Compartir
TECNOLOGÍA  | EL JARDÍN ERRANTETECNOLOGÍA  | EL JARDÍN ERRANTETECNOLOGÍA  | EL JARDÍN ERRANTETECNOLOGÍA  | EL JARDÍN ERRANTETECNOLOGÍA  | EL JARDÍN ERRANTETECNOLOGÍA  | EL JARDÍN ERRANTE
EL JARDÍN ERRANTE
Rate this post

Primero fueron los coches autónomos y ahora una nueva entidad está a punto de lanzarse a los caminos: un jardín rodante que se desplaza por la ciudad conducido por las propias plantas que lleva dentro, para encontrar la parcela perfecta donde asentarse.

El prototipo de jardín errante ‘Hortum machina, B’ es parte del proyecto reEarth, que busca aprovechar la inteligencia colectiva que muestran las plantas en su comportamiento, para explorar nuevas formas de interacción y cooperación biológica entre las personas y la naturaleza en el entorno urbano, según los arquitectos William Victor Camilleri y Danilo Sampaio, del IAL.TECNOLOGÍA  | EL JARDÍN ERRANTE

EXOESQUELETO Y SÍMBOLO ECOLÓGICO

Aunque las plantas carecen de sistema nervioso, al igual que los animales, pueden ser estimuladas por fenómenos eléctricos y químicos del medioambiente, lo que equivale a una inteligencia primitiva, según Camilleri y Sampaio, autores principales de este proyecto del IAL (www. interactivearchitecture.org). Los investigadores del IAL han conseguido conectar mediante electrodos y cables esa inteligencia primitiva de las plantas al sistema de control de un sistema robótico autónomo, capaz de desplazarse rodando.TECNOLOGÍA  | EL JARDÍN ERRANTE

El ‘Hortum machina B’ consiste en una esfera geodésica, de tres metros de altura, inspirada en los diseños del arquitecto estadounidense Richard Buckminster Fuller, y compuesta por estructuras tubulares unidas entre sí y con el aspecto de triángulos interconectados, que “es a la vez un esqueleto externo y un símbolo ecológico”, de acuerdo a sus creadores.

Su “corazón” está formado por doce jardines alojados en módulos, cada uno con distintas especies vegetales nativas de Gran Bretaña, colocados sobre unos mecanismos llamados ‘actuadores lineales’, que posibilitan que toda la estructura se mueva, cambiando el centro de gravedad de la esfera. “Las reacciones eléctricas que se producen colectivamente en las células de las plantas, debido a los distintos estímulos químicos y eléctricos del medioambiente, son captados por los sensores electrónicos del sistema y transformados en señales que son utilizadas para decidir la orientación y movimiento de la esfera en cada instante”, según sus creadores.

En el contexto de un futuro cercano en el que habrá coches sin conductor, vehículos voladores autónomos y otras formas de inteligencia robótica conviviendo con nosotros en nuestro entorno edificado, el Hortum machina, B’ podría convertirse en un jardín cibernético, un híbrido entre un ser vivo y un artefacto automático, que no sería estático sino móvil, según este proyecto.TECNOLOGÍA  | EL JARDÍN ERRANTE

PLANTAS CONECTADAS A UN CEREBRO ELECTRÓNICO

“Las plantas utilizan la electricidad para trasmitir señales al igual que lo hacen todos los seres vivos, y nuestro objetivo consiste en aprovechar ese fenómeno llamado electrofisiología, para conseguir que sean autosuficientes, transformarlas en parte de nuestra sociedad y dotarlas de la capacidad de interactuar y caminar con nosotros”, de acuerdo a los arquitectos del IAL.

El sistema funciona mediante una serie de electrodos de contacto colocados sobre las plantas y utilizados para medir sus señales microeléctricas y cambios de voltaje, las cuales son amplificadas hasta convertirlas en mensajes legibles para un sistema electrónico llamado ‘Green Law’, que funciona como enlace en los mecanismo que mueven y orientan la esfera geodésica, indican desde IAL.

Las plantas perciben las condiciones ambientales como la luz, vibraciones, la temperatura y la humedad del lugar donde están situadas, y le envían sus mensajes al ‘Green Law’ que, mediante un programa informático, calcula si ese entorno es adecuado y, en caso de que no lo sea, pone en movimiento la esfera para encontrar condiciones más favorables.TECNOLOGÍA  | EL JARDÍN ERRANTE

“Las plantas tienen una forma primitiva de inteligencia, consistente en que pueden percibir la luz y el sonido y pueden formar recuerdos, y al poder medir y amplificar sus respuestas al medioambiente, conseguimos desarrollar un robot conducido por esas plantas”, señala a ‘Newsweek’ Ruairi Glynn, director del IAL. Las señales electroquímicas enviadas por las plantas permiten controlar la orientación y movilidad de la máquina, permitiendo que maniobre por si sola alrededor de la ciudad o un parque para encontrar los microclimas más adecuados, evitando los entornos que podrían ser tóxicos para las plantas, según ‘Newsweek’.