Hemos sido testigos de una revolución digital constante. Quienes supieron cómo adaptarse al cambio sobrevivieron a la ola tecnológica.

Quedan solamente unos días para que se acabe esta década y la verdad es que, ¡qué década que ha sido! Hemos presenciado cómo internet ha logrado integrarse a nuestras vidas, cómo las redes sociales nos han acaparado.

Hemos sido testigos de cómo el celular pasó de ser una herramienta a ser parte de nosotros, cómo nuestra comunicación ha evolucionado a mensajería instantánea y videollamadas, cómo hemos reemplazado humanos por computadoras y robots en todo tipo de industria, cómo los carros pasaron de depender de nosotros a ser autónomos.

También pudimos ver cómo múltiples industrias cambiaron y evolucionaron para siempre como Uber, Airbnb Spotify, Apple Pay, entre otras.

En fin, han sido unos 10 años muy interesantes y creo que nos da un preámbulo de cómo será la próxima década.

Hoy en día vivimos en un mundo donde algo pasa, o se lanza y en cuestión de minutos eso cambia por completo literalmente todo. Lo que se crea hoy, sin importar dónde, tiene un impacto global y debemos estar claros de esto. 

El mundo está tan globalizado que algo que pase al otro lado de la Tierra nos impacta de manera directa en el mundo que vivimos hoy en día en tiempo récord.

Uno de los cambios más grandes e importantes que pasarán en la próxima década, en mi opinión, será en la industria automotriz.

La compañía de carros llamada Tesla, que nació en 2003, llegó a revolucionar toda la industria. Crearon una rama totalmente nueva, la cual involucra autos 100% eléctricos realmente bonitos y atractivos.

Las grandes empresas automotrices habían invertido algo de recursos en explorar la opción de carros eléctricos o híbridos, pero lo crearon tan feos que no despegaban en ventas para poder mantener su industria intacta.

En otras palabras, hicieron el trabajo, pero mal hecho. Tesla ha logrado en 17 años lo que a otras marcas les ha tomado 50 o 100, ya que revolucionó la industria y ha logrado que todas las marcas de carros tengan un auto eléctrico o que estén desarrollando uno.

Les han puesto presión a monstruos como Toyota, Nissan, Chevrolet, Ford, entre otros, porque si no invierten rápido, saben que se quedarán en el pasado y les pasará lo mismo que a las miles de compañías que nunca evolucionaron… desaparecerán.

Donde la cosa se pone bien interesante es que Tesla además de hacer carros 100% eléctricos, los está haciendo autónomos también.

El carro puede manejar solo, aunque Tesla recomienda que sea pasivamente asistido, y también se puede estacionar solo y acercarse solo cuando estás listo para irte.

Es realmente impresionante verlo. Adicional a esto, otra cosa que hizo Tesla que me parece realmente innovador es que empuja cada cierto tiempo actualizaciones para el carro, las cuales bajan por vía internet para hacer el carro más eficiente, inteligente y divertido, esto es realmente “game changer”.

Muchos llaman a este periodo la “Revolución Digital”, sin embargo, yo la llamo la “Revolución de la Evolución”.

Es el momento en el que todos debemos de ser ágiles y estar pendientes de lo que pasa en el mundo para evolucionar a la par.

Te pongo un ejemplo, yo trabajo en el mundo de la televisión, hace unos pocos años existía Netflix y algunas otras plataformas de contenido menos relevantes a nivel mundial, pero para 2020 se formará una guerra de servicios de contenido, ya que todas las empresas empezaron a invertir ahí, y la industria entera está cambiando… otra vez.

Para que esto ocurriera antes, tenían que pasar unos 50 o 100 años. Hoy en día, en menos de cinco años, industrias enteras nacen y mueren, así de rápido anda el mundo hoy en día.

Tenemos que preparar nuestras empresas para que puedan evolucionar sin perder la noción del negocio, adaptarse a la industria e involucrarse con otras unidades con el fin de innovar y mantenerse relevantes. Para ponerles un ejemplo y todos entendamos, Apple es uno superclaro.

Es una empresa de tecnología, cuyo negocio depende en su mayoría del iPhone, y para mantener esto así, ha evolucionado su producto dependiendo de las necesidades de su consumidor.

Además, ha estado incursionando en industrias donde nunca nos hubiéramos imaginado una empresa de tecnología, por ejemplo, en el mundo de contenido con Apple TV+ o en el mundo de las tarjetas de crédito con Apple Card y Apple Pay.

En fin, hay que enfocarse en evolucionar con el resto del mundo, sin perder la objetividad de nuestro negocio.

Esto es lo que nos espera para los próximos 10 años, la Revolución de la Evolución.

“Debemos de ser ágiles y estar pendientes de lo que pasa en el mundo para evolucionar a la par”.