Compartir
TECNOLOGÍA  | LA APP DUOLINGO TRATA DE IRRUMPIR EN UNA INDUSTRIA DE $5 BILLONESTECNOLOGÍA  | LA APP DUOLINGO TRATA DE IRRUMPIR EN UNA INDUSTRIA DE $5 BILLONESTECNOLOGÍA  | LA APP DUOLINGO TRATA DE IRRUMPIR EN UNA INDUSTRIA DE $5 BILLONESTECNOLOGÍA  | LA APP DUOLINGO TRATA DE IRRUMPIR EN UNA INDUSTRIA DE $5 BILLONESTECNOLOGÍA  | LA APP DUOLINGO TRATA DE IRRUMPIR EN UNA INDUSTRIA DE $5 BILLONESTECNOLOGÍA  | LA APP DUOLINGO TRATA DE IRRUMPIR EN UNA INDUSTRIA DE $5 BILLONES
LA APP DUOLINGO TRATA DE IRRUMPIR EN UNA INDUSTRIA DE $5 BILLONES
Rate this post

De los 1.2 billones de personas en la Tierra que tratan de aprender lenguas extranjeras, 800 millones han optado por estudiar Inglés, y probablemente no lo están haciendo viendo House of Cards o leyendo las obras completas de Sir Walter Scott. Aprender Inglés se ha convertido en sinónimo de avance económico en todo el mundo en desarrollo. Como resultado, la demanda de la educación Inglés está creciendo. China tiene 100.000 profesores nativos de la lengua inglesa y todavía sigue contratando. En Corea del Sur, que al parecer gasta $ 15 mil millones al año en educación privada en Inglés (más de un 1% de su PIB) algunos padres han llegado a alterar quirúrgicamente las lenguas de sus hijos para mejorar su pronunciación.TECNOLOGÍA  | LA APP DUOLINGO TRATA DE IRRUMPIR EN UNA INDUSTRIA DE $5 BILLONES

En algún momento, la mayoría de los hablantes no nativos que quieren sacar beneficio de su inglés (asistiendo a una universidad en el extranjero o consiguiendo un trabajo con una empresa multinacional) tendrá que tomar una prueba, probablemente, uno con un larga acrónimo: TOEFL, IELTS, TOEIC. Estos exámenes agotadores pueden costar $200 o más, una pequeña fortuna en algunos países en desarrollo, y debe ser tomada en un centro de pruebas oficiales, que podrían estar a cientos o miles kilómetros de distancia. La mayoría de estas cotizadas pruebas, que han sido objeto de severas críticas: pues no miden el verdadero inglés hablado en salas de conferencias o salas de juntas.  ¿Y si pudieras hacer una prueba más corta, más barata, más inteligente? ¿No debería haber una aplicación para esto?TECNOLOGÍA  | LA APP DUOLINGO TRATA DE IRRUMPIR EN UNA INDUSTRIA DE $5 BILLONES

En este momento, la Universidad Carnegie Mellon, está llevando a cabo en silencio un estudio piloto (dirigido por un ex decano de admisiones de Yale, con la participación de otras 10 instituciones de la élite estadounidense, una mezcla confidencial de escuelas estatales y universidades de artes liberales) para ver si un examen de 20 minutos realizado a través de teléfonos inteligentes podría evaluar mejor la capacidad de inglés de los estudiantes internacionales entrantes, que las ya existentes como TOELF. La prueba que cuesta originalmente $20, tendrá un precio de $49 a partir de este 1 de mayo si logra superar el escrutinio, lo que no sólo tendría un profundo impacto en el mundo de las admisiones internacionales, sino que abre un mercado muy lucrativo para Duolingo, la startup con sede en Pittsburgh que desarrolló la prueba con un enfoque de gamificación de aprendizaje de idiomas, y que ya se ha convertido en una de las aplicaciones más populares de educación en el mundo.

TECNOLOGÍA  | LA APP DUOLINGO TRATA DE IRRUMPIR EN UNA INDUSTRIA DE $5 BILLONES

Ambos fundadores de Duolingo, Luis Von Ahn (CEO) nacido en Guatemala y Severin Hacker (CTO), de origen suizo estaban obligados a tomar el TOEFL, antes de ir a los Estados Unidos a estudiar. Hacker realmente pagó menos para tomar su prueba en Zurich que su co-fundador, que vivía en América Central. Von Ahn tuvo que volar a El Salvador para tomar su examen TOEFL porque no había cupo libre en Guatemala. “Me costó $1,000 certificar que yo sabía inglés,” dijo, reunir los gastos de viaje y el costo de la prueba. “Eso es como tres meses de salario para la mayoría de las personas que viven en un mundo en desarrollo.” La prueba de Duolingo ya está aceptada por la Escuela de Extensión de Harvard y el Instituto Max Planck en Alemania. Si las principales universidades de Estados Unidos empiezan a adoptarla en masa, podría perjudicar significativamente el negocio controlado por las certificaciones de inglés, que Duolingo valora en $5 mil millones al año. “Queremos ser otra opción para la gente”, dice Von Ahn. “Una vez que exista otra opción, una de dos cosas sucederá. O bien todo el mundo va a tomar nuestra prueba. O el TOEFL va a tener que bajar a un precio razonable. Incluso si somos capaces de hacer que el TOEFL sea asequible para todos, ya sería algo bueno para el mundo”.