Compartir
TECNOLOGÍA  | EL MITO DE LA PRIVACIDADTECNOLOGÍA  | EL MITO DE LA PRIVACIDADTECNOLOGÍA  | EL MITO DE LA PRIVACIDADTECNOLOGÍA  | EL MITO DE LA PRIVACIDADTECNOLOGÍA  | EL MITO DE LA PRIVACIDADTECNOLOGÍA  | EL MITO DE LA PRIVACIDAD
EL MITO DE LA PRIVACIDAD
Rate this post

POR CARLOS CHAMORRO

Es un tema del que no nos hablan mucho ni nos instruyen, pero siempre está incluido en la letra chica al final del contrato o del acuerdo. Si estuviera en letra grande, en negrita y de primero, nadie compartiera su información porque te enterarías que harán con ella. Cuando ingresas tus datos en una página web o en un app siempre te hacen ponerle un ganchito, que sin él no puedes avanzar que dice “Acepto los términos y condiciones.” ¿Quién en realidad lee esto?

Sabes en realidad ¿qué harán con tu información?

Además de que nosotros no leemos, hay mucha gente que está activamente tratando de sacarnos información confidencial. Con el boom tecnológico y los avances en redes sociales, han surgido muchas maneras de engañarte para que reveles tu información personal. Créeme, ninguna empresa debería llamarte o mandarte un correo pidiendo tu clave, contraseña o código secreto de nada. Esto es algo que pasa muy a menudo y la gente aún cae. Una de las maneras mas comunes es llamada “Phishing.” Es una modalidad donde te mandan un correo electrónico haciéndose pasar por alguna institución y te piden ingresar datos y contraseñas.

También pueden pedirte que hagas clic en algún lado del correo para llevarte a una página web donde te piden información. Nadie manda correos pidiendo esto, especialmente bancos. Antes de ingresar nada, llama a la compañía que supuestamente mando el correo y consulta, no simplemente metas tus datos. Este tema debería manejarse de la misma manera cuando alguien quiere entrar a tu casa, le preguntas quién es, lo miras por el huequito de la puerta o la cámara y al final si sabes quién es y confías en él/ella, lo dejas entrar.

Si me preguntan a mí, las redes sociales son lo máximo. Una lugar donde tienes a todos tus amigos y te puedes comunicar con ellos y enterarte de sus vidas aún estando en países diferentes y lejanos. Aquí el problema está en publicar información de más y no regular tus publicaciones mediante filtros de seguridad que limitan que puedan ser vistas por todo el mundo.

Hace poco vi un video de una campaña hecha en Bélgica sobre la privacidad y realmente le abre los ojos a uno sobre las cosas que uno publica sin darse cuenta. Agarraban a una persona ramdom de la calle y la metían en una tolda donde otra le iba a revelar su vida mediante una bola de cristal. En realidad esta persona tenía un aparato en el oído donde escuchaba todo lo que otras tres encontraban en internet. Al final bajaban una cortina donde estaban estas tres personas y le mostraban una pantalla donde salía toda la información que le habían dicho. Las herramientas para mantener la privacidad están, solo que nosotros no la usamos porque queremos mas seguidores o mas “Likes” en nuestras fotos y perfil. Lo más triste es que después, cuando algo pasa, le echamos la culpa a la red social y sus protocolos de seguridad. Es importante leer y aprender un poco de este tema, ya que el internet se ha convertido en parte de nuestras vidas y seguirá así por mucho tiempo. Protege tu información y no la compartas con cualquiera.

«Al final de todo, la información es nuestra y nosotros somos lo que decidimos qué hacer con ella».