Actualmente se desarrolla en el país una investigación que busca emplear el uso de energía electromagnética contra el parásito de esta afección.

El también conocido paludismo es una enfermedad causada por parásitos que se transmiten al ser humano por la picadura de mosquitos hembra infectados del género Anopheles.

Aunque puede ser potencialmente mortal, en muchos casos es prevenible y curable.

Una infección de este tipo suele caracterizarse por ataques recurrentes con síntomas como escalofríos y temblores, fiebre alta, sudores, dolor de cabeza, vómitos y diarrea.

Los signos y síntomas de la malaria suelen comenzar pocas semanas después de la picadura de un mosquito infectado. Pero algunos tipos de parásitos de malaria pueden permanecer latentes en el cuerpo hasta por un año.

La Organización Mundial de la Salud estima que esta afección causa la muerte de 400,000 personas en el mundo al año, sin embargo, Panamá es una de las naciones que más avanza hacia la eliminación de la malaria.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el país ha analizado los retos del sistema de salud, incrementado el acceso y cobertura de las acciones preventivas, el diagnóstico y tratamiento.

Un estudio realizado por el mencionado organismo internacional, señala que en Panamá se mantuvo una baja incidencia de paludismo durante varias décadas y, a partir de 1999, hubo una situación de reemergencia, por un incremento marcado entre el 2000 y 2004 que alcanzó un total de 5,094 casos en el 2004.

Desde el año 2005 al 2011, hubo una tendencia a la disminución de los casos. No obstante en el 2012 (860 casos) se revela un nuevo aumento, con más del doble de los registrados en 2011 (354).

Este aumento persistió hasta el 2014 (874), volviendo a bajar en 2015 (562) y 689 en 2017, una cifra que se mantuvo hasta el 2018 (681).

INVESTIGACIÓN EN CURSO
Recientemente, la científica panameña Lorena Coronado, del Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología (Indicasat), propuso diseñar y estandarizar un dispositivo no invasivo y que no requiera utilizar drogas o fármacos, sino la energía electromagnética para el tratamiento de la malaria.

Relata que desde hace una década viene estudiando junto a la científica Carmenza Spadafora sobre el efecto de las microondas en el parásito de la malaria.

A través de diversos estudios y experimentos, lograron conocer que el tratamiento a nivel in vitro es eficiente, pero que para poder pasar a las pruebas in vivo, es decir, en animales, es necesario adaptar su prototipo tomando en cuenta los parámetros del sistema circulatorio real.

“Por esta razón es necesario este proyecto, ya que es el puente entre toda la evidencia in vitro que hemos obtenido en estos años y la posible aplicación real de nuestra tecnología en humanos”, explica.

Según Coronado, la energía electromagnética actúa parecido a algunas drogas, generando una muerte celular programada del parásito, no obstante, reconoce que este nuevo método sería más ventajoso y menos invasivo.

“Los medicamentos atacan a una proteína específica y el parásito de la malaria genera resistencia a estos, creando mutaciones.

El uso de microondas no surge efecto en algo en una proteína particular, sino que actúa de forma general que se da en la membrana del mismo parásito”, acota.

ESPECIALES LIFESTYLE SALUD  | Lucha contra la malaria, en marcha

EL PROYECTO
La científica explica que el proyecto, que inició en enero de este año y que durará aproximadamente 12 meses, consta de dos etapas.

Se espera que durante la primera se lleve a cabo el diseño, ensamblaje y prueba del aplicador in vitro contra la enfermedad.

Mientras que durante la segunda fase, se diseñe, ensamble y se pruebe el aplicador con un sistema de bombeo, tomando en cuenta el movimiento de la sangre en el sistema circulatorio.

Con este proyecto, Coronado ganó este año el premio nacional L’Oréal-Unesco, un reconocimiento que brinda la fundación L’Oréal junto a la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, mediante el programa

“Las mujeres en la ciencia”.

“Este reconocimiento es sumamente importante porque nos permite obtener los fondos para realizar el proyecto que venimos trabajando con mucho esfuerzo. Además, es una oportunidad para así poder visualizar la ciencia que hacemos en el país”, agregó Coronado.


LORENA CORONADO

Investigadora del Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología (Indicasat). Además, cuenta con nueve años en el campo de la ciencia.


DATOS

Ciclos de transmisión:
• El mosquito se infecta cuando se alimenta de una persona que tiene malaria.
• Si es la siguiente persona a la que pica el mosquito, puede transmitirte el parásito.
• En el torrente sanguíneo, cuando los parásitos maduran, abandonan el hígado e infectan los glóbulos rojos.