Creció rodeada de animales, a los cuales considera una fuente inagotable de amor incondicional. Ahora enseña a su hija, Alexa Maia, de cinco años, a amarlos para que formen parte de su vida.GENTE PET'S LIFE  | Kristina Perez-Macas y Ziggy

El hogar que comparte Kristina Perez-Macas, su esposo, el chef Mario Castrellón, y su hija, Alexa Maia, de cinco años, es fiel reflejo de sus propietarios.

Es dinámico, acogedor, la decoración devela su gusto por el arte, la  música y, desde luego, los animales:  Conviven con cinco mascotas a quienes consideran parte de su familia. Ziggy, un hermoso gato british longhair de cuatro años, observa desde la mesa, ajeno al movimiento previo a la sesión de fotos.

Debe su nombre a Ziggy Stardust, uno de los ‘alter egos’ de David Bowie, astro británico que es uno de los artistas predilectos de sus propietarios.GENTE PET'S LIFE  | Kristina Perez-Macas y Ziggy

El félido se impacienta y decide migrar a otra habitación, permitiéndonos apreciar su poblado pelaje, gráciles movimientos y, sobre todo, la habilidad para tocar la puerta y conseguir que abran al otro lado.

Al momento de posar Ziggy toma su lugar en el regazo de Kristina y ronronea. Alexa Maia señala al felino y nos explica: “Él hace esos ruidos porque la ama”. La pequeña tiene razón, Kristina y su mascota son inseparables.

“Duerme conmigo en la cama, siempre está a mi lado cuando estoy feliz o triste… hasta cuando me doy una ducha, él está sentado en la alfombra de afuera, esperando a que yo termine. Hasta que él no entre al cuarto la puerta no se cierra”, afirma Kristina, quien asegura que Ziggy puede llegar a ser tan protector como un perro.

El lugar para un canino en casa ya está ocupado por Jazz, un cachorro pitbull de seis meses, que posee la fuerza de esta raza y la altura de un mastín. Su nombre denota la predilección musical de Kristina y Mario.

Jazz es juguetón y, pese a su tamaño, obedece a los comandos de Alexa Maia, su compañera de juegos. “Cuando mi hija sea adolescente, ese todavía va a ser su perro, ella es la que se lo va a llevar a la playa y a pasear; ahora lo hago yo, pero en un par de años lo hará ella, y él la ama”, cuenta su madre.

FAMILIA DE OCHO
Kristina Perez-Macas considera a sus mascotas como parte de la familia. El numeroso clan lo completan tres tortugas: Tortule, Tortula y Rafaela.

Esta última fue rescatada al caer de un edificio y recibió originalmente el nombre de Rafael. Sin embargo, hace pocos años, un especialista en reptiles confirmó que es hembra. De ahí su cambio de nombre.

KRISTINA PEREZ-MACAS

• Es propietaria de Microjunglas, donde confecciona pequeños jardines con microclimas, arreglos florales y productos orgánicos para el cuidado de la piel, exfoliantes y «rollers para emociones». @microjunglas.

• Negocio: Botánica Pizza @botanicapizza