Compartir
SALUD  | CLAVES DE PREVENCIÓNSALUD  | CLAVES DE PREVENCIÓNSALUD  | CLAVES DE PREVENCIÓNSALUD  | CLAVES DE PREVENCIÓNSALUD  | CLAVES DE PREVENCIÓNSALUD  | CLAVES DE PREVENCIÓN
CLAVES DE PREVENCIÓN
Rate this post

La obesidad y el sedentarismo están produciendo un aumento de los casos de diabetes tipo 2 en todo el mundo. sin embargo, ciertos cambios en el estilo de vida pueden ayudar a prevenir esta enfermedad y a evitar sus graves consecuencias.

La diabetes es una enfermedad que se caracteriza por la presencia de niveles elevados de azúcar en la sangre. Pero, cuando el azúcar no puede entrar en las células, se acumula en la sangre hasta alcanzar niveles perjudiciales para el organismo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) destaca que el efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia, es decir, el aumento del azúcar en la sangre, que con el tiempo daña gravemente muchos órganos y sistemas, especialmente los nervios y los vasos sanguíneos.

UNO DE CADA 10 ADULTOS PARA 2040

La OMS advierte que, con el tiempo, la diabetes puede dañar el corazón, los vasos sanguíneos, los ojos, los riñones y los nervios. Así, señala que los adultos con diabetes tienen un riesgo entre dos y tres veces mayor de infarto de miocardio y accidente cardiovascular. Del mismo modo, precisa que la retinopatía diabética es una causa importante de ceguera y es la consecuencia del daño de los pequeños vasos sanguíneos de la retina que se va acumulando a lo largo del tiempo. De hecho, expone que el 2.6% de los casos mundiales de ceguera es consecuencia de la diabetes. También destaca que se encuentra entre las principales causas de insuficiencia renal.

“Muchas personas viven con diabetes de tipo 2 durante un largo periodo de tiempo sin ser conscientes de ello. Para cuando se les diagnostica la enfermedad, ya se han producido complicaciones”, señala la Federación Internacional de Diabetes. Esta entidad, manifiesta que es un problema creciente, pues “en 2015 había 415 millones de adultos con diabetes y se estima que esta cifra pueda alcanzar unos 642 millones en 2040, lo que equivaldría a uno de cada diez adultos”.

La diabetes tipo 1 no se puede prevenir, pero esto sí es posible con la tipo 2. “Los estudios de factores de riesgo, estilos de vida y nutrición han permitido establecer una relación clara entre el desarrollo de diabetes tipo 2 y la obesidad”, afirma Eduard Montanya, director científico del Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (Ciberdem).

El especialista subraya que “una alimentación saludable, mantener el peso adecuado y realizar una actividad física constante son elementos fundamentales en la prevención de la diabetes tipo 2”. La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición recomienda:

  • Comer siempre a la misma hora y hacerlo sentado a la mesa.
  • Emplear aceite de oliva (preferiblemente virgen) para cocinar y aliñar los platos pero con moderación, unas 3 o 4 cucharadas al día.
  • Seleccionar carnes con poca grasa.
  • Consumir al menos tres raciones de pescado a la semana.
  • Aprender a identificar en las etiquetas de los productos envasados, la cantidad total de grasas y calorías que aportan estos alimentos.
  • Mantener un adecuado estado de hidratación a base de bebidas sin calorías.
  • Incrementar la actividad física del día a día, por ejemplo, subiendo por las escaleras en lugar de usar el ascensor, aparcando el vehículo más lejos o caminando para hacer los pequeños recados.SALUD  | CLAVES DE PREVENCIÓN

LA REGLA BÁSICA DE “LOS CINCOS”

La “regla básica de los cincos” consiste en consumir cinco raciones al día de frutas y verduras, pasear cinco minutos por cada hora que se esté sentado en el trabajo o en casa y caminar rápido durante 55 minutos al menos cinco días a la semana. Todas estas medidas ayudarán a mantener un peso saludable.

La actividad física también es fundamental. La Federación Internacional de Diabetes considera que es uno de los principales pilares en la prevención de la enfermedad. “Incrementar la actividad física es importante para mantener la pérdida de peso y está ligada a una reducción de la presión sanguínea, de la frecuencia cardiaca en reposo, incrementa la sensibilidad a la insulina y mejora el bienestar psicológico”.SALUD  | CLAVES DE PREVENCIÓN

También destaca la importancia de evitar el tabaco. “Fumar es un factor de riesgo de muchas enfermedades crónicas, incluida la diabetes y sus complicaciones. Además de otros efectos perniciosos, incrementa la acumulación de grasa abdominal y la resistencia a la insulina”.

Asimismo, señala el papel del sueño en la prevención de la enfermedad. De este modo, manifiesta que dormir menos de seis horas al día o hacerlo durante más de nueve puede asociarse con un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. “La falta de sueño puede afectar al equilibrio de las hormonas que regulan la ingesta de alimentos y el balance energético. Dormir muchas horas puede ser síntoma de depresión o de un trastorno respiratorio del sueño, que deben recibir el tratamiento apropiado. Además, existe una estrecha relación entre la obesidad y el síndrome de apnea obstructiva, el trastorno respiratorio del sueño más común”. El Instituto Nacional de Diabetes, Enfermedades Digestivas y del Riñón de Estados Unidos afirma que para alcanzar este objetivo es necesario hacer al menos 30 minutos de actividad física de intensidad moderada cinco días a la semana, por ejemplo, caminar rápidamente.

También hay que comer alimentos bajos en grasa y reducir el número de calorías consumidas. “No es necesario que haga un esfuerzo enorme para prevenir o retrasar la diabetes, pero sí tiene que poner de su parte y hacer unos pequeños cambios en su vida”, destaca esta institución.