REGOCIJO DE ENCANTO

El país luso nos ofrece dos cautivadoras ciudades que destacan por su fascinante historia, calles adoquinadas, paisajes idílicos y una gastronomía que tienta a los paladares más exigentes.

El inicio de primavera fue el escenario perfecto para embarcamos en la aventura de visitar Portugal, una nación situada en el extremo sudoeste de Europa, que cuenta con más de 800 años de historia. Acá, la belleza de sus paradisíacas playas y sus ciudades cosmopolitas con un marcado interior tradicional, se conjugan a la perfección.

En nuestro viaje pudimos conocer dos de las urbes insignias del país luso: la capital, Lisboa y Oporto. Ambas vibrantes, llenas de un riquísimo patrimonio cultural y caracterizadas por sus icónicas fachadas de azulejo por doquier.

LA CAPITAL MÁS ANTIGUA DE EUROPA
Con el Océano Atlántico, como telón de fondo, está Lisboa, cuyo pasado fascinante se deja ver en la gran cantidad de monumentos, castillos, iglesias y museos.

Entre sus angostas calles se esconden un sinnúmero de cafés, bares y comercios que reflejan el espíritu lisboeta. En las conversaciones de sus habitantes, destaca la pasión por el fútbol, en especial, por el Benfica.

En definitiva es una ciudad de contrastes, donde lo antiguo y lo nuevo se dan la mano. Por un lado, te encuentras en medio del frenesí urbano, tiendas de grandes marcas y sofisticados restaurantes, mientras que por el otro, la ropa aún cuelga de los balcones y el pescado se sigue asando en plena calle.

DESTINOS LIFESTYLE  | LISBOA Y OPORTO

Tenemos que confesar que quedamos encantados por la inmensa variedad gastronómica que ofrece esta urbe, la cual aglutina diversas cocinas de regiones distintas del país. 

Entre las especialidades más solicitadas está el cochinillo asado que procede del norte, los pescados y mariscos del litoral atlántico, los deliciosos quesos y los potentes estofados de las zonas de sierra, junto a la repostería y confitería inigualable.

SUS ATRACTIVOS
El Castillo de Sao Jorge, Monasterio de los Jerónimos, Monumento a los Descubridores, Torre de Belén y Plaza del Comercio, son algunos de los consabidos reclamos turísticos de la capital portuguesa. 

DESTINOS LIFESTYLE  | LISBOA Y OPORTO

Situado en la cima de la colina de San Jorge, la más alta de Lisboa, se encuentra este castillo que nos proporcionó una de las más bellas vistas sobre la ciudad y sobre el estuario del río Tajo.

DESTINOS LIFESTYLE  | LISBOA Y OPORTO

También conocimos el Monasterio de los Jerónimos que es, junto a la Torre de Belém, la visita turística más importante de la ciudad. En su interior se encuentra la tumba de Vasco de Gama y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1983.

DESTINOS LIFESTYLE  | LISBOA Y OPORTO

La torre a la que hacemos referencia sirvió inicialmente como torre defensiva para proteger Lisboa. Posteriormente su misión se relegó a faro y centro aduanero.

Mientras que el Monumento a los Descubridores, con 52 metros de altura, conmemora el quinto centenario de la muerte de Henrique el Navegante, descubridor de Las Azores, Madeira y Cabo Verde.

LA CIUDAD DE LOS PUENTES
De Lisboa nos dirigimos a Oporto, que está a 300 km de distancia. La mejor opción fue irnos en tren, pues queríamos conocer San Bento, una de las estaciones más llamativas de ese país.

DESTINOS LIFESTYLE  | LISBOA Y OPORTO

Al entrar acá te encuentras un hall decorado con la impresionante suma de 20,000 azulejos. Cada uno está ilustrado a mano con escenas de momentos importantes de la historia lusa. En definitiva fue el lugar ideal para iniciar nuestro recorrido. 

DESTINOS LIFESTYLE  | LISBOA Y OPORTO

Mundialmente famosa por sus vinos, el empedrado de sus calles y el colorido de sus fachadas guarda la esencia de Portugal.

La ciudad de Oporto también es conocida por su imponencia, innovación y belleza de sus puentes, fechados en distintas épocas y de diversos estilos arquitectónicos. Aunque son seis, uno de los más emblemáticos es el puente de Don Luis, símbolo de la gran urbe junto a la Torre de los Clérigos, un campanario hecho en granito y mármol que forma parte de la Iglesia de los Clérigos que fue construida entre 1754 y 1763.

Su centro histórico fue declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en 1996 y guarda la esencia arquitectónica del país. 

Acá podemos encontrar la Sé o Catedral de Oporto, uno de los principales monumentos de la ciudad y sede episcopal de Portugal. Una ineludible visita fue a la Librería Lello.

Inaugurada en 1906, atrae la atención de quienes pasean por la Rua das Carmelitas, ya que su serpenteante escalera central fue motivo de inspiración para algunas escenas de la saga de Harry Potter.

Otro de los principales atractivos de esta urbe es su gastronomía. Además de deliciosa es accesible. El plato estrella, es el bacalao, que se cocina de cientos de maneras diferentes.

Las tripas a modo do Porto, parecido a una fabada con callos, es otro de los platos típicos, así como la famosa francesinha, una especie de sándwich sumergido en una salsa con toque picante. Una experiencia culinaria que no se pueden perder.


LISBOA Y OPORTO: Espíritu luso

Para todos aquellos aficionados de la cultura y la buena gastronomía que viajen por poco tiempo a Portugal, les recomendamos visitar sus dos ciudades insignias, la capital y la urbe costera.

EL BARRIO ALTO
• Una de las cosas que más gusta de Lisboa es su autenticidad y falta de pretensiones, y Alfama es la exaltación de esta premisa.

Vale la pena perderse en este lugar para disfrutar de sus comercios tradicionales y sus restaurantes, donde siempre se puede escuchar un poco de Fado.

DESTINOS LIFESTYLE  | LISBOA Y OPORTO

DULCE LISBOA
• Los famosos pasteles de nata de Belém fueron inventados en un lugar que hoy en día lleva el mismo nombre, Pastéis de Belém y se sirven desde 1837. Si se quiere deleitar con este tradicional dulce, esta será una parada obligatoria.

DESTINOS LIFESTYLE  | LISBOA Y OPORTO

LA RIBEIRA
• Toda buena postal de Oporto muestra la colorida y pintoresca imagen de la ciudad vista desde su mejor ángulo: la Ribeira.

Este paseo, al lado del río, es visita asidua para turistas o residentes. En la Plaza de la Ribeira, ahora llena de sillas de los diferentes restaurantes, encontramos la Capilla del Largo del Terreiro, que popularmente se conoce como de la Señora de la Ó, la Fuente Taurina y el característico muro decorado con arcos que invitan a pasearse entre los comercios.

DESTINOS LIFESTYLE  | LISBOA Y OPORTO


DATOS

Época recomendable para viajar: la primavera, ya que se pueden disfrutar de días soleados y temperaturas muy agradables.

Movilización: la red de transporte público de ambas ciudades funciona muy bien. Los principales medios son el metro, tranvía, metro, autobús y taxi.

DESTINOS LIFESTYLE  | LISBOA Y OPORTO

Compras: ir de compras en Oporto es una actividad que se puede ajustar a varios tipos de públicos. Encontrarás varias calles comerciales con comercio tradicional o de grandes marcas, galerías y estudios con productos más únicos.

Mientras que en Lisboa, los productos más típicos son: cerámica, bordados, quesos y vinos. Los más recomendables son aquellos productos elaborados artesanalmente.