El proyecto de Ley 696 que busca incentivar la inversión en la construcción de hospedajes o posadas para el turismo en el interior del país, mediante la exoneración del impuesto de importación de materiales, avanza en segundo debate en la Asamblea Nacional.

El documento pretende modificar artículos de la Ley 80 de 8 de noviembre de 2012- que venció el 31 de diciembre de 2017- sobre los incentivos fiscales y otras disposiciones tributarias en actividades relacionadas con el servicio de hospedaje público turístico.

El proyecto propone reactivar los incentivos fiscales entre cinco y 10 años más desde el momento de entrada de vigencia de la norma.

Aquellos establecimientos y construcciones de alojamiento turístico fuera del distrito de Panamá, cuya inversión mínima sea de $200 mil en nuevas construcciones y de $100 mil en remodelaciones y equipamientos se les exonerará del impuesto de importación por cinco años en los materiales de construcción.

Se contempla que por la introducción de materiales, enseres, muebles y equipos que se utilicen, exclusivamente, en los establecimientos de alojamiento público turístico, tendrán un periodo de incentivo por 10 años.

Este incentivo solo será efectivo si los materiales no se producen en el país. También, se exonerarán aquellos equipos que busquen contribuir al ahorro de energía o para la seguridad del área donde se encuentre ubicado el sitio de alojamiento.

Las empresas que inviertan en la actividad turística tendrán un incentivo hasta el 31 de diciembre de 2025.