Compartir
SALUD  | LA CLAVE ES PREVENIRSALUD  | LA CLAVE ES PREVENIRSALUD  | LA CLAVE ES PREVENIRSALUD  | LA CLAVE ES PREVENIRSALUD  | LA CLAVE ES PREVENIRSALUD  | LA CLAVE ES PREVENIR
LA CLAVE ES PREVENIR
Rate this post

Las enfermedades del aparato reproductor femenino son muchas, pero la gran mayoría pueden ser tratadas positivamente si se tiene un control médico periódico.

Todo padecimiento si es tratado a tiempo puede ser erradicado, pero parece que este es el principal problema que enfrentan los especialistas en las salas hospitalarias, pues los pacientes acuden al médico cuando ya presentan una serie de sintomatologías que reflejan alguna anomalía y no a realizarse un chequeo anual, como debería ser.

En otras ocasiones, los pacientes se dan por vencidos ante enfermedades que con simples tratamientos se evitarían, pero están acostumbrados a convivir con las molestias de dolor o incomodidad ante situaciones comunes.

Para el galeno Salomón Zebede, del Centro de Uroginecología, este es un referente que muchas veces atiende en su consultorio especializado en ginecología, obstetricia, uroginecología, cirugía pélvica reconstructiva y tratamientos de la incontinencia urinaria.

“Tengo pacientes que han pasado muchos años con malestares o síntomas que muchas veces se pueden atender con simples procedimientos quirúrgicos o con tratamientos no invasivos”, acotó Zebede.

SALUD  | LA CLAVE ES PREVENIR

ESPECIALIDAD COMPLETA

La uroginecología es una especialización que se ocupa del estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades que tienen que ver con el aparato reproductor femenino y el urinario, además de las disfunciones del suelo pélvico.

“Muchas pacientes vienen al consultorio creyendo que la incontinencia o retención urinaria es normal, y se han acostumbrado a vivir con estos padecimientos porque van al ginecólogo o al urólogo, y no encuentran solución alguna”, enfatizó el especialista.

Zebede trata en su consultorio la incontinencia urinaria de esfuerzo, es decir la pérdida de orina cuando se tose, ríe, estornuda o al realizar algún ejercicio u otra actividad; la incontinencia urinaria de urgencia, disfunción miccional, problemas para vaciar la vejiga, inflamación de la vejiga, divertículo uretral, sangrados uterinos anormales, fibromatosis uterina y muchas enfermedades más que tienen que ver con el sistema reproductor femenino.

“Cada sintomatología que involucre el sistema reproductor femenino y el urinario, implica un tratamiento poco invasivo, pero que hace la diferencia en la calidad de vida de la paciente”, mencionó.

ATENCIÓN A TIEMPO

Una de las recomendaciones del especialista, del Centro de Uroginecología, es la visita periódica  a su especialista, para detectar posibles anomalías o tratar las afectaciones del aparato reproductor femenino. También una cita de control puede detectar el Virus de Papiloma Humano (VPH) o el cáncer, males que aquejan a un sector importante de la población debido a diferentes factores.

“La mujer se debe chequear por lo menos una vez al año, realizarse exámenes generales y siempre estar al pendiente de las señales que le mande su cuerpo, porque es ella quien tiene el control de su organismo”, dijo Zebede.

Toda mujer debe estar consciente que el VPH si no se atiende a tiempo llega a causar cáncer del cuello del útero, enfermedad que ocupa el cuarto lugar en la lista de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Pero también están el cáncer vulvar, vaginal y cervicouterino que afectan a las mujeres, mientras que el cáncer anal y las verrugas genitales se dan en hombres y mujeres.

El cáncer no discrimina sexo, estatus social, religión ni raza, eso es una teoría comprobada. Tener un familiar que ha pasado por esto es la primera  alerta que debemos considerar, aunque también están las molestias que ocasionalmente se tienen, pues al final son estos pequeños síntomas los que pueden hacer la diferencia a la hora de dar un diagnóstico médico.

Dar el primer paso de acudir al especialista antes de cualquier inconveniente, es la mejor medicina que podemos regalar a nuestro cuerpo.  Prevenir debe ser el estandarte de toda mujer y hombre, pues ambos siempre están en riesgo de afrontar cualquier padecimiento médico menor o mayor.

SALUD  | LA CLAVE ES PREVENIR

ANATOMÍA EN RIESGO POR VPH

  • Los órganos del aparato reproductor femenino incluyen el útero, los ovarios, las trompas de Falopio, el cuello uterino y la vagina. El útero tiene una capa muscular externa que se llama miometrio y un revestimiento interno que se llama endometrio.
  • Son estos órganos los que tienden a estar en riesgo a causa del Virus de Papiloma Humano (VPH), infección que es la principal responsable del cáncer de cuello uterino.
  • En algunas ocasiones, el VPH también puede causar cáncer vaginal y vulvar en mujeres y cáncer anal en hombres y mujeres. Otros tipos de VPH pueden ocasionar verrugas genitales en hombres y mujeres.
  • La exposición al VPH puede ocurrir por cualquier tipo de actividad sexual con una persona que tiene el virus. No es necesaria la relación sexual penetrante, pero es la forma más común de contraer la enfermedad y métodos anticonceptivos como el condón, no protegen plenamente, pues el virus puede afectar áreas no cubiertas por el preservativo.
  • Es vital la revisión médica periódica, pues el VPH no produce signos ni síntomas. En la mayoría de las personas infectadas, esta enfermedad puede desaparecer sola, pero también puede progresar y causar ciertos tipos de cáncer y otras enfermedades.