetería y ver recetas de nuestra familia, ¡te recomiendo el pastel de yuca!”, sugiere.

Reconoce que el legado familiar forma parte de lo corporativo, reflejado en valores como la integridad y la ética, pero también en la idiosincrasia del núcleo familiar, que a través de 70 años ha aportado calidez a un negocio que, por antonomasia, es humano.

“Esta es una empresa muy emocional. Siendo financista, me gusta ver los registros en cuanto a ganancias y son métricas importantes, pero al final estás sirviendo a seres humanos. A veces las cosas salen bien y en algunos casos, es un poco más difícil. Eso nos lleva a brindar más atención personal y el paciente valora eso”, afirma.

MIRANDO AL FUTURO
Los diversos avances han definido la historia de Clínica Hospital San Fernando. Preservar este carácter innovador y pionero es parte importante de cómo visualizan el futuro.

Al preguntarle qué veremos en el futuro, Elisa de la Guardia de Lewis responde puntualmente: “¡Innovación! Siempre estamos mirando hacia el futuro, sin olvidarnos del pasado”.

El porvenir que esboza la Gerente General incluye no solo tecnología puntera, sino también docencia y proyectos en conjunto con médicos y colaboradores. “El futuro es ya”, agrega, refiriéndose al plan estratégico que en ese sentido han venido desarrollando desde hace cinco años.

Las novedades que implementan llegan al plano sostenible. Diego de la Guardia, Presidente de la Junta Directiva afirma: “consumimos energía verde, fotovoltaica y eólica, en el hospital a través de compañías que la producen, bajo la creencia de que podemos mantener un país con menos contaminación y dióxido de carbono. Hemos logrado desde hace tres años, cerrar contratos con empresas de energías. Somos totalmente verdes en ese sentido”.

También asegura que la inteligencia artificial es el futuro, de ahí que ya estén comenzando a prepararse para esta revolución tecnológica.

Finalmente manifiesta que se siente orgulloso de mantener un gobierno corporativo responsable, con directores externos excepcionales, que nos acompañan por más de 12 años, cuando no era la práctica usual de las empresas panameñas en el momento que los invitamos.

Enrique Lewis está de acuerdo y asegura que “cada vez hay más pacientes, con diversas condiciones médicas que van cambiando año tras año. Eso hace que los equipos cambien, y uno tiene que adaptarse” y señala un plan concreto: “tenemos un proyecto para nuestra sala de operaciones, es muy ambicioso y grande, innovador en su diseño y estructura, para mejorar la calidad de vida a los pacientes”.

VALOR ESENCIAL
El futuro para los entrevistados, va más allá de las necesarias mejoras que están aplicando. Cristina Lewis de la Guardia tiene su propia visión de qué no debe faltar en el porvenir que construyen: “Para nosotros lo que marca la diferencia es seguir innovando, pero sin perder el trato humano y los valores que caracterizan a esta organización”.

Andrés de la Guardia, matiza: “Tenemos todos los fundamentos y todos los principios para ser una empresa exitosa y sostenida a largo plazo, pero con la calidez y valor humano que nos representa como familia; que en el sentido del grupo San Fernando, familia incluye a los colaboradores; desde la persona que te recibe, hasta el médico que te atiende”.GENTE PORTADA  | MARCANDO EL RUMBO DE LA SALUD EN PANAMÁ