Compartir
DESTINOS  | VALLE SAGRADO, PERÚDESTINOS  | VALLE SAGRADO, PERÚDESTINOS  | VALLE SAGRADO, PERÚDESTINOS  | VALLE SAGRADO, PERÚDESTINOS  | VALLE SAGRADO, PERÚDESTINOS  | VALLE SAGRADO, PERÚ
Rate this post

Situado a los pies de Los Andes, se encuentra una imponente fortaleza ancestral, que ofrece  a sus visitantes una mezcla de arquitectura, tradición   y cultura viva.

Atravesando la ciudad del Cuzco, capital del Imperio Inca  entre los  siglos XV y XVI,  se encontraba un tesoro muy preciado por esta cultura debido a su tierra fértil, numerosos ríos  y cualidades geográficas. Allí, en  el corazón de la sierra peruana, custodiado por la cordillera,  está Valle Sagrado, un lugar que parece detenido en el tiempo, pues sus habitantes conservan el estilo de vida de sus antepasados,  el amor por la tierra, artesanías, la agricultura y sus actividades de subsistencia.DESTINOS  | VALLE SAGRADO, PERÚ

Ubicado al extremo del valle de Urubamba, capital arqueológica de Perú,  comprende los pintorescos pueblos de  Pisac, Calca, Yucay, Urubamba y Ollantaytambo, rodeados  de hermosos paisajes andinos y muchas actividades para los turistas en sus múltiples parajes naturales como caminatas, baños termales, montañismo,  la oportunidad de recolectar sal de una salinera, alojarse en casa de los nativos y compartir con ellos sus actividades diarias.

En las faldas del cerro Intihuatana, a unos 20 kilómetros al norte  de Cuzco se encuentra  Pisac,  la entrada a Valle Sagrado. De sus montañas  descienden innumerables andenerías, la solución que los incas encontraron para cultivar en las pendientes. Otra de las atracciones de esta ciudad es el Parque Arqueológico de Pisac, ubicado a 9 km arriba en la parte alta de una montaña y está conformado por muchos barrios y plazas con edificaciones rústicas construidas al borde de los precipicios. También destaca un observatorio astronómico y el cementerio Inca más  grande de América.

CHINCHERO

Conocida como la “Ciudad del Arcoíris”, esta es la población más típica del Valle Sagrado. Sus descendientes, con sus coloridos trajes típicos viven en casas de adobe, con sus andenes como cuando era el centro de producción agrícola de los Incas.  Es famoso por los conocidos textiles de Chinchero hecho por mujeres que han rescatado las milenarias técnicas de hilado y uso del telar. El centro del pueblo es un espectáculo de color, donde mujeres de todas las edades se sientan a tejer con lana de oveja, alpaca y  vicuña, teñida por ellas mismas con productos del campo.

MORAY

Otra de las maravillas que me impresionó de este lugar está en un hondo valle, allí nos encontramos con una sucesión de círculos continuos escavados en la tierra y separados por profundos escalones que asemejan un anfiteatro hundido. Se cree que las andenerías de Moray eran el centro de investigación agrícola de los Incas para hacer experimentos con cultivos a diferentes alturas.

OLLANTAYTAMBO

En el extremo opuesto a Písac, encontramos un lugar icónico y de mucha historia. Al estar allí podemos sentir el contraste entre la historia y la modernidad. Ollantaytambo es un pueblo entre valles, con calles angostas y rodeado de murallas que asemejan una fortaleza. Se dice que en la antigüedad, el parque arqueológico de Ollantaytambo sirvió como una construcción militar para proteger la capital del imperio. Lo cierto es que en la actualidad este es uno de los puntos de comercio más importantes de Valle Sagrado, un ejemplo de vida en comunidad y arqueología.

Un sitio de paso obligatorio es  la Casa Real del Sol, conformada por 17 terrazas superpuestas, construidas sobre grandes piedras de granito rosa labradas, que llegan a medir más de cuatro metros de alto por dos de ancho.

Visitar Valle Sagrado es hacer un viaje al pasado, ir al encuentro de dos mundos, donde las ruinas nos dan testimonios de la habilidad de los incas para combinar las formas del paisaje natural con la arquitectura ceremonial en piedra, y además podremos sentir la fresca brisa que pareciera descender de la montaña hacia nuestro encuentro.