Compartir
DESTINOS  | ESTRASBURGO, ANTIGUA Y COLONIALDESTINOS  | ESTRASBURGO, ANTIGUA Y COLONIALDESTINOS  | ESTRASBURGO, ANTIGUA Y COLONIALDESTINOS  | ESTRASBURGO, ANTIGUA Y COLONIALDESTINOS  | ESTRASBURGO, ANTIGUA Y COLONIALDESTINOS  | ESTRASBURGO, ANTIGUA Y COLONIAL
ESTRASBURGO, ANTIGUA Y COLONIAL
Rate this post

Sus calles adoquinadas y las casas con entramado de madera, reflejan la belleza arquitectónica de esta ciudad europea. Este es el lugar perfecto para perderse entre historia y cultura, y es difícil imaginar que fue el campo de batalla entre franceses y alemanes.

A la distancia vislumbro la cruz coronada en la cúspide de la torre de estilo gótico, esa que se constituyó durante dos siglos como la obra más alta del mundo con alrededor de 140 metros, y no puedo esperar para ver esta descomunal estructura que tiene más de mil años de estar en pie, sorprendiendo a todos por su imponente figura exterior e interior. Acelero mi caminata para poder llegar a la Catedral de Notre Dame de Estrasburgo, templo que se empezó a construir en 1015 por idea de Wernher I de Habsburgo y finalizó en el año 1050 por el obispo Guillermo, pero en el trayecto no puedo dejar de apreciar la belleza arquitectónica, histórica, cultural y hasta política que tiene esta ciudad francesa, situada en la región de Alsacia.DESTINOS  | ESTRASBURGO, ANTIGUA Y COLONIAL

Aquí el tiempo parece que no transcurre, el astro rey se mantiene oculto gran parte del año, proporcionando días grises y lluvias ligeras, y las calles se camuflan como rutas inhóspitas, pero en realidad son el reflejo de una cultura muy arraigada en la tradición local. Los ciudadanos de Estrasburgo son hogareños y solo salen de sus casas a cumplir sus obligaciones laborales y personales, aunque las noches de copas con los amigos son la excepción a la regla. Mantengo el paso, pero voy descifrando poco a poco todo lo que encierra esta tierra medieval, donde las uvas se cotizan en los mejores vinos de la región y el río Ill, Patrimonio Mundial de la Unesco desde 1988, es considerado el afluente más importante de esta ciudad bordeada por el río Rin.DESTINOS  | ESTRASBURGO, ANTIGUA Y COLONIAL

A FAVOR DE LA CORRIENTE

El curso me lleva al precioso barrio de “La Petite France”, ubicado en la Gran Isla de Estrasburgo, un sitio que hace más de cinco siglos era el fuerte de la villa, con molinos y artesanos que invadían sus calles. Hoy es el centro turístico, el punto de encuentro de propios y extraños en busca de deleitar el paladar en los más cotizados restaurantes, esos que fueron en el pasado casas curtidoras y centros de cuidado de los enfermos. No puedo dejar de mencionarles Les Ponts Couverts, el mejor lobby para un barrio con tanta historia.DESTINOS  | ESTRASBURGO, ANTIGUA Y COLONIAL

Los canales y esclusas del Ill me invitan a seguir mi recorrido en barco y el tranvía hace alarde de su funcionalidad en una ruta atestada de reminiscencias. Pero sigo caminando con cámara en mano, capturando cada esquina de este paraíso medieval.DESTINOS  | ESTRASBURGO, ANTIGUA Y COLONIAL

Tras cruzar el puente giratorio que permite el paso de los barcos turísticos está la plaza Benjamin Zix, donde todavía se conservan algunas casas de los siglos XVI y XVII con el característico entramado de madera a la vista.

Mis ojos están mirando la Maison des Tanneurs, una residencia que data de 1572 y convertida en restaurante en el año 1949. La propuesta gastronómica respeta los sabores de la cocina alsaciana.DESTINOS  | ESTRASBURGO, ANTIGUA Y COLONIAL

Estoy a un extremo de mi destino, pero valió la pena el desvío, pues observo una avenida repleta de tiendas de productos de lujo y me hago una idea clara del potencial de Estrasburgo.

El sonido me atrae. Un carrusel, salido de un cuento de hadas, deleita a chicos y grandes en la Plaza de Gutenberg, donde reposa una gran estatua de este hombre inventor de la imprenta moderna. Varios son los locales de cafés que permanecen repletos de almas en busca de una buena bebida fría o caliente y mientras recorro el lugar me encuentro observándola. Ahí está, imponente, magistral y con tantos detalles que ver, que me contengo a contemplar su belleza.DESTINOS  | ESTRASBURGO, ANTIGUA Y COLONIAL

La Catedral de Notre Dame es de esos edificios que te roban el aliento. Me siento diminuto. Estoy parado frente a la entrada principal y al mirar hacia arriba, es casi imposible verla por completo. Los detalles son realistas y el estilo gótico tardío es tan imponente como el título que tiene esta catedral, considerada el edificio medieval más grande de Europa y que tiene la dicha de estar asentada en Estrasburgo.DESTINOS  | ESTRASBURGO, ANTIGUA Y COLONIAL