Compartir
DESTINOS  | Ruinas colosales. ÉfesoDESTINOS  | Ruinas colosales. ÉfesoDESTINOS  | Ruinas colosales. ÉfesoDESTINOS  | Ruinas colosales. ÉfesoDESTINOS  | Ruinas colosales. ÉfesoDESTINOS  | Ruinas colosales. Éfeso
Ruinas colosales. Éfeso
Rate this post

Me encuentro rodeado de vestigios arqueológicos que hace varios siglos se levantaron gloriosos  e imponentes sobre esta tierra seca, anteriormente azotada por grandes aluviones del río Caístro, el cual hizo retroceder a Éfeso varios kilómetros lejos de la costa del mar Egeo, y estoy mirando lo que representa el principal centro de atracción turística de esta antigua localidad de Asia Menor y que actualmente pertenece a Turquía.

Torres, edificaciones casi irreconocibles y templos que tardaron más de cien años para estar en pie,  son ruinas y paredes que han sobrevivido a las inclemencias del tiempo.

Pero Éfeso es más que leyendas mitológicas y templos casi destruidos. Esta ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2015 y es que jugó un papel importante en la historia.DESTINOS  | Ruinas colosales. Éfeso

 VIAJE EN RETROSPECTIVA

Éfeso, cuentan los relatos, surgió en el siglo X a.C. por la valentía de Androclo, hijo del Codros el último rey de Atenas, quien mató a un jabalí que había sido anunciado por el Oráculo de Delfos. Se suponía que este animal le traería un nuevo comienzo en otro lugar alejado de su padre y hermanos.

Esta ciudad jónica tuvo buenas relaciones sociales que permitían la integración de los extranjeros, y la educación y cultura se consolidaban como grandes pilares de la sociedad.DESTINOS  | Ruinas colosales. Éfeso

En el ámbito religioso se hacía más fuerte, pero la tiranía y el poder se disputaban por su dominio, causando que terminara siendo parte de Roma.  Aun así, seguía siendo un importante centro del comercio y una ciudad portuaria que llegó a albergar a más de 150 mil habitantes.

También fue el epicentro del Concilio Ecuménico, en el año 431 d.C., donde se estableció que la Virgen María es la madre de Dios.DESTINOS  | Ruinas colosales. Éfeso

RECORRIENDO LA CIUDAD GRIEGA

Camino entre la muchedumbre que se abre paso por este sendero cercado de pilares de diferentes tamaños y formas, maltratados por el tiempo e imagino lo magnífica que era esta ciudad grecorromana. Estoy en la Avenida de los Curetes, una de las principales vías de Éfeso y donde se encuentra la tradicional Puerta de Hércules.

A lo lejos alcanzo a mirar una gran estructura en color chocolate caliza, adornada con enormes ventanales, pilastras perfectamente esculpidas por un mágico cincel y su artista. Ante mí está la Biblioteca de Celso, una obra de gran envergadura que guardó entre sus paredes, unos 120, 000 manuscritos y la tumba monumental para el senador romano Celso.DESTINOS  | Ruinas colosales. Éfeso

Los datos históricos revelan que se construyó en el siglo II de nuestra era y está considerada como uno de los mejores exponentes de la cultura helenística.

El Templo Adriano es otro de los sitios que permanece aquí, a pedazos solamente. Las columnas y el arco sobreviven desde el año 130, cuando fue construido.

Uno de los lugares más reconocibles es el Gran Teatro, un edificio que llegó a tener una asistencia de 25 mil personas, que se reunían para discutir temas religiosos, políticos y filosóficos o peleas de gladiadores y de animales.

Del Templo de Artemisa solo queda una columna. Esta obra demoró 120 años en levantarse y es considerada una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. Pero no ha resistido al tiempo.DESTINOS  | Ruinas colosales. Éfeso

Muchas otras ruinas forman parte de Éfeso. El Templo Domiciano por ejemplo, se consolidó como la primera estructura de esta ciudad dedicada a un emperador. Otro de los escenarios culturales de la época es el Odeón, un teatro utilizado para competencias de canto y poesía.

Entre tanto monumento arquitectónico e histórico uno se asombra de ver detalles curiosos y olvidados por la sociedad actual, como las letrinas públicas de Éfeso. A simple vista no está claro como se utilizaban, pero con un poco de explicación por parte del guía turístico, todo resulta más fácil.

Aún quedan muchos sitios que visitar y ver en Éfeso, solo basta con recorrer Harbour Street para darse cuenta que el pasado sigue muy presente en cada rincón hacia donde observamos los curiosos turistas, que con cámara en mano retratamos esta increíble visita.DESTINOS  | Ruinas colosales. Éfeso