«Lo vimos como una posibilidad muy remota»

EL TÉCNICO EN ENFERMERÍA, QUIEN ES EGRESADO DEL INSTITUTO SUPERIOR DE PANAMÁ, YA FUE VACUNADO Y EXPLICA CÓMO BATALLA DÍA A DÍA CONTRA EL COVID-19.

José Agustín Gallardo tiene 22 años trabajando en las diversas salas hospitalarias del país. Sin embargo, lo marcó un día en especial.

A su mente llega la fecha del 2 de octubre de 2006, cuando comenzaron a llegar a cuarto de urgencias del Completo Hospitalario Dr. Arnulfo Arias Madrid, los primeros intoxicados con dietilenglicol; «había muchos enfermos súbitamente, y que se complicaba en cuestión de horas; ya entonces nos dimos cuenta de que Panamá era y es vulnerable en crisis sanitarias de grandes proporciones».

¿Qué pensó cuando declararon la pandemia?

“Lo primero fue si estábamos preparados para enfrentar esta crisis; y al decir «preparados» me refiero a insumos y medicamentos; porque la formación del recurso humano sí la tenemos, la formación de los profesionales de la salud de Panamá; independientemente de la universidad o instituto, cumple o debe cumplir los estándares de organismos internacionales de salud (OMS, OPS, etc.). Pero como país del tercer mundo, poseemos grandes carencias, principalmente de infraestructura…y ya lo sabíamos…que se nos complicaría».

¿Pensó vivir algo así?

“Claro que no; todavía pido que me despierten de esta pesadilla».

¿Se ha contagiado?

“No, ni nadie cercano de mi familia; Dios nos ampare; pero sí he visto sufrir a compañeros, y morir a tres».

¿Ve a su familia a diario, cómo es su ritual de desinfección?

«Sí veo a diario a mi familia. Ningún calzado entra a la casa; me desvisto en el área de lavandería, y entro semidesnudo a la casa, directo al baño».

¿Algún caso impresionante?

«Podría contar muchos que marcan la vida. El de una joven de 15 años con PCI (Prevención y control de infecciones leve o moderado), nos partía el alma ver que había sufrido toda su vida, y seguía sufriendo con esta pandemia; nos avisaron que falleció a las 24 horas de haber llegado al hospital. El otro caso es de una señora de 65; la cual repitió hasta el cansancio que no salía, ni siquiera a la acera. «¿Y entonces cómo se contagió?», le preguntábamos insistentemente…» Los nietos me fueron a visitar; respondió…y no me arrepiento». Murió a los tres días en el hospital».

Un mensaje para sus colegas.

«Fe firme y esperanza plena. Fe de que estamos haciendo lo correcto, que lo estamos haciendo bien, por nosotros, por nuestras familias, por nuestra comunidad. Pronto esto pasará, en que nos sigamos protegiendo adecuadamente, y todos estaremos vacunados y venceremos la pandemia. Fuerza y ánimo, guerreros de la salud».

GENTE PERFIL  | JOSÉ AGUSTÍN GALLARDO ALMANZA