Compartir
SALUD  | CONSEJOS PARA EL CUIDADO DE LA PIEL EN EL VERANOSALUD  | CONSEJOS PARA EL CUIDADO DE LA PIEL EN EL VERANOSALUD  | CONSEJOS PARA EL CUIDADO DE LA PIEL EN EL VERANOSALUD  | CONSEJOS PARA EL CUIDADO DE LA PIEL EN EL VERANOSALUD  | CONSEJOS PARA EL CUIDADO DE LA PIEL EN EL VERANOSALUD  | CONSEJOS PARA EL CUIDADO DE LA PIEL EN EL VERANO
Rate this post

En esta época, el rey sol hace de las suyas, por lo que hay  que pensar en el cuidado de la piel para evitar manchas, nuevos lunares y la excesiva prolongación al sol.

El dermatólogo – oncólogo del Centro Médico Paitilla, Ricardo Bullen,  señaló que aparte del sol, hay varios factores que afectan la piel como mal dormir, preocupaciones, los vicios como el cigarrillo y el alcohol que van marchitando la piel.

A continuación, nos regala varios tips para evitar que los agentes externos dañen la dermis.

  • Limite el tiempo de exposición al sol. Trate de no estar al sol entre las 10 a.m. y las 4 p.m. Especialmente al medio día. Esas son las horas cuando los rayos del sol son más fuertes. No se deje engañar por un cielo nublado. Los rayos del sol pueden pasar por las nubes. Usted también puede recibir una quemadura solar si está en el agua, así que tenga cuidado cuando está en una piscina, en un lago o en el mar.

Si es inevitable estar afuera al mediodía, es recomendable un poco de sombra, como un paraguas o un árbol.

  • Use una crema con filtro solar. Recomendamos un bloqueador solar con etiqueta SPF30 o más y de amplio espectro. En todo caso, busque un filtro solar con un factor de protección de 15 para uso diario y de más para uso exterior, que sea amplio espectro y que proteja contra UVB y UVA. Es importante asegurarse que sean resistentes al agua y al sudor, lo que significa que el bloqueador permanece en la piel por más tiempo, aun cuando está mojada. No obstante, debe volver a aplicarlo cada dos horas o después de cada baño en la piscina o el mar.
  • Use ropa protectora. Un sombrero con ala ancha puede proporcionarle sombra a su cuello, orejas, ojos y cabeza. Busque lentes de sol que bloquean de 99 a 100 por ciento de los rayos del sol. Si tiene que estar al sol, use camisas sueltas y livianas de manga larga y pantalones largos o faldas largas.
  • Evite broncearse. No use lámparas solares o camas de bronceado. Las píldoras para broncearse no están aprobadas por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y puede que no sean seguras.

Factores que dañan la piel

A continuación, enumeraremos factores que afectan nuestra piel internamente:

  1. Dormir poco: Esto crea estrés y agotamiento. La falta de descanso produce arrugas, ojeras y bolsas bajo los ojos, también baja de la luminosidad de la piel. Por lo mismo es que el buen sueño beneficia el cuidado de la piel, esto es porque mientras más se descansa, es mejor la renovación de la piel.
  2. Vicios: Los vicios comunes de la sociedad, como el tabaco y el exceso de alcohol dañan la piel, ambos producen efectos similares en la piel. Es reconocido que el tabaco y el alcohol producen deshidratación en la piel, así como también su inflamación. Al ser tóxico, estos vicios “envenenan” la piel, haciendo que la velocidad con que se renueva la piel sea más baja; es decir, estos vicios apresuran el envejecimiento.
  3. Mala alimentación: Es necesario el consumo de ciertas vitaminas, hidratos de carbono, proteínas, minerales, fibras y grasas saludables, para poder mantener nuestra piel sana y bella; es decir, debemos consumir ciertos nutrientes dentro de una alimentación variada y sin excesos (Leer Vitaminas para la piel). Alimentos que producen arrugas, inflamaciones, acné, entre otros problemas de la piel, son el azúcar, el exceso de café, las harinas blancas (aquellos alimentos hechos con harina blanca como pan, arroz blanco, pastas, etc.), las grasas hidrogenadas. Por lo mismo es que recomendamos el consumo moderado de estos alimentos.
  4. Estrés y emociones negativas: Emociones negativas como la pena, ansiedad, intranquilidad, etc. y el estrés hacen que las hormonas se desestabilicen produciéndose que la piel se envejezca antes de tiempo. Además que con estas emociones, estimula el florecimiento de acné, eczemas, hacer que se vuelva rosácea y distintas condiciones en personas que tienden a producir problemas en la piel.

Entre los factores externos más conocidos y dañinos para la piel son los rayos del sol. No sólo daña la piel de manera superficial, sino que también daña las capas internas. El envejecimiento de la piel es mayormente producido por la exposición al sol, por lo mismo es que aconsejamos el uso de bloqueador, filtro o protectores solares durante todo el tiempo. Su  exceso altera el sistema inmune y hace la piel más propensa a desarrollar diferentes tipos de cáncer.

Además del sol, otro de los factores externos son el aire y sus partículas. El aire está muy contaminado y esto produce consecuencias negativas en la piel, esto es porque la irrita la piel y tapan los poros. Por lo mismo es que es importante que diariamente se limpie y se hidrate la piel con cremas o productos que sean ah-doc a nuestro tipo de piel, recuerda que todos los tipos de piel son distintos y que existen variados productos para cada tipo de piel.