Compartir
SALUD  | DIETA SANGUÍNEASALUD  | DIETA SANGUÍNEASALUD  | DIETA SANGUÍNEASALUD  | DIETA SANGUÍNEASALUD  | DIETA SANGUÍNEASALUD  | DIETA SANGUÍNEA
DIETA SANGUÍNEA
Rate this post

“Come de acuerdo a tu tipo de sangre” es lo promueve el médico Meter J. D’Adamo en el libro que lleva ese mismo nombre. En el compendio, se resalta que debería existir una dieta apropiada para cada grupo sanguíneo, ya que cada uno ha tenido una evolución distinta. Por ejemplo, el O es el más viejo y está asociado a la época en que la alimentación humana era más carnívora. Luego apareció el A, que es cuando los granos y vegetales comenzaron a ser parte del menú.

El libro destaca que la B se desarrolló en Asia, y predominaban las carnes y lácteos. Mientras que la AB es la mezcla entre las características de la A y la B, lo que se reflejó en sus hábitos alimenticios.

Con base en estas particularidades D’Adamo elaboró sus propuestas, que según su teoría, debe resultar en una mejor salud y estilo de vida.

Dieta según grupo

Tipo O. El cazador: Los pertenecientes a este grupo sanguíneo deben consumir más carne, pocos cereales y evitar los lácteos. Como su organismo tiene un excelente manejo de las carnes, estas no son una amenaza para el peso.

Tipo A. El agricultor: Cereales y verduras son lo suyo. En tanto que las carnes no son las mejores amigas. Las hortalizas son lo más apropiado para el sistema digestivo del agricultor, por eso las metaboliza en forma eficaz.

Tipo B. Nómada: Pueden comer un poco de todo, pero de manera moderada. Les va bien con todos los tipos de carne, menos con el pollo. En tanto que los huevos, venado, hígado y los tés son buenos aliados para perder peso. Se debe restringir el maíz, cacahuates, semillas y el trigo.

  1. El misterio: Para estos, el pescado y las verduras son sus mejores aliados. No obstante, deben evitar las carnes rojas, las semillas y el maíz.