Compartir
DESTINOS  | CUBA. LA PERLA DEL CARIBEDESTINOS  | CUBA. LA PERLA DEL CARIBEDESTINOS  | CUBA. LA PERLA DEL CARIBEDESTINOS  | CUBA. LA PERLA DEL CARIBEDESTINOS  | CUBA. LA PERLA DEL CARIBEDESTINOS  | CUBA. LA PERLA DEL CARIBE
CUBA. LA PERLA DEL CARIBE
Rate this post

En La Habana, Cuba,  el tiempo parece  no  avanzar. Los edificios y caserones viejos, cuyas fachadas muestran las diferentes capas de pinturas que alguna vez recibieron, lidian con la batalla constante de enfrentar el clima caluroso y la brisa salada del Mar Caribe. Todo este entorno hace juego con sus calles empedradas y autos antiguos que circulan las avenidas de este paradisíaco lugar.DESTINOS  | CUBA. LA PERLA DEL CARIBE

Esta isla es tierra y arena asentada en el archipiélago del mar de las Antillas, formado por más de 1, 600 islas, islotes y cayos, siendo Cuba la de mayor tamaño.

Su mar de aguas cristalinas hipnotiza a miles de turistas que visitan este rincón del mundo, y donde sus ciudadanos viven aferrados a cada cosa que tienen. Los cubanos son gente de rostros sonrientes, a pesar de tener un régimen comunista que impera y salarios promedios que no sobrepasan los 30 dólares al mes.DESTINOS  | CUBA. LA PERLA DEL CARIBE

Gracias a la inmensidad del mar que rodea la isla, gobernada durante  años por Fidel Castro y actualmente por su hermano Raúl, muchos pobladores pueden generar ingresos por medio del turista que pisa sus costas o aterriza en uno de los tres aeropuertos. También es la ruta de escape que algunos toman en busca de un mejor futuro.

UN PRESENTE LLENO DE PASADO

Caminar por las calles de Cuba es agradable. Se nota la camaradería entre todos., es como estar en casa en una reunión familiar un fin de semana. Aquí hay muchos sitios históricos que visitar y ni hablar de las preciosas playas donde disfrutar un día caribeño, pero lo que más llama la atención del turista es la personalidad del cubano.DESTINOS  | CUBA. LA PERLA DEL CARIBE

Es alegre y lleno de energía, como el sol que cubre la isla. Es común verlos debajo de la sombra de los árboles, plantados en plazas y avenidas, conversando o divirtiéndose en un partido de dominó entre amigos y vecinos. Es una vida tradicional y sencilla, pero atestada de felicidad a pesar de la carencia.

Cuba es la isla del encanto y su capital La Habana, es donde se centra la mayor actividad económica,  cultural y  turística. Como urbe más grande resulta común ver grupos de turistas recorriendo sus plazas, monumentos históricos y sitios de trascendencia que de una u otra manera se han convertido en símbolo de libertad o sumisión.

Tal es el caso del Museo de la Revolución, un edificio construido entre los años 1913 a 1920, decorado por la afamada firma Tiffany´s de Nueva York. Dentro de esta monumental edificación se pueden encontrar diferentes exposiciones y detrás del museo se encuentra el Pabellón Memorial Granma, donde podrá ver barcos, avionetas y vehículos utilizados durante la Revolución. DESTINOS  | CUBA. LA PERLA DEL CARIBE

La Plaza de la Revolución es el lugar de encuentro de concentraciones  multitudinarias  y alberga el Monumento a José Martí.

Otros edificios que destacan por su singular belleza e importancia histórica son el Gran Teatro de La Habana, la más antigua institución teatral en activo de Latinoamérica inaugurada el 18 de febrero de 1838.DESTINOS  | CUBA. LA PERLA DEL CARIBE

No deje de visitar La Catedral, declarada en 1982 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco o el Capitolio Nacional de La Habana, un edificio construido en 1929 cuya fachada neoclásica sigue imponente.DESTINOS  | CUBA. LA PERLA DEL CARIBE

Más alejado de la capital de Cuba se encuentra el pueblo de Jaimanitas, un rincón pintado de arte de la mano de José Rodríguez Fuster, conocido como “el genio”. Su peculiar forma de arte, estilo mosaiquillo, cobra vida en diferentes figuras y formas que se ha expandido desde su casa a la de sus vecinos.DESTINOS  | CUBA. LA PERLA DEL CARIBE

Aquí en este paraíso del mundo llamado Cuba, muchos son los sitios que vale la pena visitar, también conocer su historia y aprender del cubano que no tiene todo, pero es feliz a pesar de la necesidad.