Preside una de las constructoras más emblemáticas del país, fundada hace 65 años, sobre sus hombros reposan importantes obras arquitectónicas, producto de un legado familiar, así como los retos de una nueva generación de edificaciones.

La energía del ingeniero José Antonio Orillac es contagiosa. Con casco, jeans y botas puestas, el Presidente y Director de la emblemática Constructora Díaz y Guardia, S.A., nos recibió en Pacific Center, una de las obras que ejecutan, no sin antes verificar que estuviéramos preparados con la indumentaria adecuada para entrar.

A medida que subimos los pisos y contemplamos sus impresionantes estructuras, explica los avances que se han logrado. El recorrido inicia en el nivel 350, el área de foodcourts, en donde un inmenso vitral en la parte de arriba es testigo de nuestra conversa, mientras el ingeniero mira hacia arriba y nos cuenta detalles del proyecto, siendo certero en cada palabra que dice.

Un potente sol veraniego sobre el techo transparente destella y muestra un hermoso cielo azul, denotando el avance y la pasión que se perciben en los 25 años de carrera de este entusiasta experto en obras, honrado de pertenecer a esta familia de constructores.

De allí subimos hacia el nivel 500, la zona destinada para cines, mientras saluda a los colaboradores, quienes lo mantienen al día de los trabajos. Esta obra emblemática de más de 215,000 m² de construcción, que será un “ícono de Panamá, que dejará muchas huellas y dará mucho que hablar”.

La edificación está compuesta por un complejo de cuatro torres que se dividen en oficinas comerciales, hotel, centro comercial y un hospital de primera categoría con consultorios médicos. “Este gran desarrollo en un solo proyecto lo convierte en un reto de ingeniería como ningún otro”, nos cuenta con orgullo.GENTE PORTADA  | JOSÉ ANTONIO ORILLAC

DESDE SUS VENAS
Es el menor de seis hermanos, hijo del Ing. René Orillac (q.e.p.d.) y Ester de Orillac. Estudió Ingeniería Civil en Clarkson University, una carrera que venía en ADN. “Crecí viendo a mi padre, uno de los tres fundadores de Díaz y Guardia y su amor por la industria, creo que hubiera sido difícil haber escogido otro camino”.

De hecho, no se le ocurre ninguna otra profesión a la que hubiese amado tanto. De sus estudios en la universidad, recapitula el énfasis que cada profesor, en la rama de la ingeniería, hacía las responsabilidades de ser un ingeniero civil.

“Recuerdo la competitividad de mis compañeros y lo exigente de las clases. Con esto doy gracias a la preparación recibida en el colegio La Salle, sin duda alguna fue una educación de primera”. 

A su mente, también llegan ciertas memorias, como cuando regresó a revalidar su título en Panamá al tomar una clase de diseño estructural con el Ing. Ernesto Ng, que también formaba parte de la familia de Díaz y Guardia, con quien trabajó posteriormente.

LEGADO FAMILIAR
Las enseñanzas de sus padres han sido un pilar importante en su vida, “seguir sus pasos es tratar de llenar unos zapatos enormes o algo casi imposible de alcanzar”, confiesa.

Sus progenitores le inculcaron que la familia siempre está por delante de todo y a hacer las cosas con amor y trabajo. 

“Este ejemplo de vida lo veo cada día en mis hermanos que tienen una gran familia digna de admirar”.

Díaz y Guardia, S.A. fue fundada por el Ing. Gilberto Guardia, Arq. Rogelio Díaz (q.e.p.d.) e Ing. René Orillac. Es la más antigua, experimentada y respetada empresa de la industria de la construcción en la República de Panamá, quienes se han destacado en áreas de arquitectura, ingeniería y construcción de obras, así como se han posicionado en el mercado como uno de los desarrolladores de los proyectos más emblemáticos del país.

GENTE PORTADA  | JOSÉ ANTONIO ORILLAC

PROYECTOS ICÓNICOS
El ingeniero Orillac tiene el reto de seguir construyendo bajo los pilares y prestigio que caracterizó a sus fundadores, quienes erigieron obras excepcionales, que han marcado la historia arquitectónica del país. Considera que la clave detrás del éxito de Díaz y Guardia es la honestidad, sencillez, esfuerzo y dedicación por lo que hacen, así como la pasión de quienes fundaron la empresa.

También, otro plus es la paciencia y crear proyectos confiables, eficientes de calidad y seguridad. De hecho, una de sus políticas es promover la cultura de prevención en materia de seguridad y salud laboral, en donde se valora y respeta la vida, cuidando a sus colaboradores. 

“El prestigio de la compañía siempre es algo en la que todos luchamos y nuestras obras hablan por sí solas”, expresa el ingeniero. Uno de los proyectos más representativos es la Torre BBVA, antes conocida como Torre del Banco Exterior, ubicada en la Avenida Balboa, construida en 1979 y fue la edificación más alta de la ciudad hasta 1996. Actualmente es la torre BAC Credomatic.

“Díaz y Guardia tiene el honor de haber ejecutado la estructura más alta en Centroamérica y segunda más alta en Latinoamérica, el Edificio Trump Ocean Club, ahora JW Marriott, con una altura de 284 metros”, comenta José Antonio.

Otra construcción característica es el edificio de Nestlé en La Loma, Pueblo Nuevo, construida en 1985 y considerada como uno de los mejores proyectos de la década, emplazado sobre un cerro, que integra la arquitectura con la vegetación.

Bajo la dirección del ingeniero José Antonio, podemos mencionar el condominio Golf View, Frisco Bay, edificio Terranova, el patio de contenedores y la construcción del área de reefers en el Puerto de Balboa, así como el patio de contenedores del Puerto de Cristóbal, Panama Canal Railroad, Conferencia Episcopal, Hotel Holiday Inn Express y Torre de las Américas, entre otros.

“Cada proyecto es una historia diferente”, expresa. Sin embargo, recuerda con cariño algunos en especial, entre
estos Golf View, “fue mi primer proyecto de construcción como recién graduado de la universidad, allí me di cuenta que me faltaba un mundo por aprender”.

En ese momento, el ingeniero hace una pausa para recordar el proyecto de los puertos de contenedores, “fueron casi 10 años de trabajo transformado la industria portuaria”.

También destaca a la edificación de la Academia Interamericana de Panamá, por ser uno de los pioneros en la trasformación de Costa del Este.

La constructora obtuvo dos años seguidos el premio de excelencia otorgado por la Cámara Panameña de la Construcción (CAPAC), en la rama de seguridad, así como el Premio Mejor obra de infraestructura otorgado por CEMEX al Patio de Contenedores del Puerto de Balboa y acreedores a varios premios de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (SPIA) en diferentes obras realizadas.GENTE PORTADA  | JOSÉ ANTONIO ORILLAC

EXCELENCIA PROFESIONAL
Como Director General y Presidente de la Junta Directiva de la constructora, reconoce que tiene una gran responsabilidad, junto a sus otros dos socios.

Se trata de su hermana Irene de Simone, quien funge como Directora de Administración y Finanzas y el ingeniero James Dunne, quien es el Director Técnico.

“Presidir una constructora como Díaz y Guardia requiere de un equipo balanceado de trabajo. Yo formo parte de esto junto con mi hermana Irene y mi cuñado James. Juntos apuntamos al éxito y a la excelencia… tengo la suerte de trabajar de la mano junto a mi familia”.

Para este periodo, entendiendo que la economía y la industria de la construcción enfrentan grandes desafíos, considera como prioridad culminar con éxito este año las obras que ya se encuentran en ejecución.

En este momento trabaja fuertemente en la obtención de nuevos proyectos y en el constante desarrollo de procesos que les permitan ofrecer servicios de calidad que se ajusten al mercado que va en un constante aumento.

También afirmó que para este año trabajarán de forma integral en el desarrollo de proyectos propios.

“Uno de mis sueños es enfocar todos los esfuerzos en realizar obras de protección al medio ambiente. Es el legado que le podemos dejar a las futuras generaciones”.

UN SECTOR CON RETOS
Al respecto de su profesión, nos confiesa que ejecutar un proyecto de ingeniería es fácil. El reto es hacerlos con los estándares de calidad, seguridad y costo, “es allí donde hay que ser ingeniosos y nos identifican como ingenieros”.

Para combinar estos elementos exitosamente, se debe revisar la manera en cómo opera esta industria, sumado a los constantes aumentos en los costos de construcción, “que se convierten en un verdadero reto a la hora de mantener una oferta que le llegue al consumidor, de lo contrario se rompe la cadena”.

Como toda profesión, Orillac explica que deben regir las mismas cualidades: honestidad, dedicación al trabajo y humildad. “Hay que tener valores, de esos que nos enseñan en casa”. 

Su mensaje para las futuras generaciones es que “trabajen duro, sean apasionados a su trabajo, siempre correctos en su actuar y sobre todo sean orgullosos de llamarse ingenieros”. 

Al preguntarle sobre un país que admira, como ejemplo de vanguardia en cuanto a construcciones, no dudó en contestar que Estados Unidos, en donde se formó como profesional, lleva la batuta, más que todo por el sistema de trabajo a la hora de edificar mega obras.

A pesar de la baja que enfrenta el sector, se encuentra positivo de la capacidad como país, de que la economía mejorará, por lo cual espera una recuperación para mitad de año.GENTE PORTADA  | JOSÉ ANTONIO ORILLAC

DEPORTISTA Y PADRE DE FAMILIA
José Antonio Orillac comparte su vida junto a su inseparable compañera Adela Vidal de Orillac, quien le dio tres maravillosos hijos: José, Valeria y Santiago. “Dirigir esta obra juntos y escribir nuestras propias historias es como un proyecto de construcción, del cual me siento sumamente afortunado”.

El ingeniero destaca que el deporte es un factor sumamente importante en su hogar. De hecho, una de las actividades que más satisfacción le da es correr y participar en carreras de distancias largas a nivel nacional e internacional, “es mi terapia y mi pasatiempo favorito”. 

Cuando no trabaja o corre, le fascina estar en casa, “no creo que uno pueda sumar mejores momentos que los que se pasan en familia”.

“Como dice el dicho en casa es donde tu historia empieza… de igual forma compartir momentos con sus amigos no tiene precio”.

Además, le encanta planificar viajes, sobre todo que coincidan con sus carreras y que tengan la naturaleza de por medio. Le gustan todos los géneros musicales y le agrada la lectura relacionada con maratones y deportes.GENTE PORTADA  | JOSÉ ANTONIO ORILLAC


JOSÉ ANTONIO ORILLAC

• Nació el 20 de abril de 1972.
• Cursó sus estudios de primaria y secundaria en el Colegio La Salle.
• Los estudios universitarios fueron realizados en la Universidad de Clarkson en Nueva York y culminó en 1994.
• Actualmente es el Presidente y Director de Díaz y Guardia, S.A, una empresa familiar fundada en 1953.


5 CLAVES PARA EL ÉXITO

1. Amor y pasión por lo que haces.
2. Dedicación
3. Honestidad.
4. Saber escuchar.
5. Aprender de los errores y seguir siempre adelante sin temor a equivocarnos.