Compartir
DESTINOS  | UN RECORRIDO SENSORIAL EN EL SOBERANÍADESTINOS  | UN RECORRIDO SENSORIAL EN EL SOBERANÍADESTINOS  | UN RECORRIDO SENSORIAL EN EL SOBERANÍADESTINOS  | UN RECORRIDO SENSORIAL EN EL SOBERANÍADESTINOS  | UN RECORRIDO SENSORIAL EN EL SOBERANÍADESTINOS  | UN RECORRIDO SENSORIAL EN EL SOBERANÍA
UN RECORRIDO SENSORIAL EN EL SOBERANÍA
Rate this post

Panamá es una cosmopolita ciudad de Latinoamérica. Muchos la visitan y quedan maravillados por sus grandes edificios, hermosas playas y el imponente Canal, pero otros disfrutan experiencias tan agradables como el avistamiento de aves en el Parque Nacional Soberanía, demostrando la versatilidad del territorio nacional.

DESTINOS  | UN RECORRIDO SENSORIAL EN EL SOBERANÍA

En la temporada de invierno es fácil que el pronóstico del tiempo anuncie lluvias intermitentes, pero esto no es impedimento para que iniciemos la aventura. Eran las 6:30 de la mañana cuando llegamos a la entrada de la torre de observación. El guía del lugar nos recomendó, días antes de la visita, ir temprano para aprovechar al máximo el amanecer y poder apreciar las  hermosas aves en su hábitat natural.

El destino era el Canopy Tower, un Centro de Observación de Aves, que está ubicado en el Cerro Semáforo en medio del Parque Nacional Soberanía.

El camino cuesta arriba se caracteriza por poseer una abundante vegetación. Al llegar a la cumbre nos llamó la atención la imponente edificación de más de 15 metros de altura. Al subir a la parte más alta de la torre, nos topamos con una vista que nos dejó sin aliento. Desde allí se logra divisar el Canal, un sin fin de verde natural, y a lo lejos la ciudad y sus modernos edificios.

DESTINOS  | UN RECORRIDO SENSORIAL EN EL SOBERANÍA

DELEITE VISUAL

Corrimos con suerte, porque en el dosel de un árbol se posó un hermoso tucán Pico Iris, al verlo en su territorio, sin ninguna barrera física a excepción de la distancia que había entre el animal y nosotros nos causó una gran emoción. Con la ayuda de binoculares, observamos la magnificencia de su plumaje de un negro brillante y su pico cuya forma e intensos colores captaron nuestra atención.

Mirar aves te lleva a una relajación profunda y es que en el lugar los únicos sonidos que se escuchan son los de la naturaleza y los animales. Por esta razón, fue fácil divisar un mono Titi, y a lo lejos un mono Aullador. Los guías del Canopy Tower tienen la habilidad de simular casi a la perfección los sonidos de aves con el fin de atraerlas y que los visitantes puedan apreciarlas y llevarse un hermoso recuerdo del lugar.

DESTINOS  | UN RECORRIDO SENSORIAL EN EL SOBERANÍA

DESCUBRIENDO UN SENDERO

Este bosque tropical húmedo guarda mucha historia, antes de construirse el Canal de Panamá, el parque y sus senderos eran utilizados en la época colonial como ruta transístmica. Actualmente es el hábitat de más de 1,300 plantas y 100 especies de animales, especialmente aves.

El día apenas empezaba y el tiempo mejoró, el guía nos llevó a conocer el Camino de Plantación, que recorre cinco kilómetros del Parque Nacional Soberanía. Visualmente es atrayente porque las tonalidades verdes de las plantas y los árboles se confunden entre sí.

Hacer el recorrido nos permitió interpretar la naturaleza y observar en detalle la variedad de plantas, anfibios, reptiles, aves y animales en general. Cuando escuchábamos esta enriquecedora explicación nos percatamos de la presencia, en la parte más alta de un árbol cercano, de un tímido perezoso de tres uñas. El animal lentamente fue cambiando de posición, cualquiera diría que lo hizo para que lo fotografiáramos. Este camino da la sensación de estar en el medio del bosque.

DESTINOS  | UN RECORRIDO SENSORIAL EN EL SOBERANÍA

A medida que avanzábamos, adentrándonos en el espeso bosque, fue fácil escuchar el trino de las aves, el relajante sonido del agua de una quebrada. A lo lejos el aullido de un mono y el ágil paso de una familia de ñeques nos hicieron detener y guardar silencio. Casi al terminar el recorrido vimos un pajarito cuyos intensos colores verde y chocolate nos cautivó.

Las voces no lo alejaron, por el contrario se quedó en todo momento en esa misma posición. Pero la fauna no fue lo único que nos llamó la atención, también hicieron lo suyo las flores silvestres que crecen bajo la sombra de los inmensos árboles y el rico ecosistema que emerge en este pulmón de la ciudad.

En Panamá existen 946 especies de aves, esta cifra es mayor que el número correspondiente a las que existen en Estados Unidos y Canadá juntos. Todo esto nos revela que contamos con valiosos recursos naturales y es nuestro deber y responsabilidad cuidar que nadie dañe este tesoro.