Compartir
DESTINOS LIFESTYLE  | Manneken Pis, el ícono más pequeño de BruselasDESTINOS LIFESTYLE  | Manneken Pis, el ícono más pequeño de BruselasDESTINOS LIFESTYLE  | Manneken Pis, el ícono más pequeño de BruselasDESTINOS LIFESTYLE  | Manneken Pis, el ícono más pequeño de BruselasDESTINOS LIFESTYLE  | Manneken Pis, el ícono más pequeño de Bruselas
Manneken Pis, el ícono más pequeño de Bruselas
Rate this post

 

 

 

Hablar de Manneken Pis es hablar de historia y tradición. Este pequeño niño de medio metro es la visita obligada de cientos de miles de turistas que acuden a Bruselas en busca de ver el icono más pequeño de la capital y ciudad más grande de Bélgica.

DESTINOS LIFESTYLE  | Manneken Pis, el ícono más pequeño de Bruselas

Sin embargo detrás de las muchas leyendas que rodean a esta pequeña estatua, que fue creada en 1388. Manneken Pis o “niño orinando” es uno de los símbolos más representativos y queridos de Bruselas. La estatuilla mide tan solo 50 centímetros y representa a un niño desnudo orinando en la pila de una fuente. Se encuentra ubicada en la parte antigua de la capital belga, entre las calles L’Etuve y Chene, junto la Grand Place.

Es cierto que Bruselas tiene otros lugares de igual importancia, pero para los belgas, este pequeño es evidentemente una joya cargada de historia e irreverencia.

Cuentan que muchos quisieron robarla y de hecho un convicto tuvo suerte en su fechoría, pero tan pronto como se pudo se volvió a colocar otra. Eso se dio en el año 1619. Indiscutiblemente Manneken Pis es una pequeña estatua que roba los corazones de quienes lo visitan y deja estupefactos a otros por su irreverencia y descaro. Y sobre esto se hilan muchas teorías.

Se dice que Manneken Pis, uno de los Íconos de Bruselas, es la representación de un niño que apagó de forma original una mecha encendida, salvando así a la ciudad de un incendio. Sin embargo también se dice que durante la batalla de Ransbeke, se colgó de las ramas de un roble la cuna donde estaba el hijo de Godofredo de Lorena. Durante la batalla, el niño salió de la cuna y le encontraron orinando en un árbol.

Y la leyenda más tenebrosa hace referencia a una bruja, quien observó al niño de un hombre noble de Bruselas orinar en la pared de su casa. Ella tan pronto como lo vio, le lanzó un maleficio convirtiéndolo en estatua.

Manneken Pis, es y seguirá siendo, una leyenda de Bruselas. Un pequeño niño que se ha adaptado con el paso del tiempo y que en ocasiones luce lindos atuendos de acuerdo a la festividad que se esté celebrando en su país, otra tradición que inició en 1698, año en que un gobernador le regaló un atuendo. Después de eso su armario ha ido creciendo y el personal del Ayuntamiento, encargados de su cuidado y vestimenta, tienen un armario de casi 700 vestidos de todo tipo.