JERUSALEN

Historia, cultura y religión convergen en jerusalén. Su muralla de 4,000 metros de largo, divide pasado y presente, como si hicieramos un viaje en el tiempo.

 

Estoy  parado en el centro neurálgico de Jerusalén, la Ciudad Vieja. Sus calles estrechas y empedradas,  sitios religiosos, monumentos y barrios tradicionales cuentan años de historia y convivencia entre judíos, cristianos y  musulmanes. Parece que el tiempo aquí se detuvo. A mi alrededor la muralla que circunda la ciudad, mantiene resguardados los caminos recorridos por Jesús y los símbolos después de su muerte y resurrección.

Mi recorrido inició en el Muro de las Lamentaciones,  que según la historia, fue dejado en pie para recordar a los judíos su derrota ante los romanos, mientras que los judíos lo ven como la promesa de que siempre quedará en pie algo de su templo sagrado. Lo cierto es que hoy día es uno de los lugares más visitados de toda la ciudad, adonde acuden peregrinos de distintas religiones y creencias quienes llegan a colocar entre las piedras, sus oraciones escritas en pedazos de papel  y otros a recitar el libro de los salmos.

DESTINOS LIFESTYLE  | Jerusalen

Nuestro camino continuó hacia el Monte Sion, fuera de las murallas de la ciudad. Desde allí, la vista nos ofrece un panorama perfecto de Jerusalén y sus contrastes entre maravilla de la arquitectura y ciudad moderna.  El primer sitio de visita obligatoria es la Tumba del Rey David, en la planta baja de una antigua  iglesia bizantina.  La cámara está cubierta por una tela de terciopelo en el cual aparecen bordadas las palabras “David Melech Israel Hai Vekayam” (David, Rey de Israel, vive para siempre).

DESTINOS LIFESTYLE  | Jerusalen

En ese mismo lugar, en la parte de arriba, se encuentra el Cenáculo o el Salón de la de la Última Cena, donde Jesús tuvo esta especial ocasión con sus apóstoles, la noche antes de su crucifixión.  Se dice  que en este sitio se ubicó después, la primera iglesia cristiana del mundo. En este interesante recorrido lleno de espiritualidad, nos encontramos también con la Abadía de Hagia María , una gran iglesia octagonal ascendiendo entre las murallas, muy cerca del lugar donde se encuentra el Cenáculo. Una vez adentro, bajamos por una cripta para encontrarnos con la imagen de la Virgen durmiente. La tradición dice que en este lugar la madre de Jesús fue llevada a los cielos en cuerpo y alma, aunque otros aseguran que esto ocurrió en  Éfeso, Turquía.

DESTINOS LIFESTYLE  | Jerusalen

REGRESO AL ORIGEN

Lo mejor de ir a Tierra Santa es poder recorrer aquellos parajes por los que Jesús anduvo e ir descubriendo en cada sitio,  historias sorprendentes miles de años después. Nuestro viaje continuó hacia Belén a 9 kilómetros al sur de Jerusalén, enclavada en los montes de Judea. Desde sus inicios  éste ha sido un lugar de peregrinaje y hoy día uno de los destinos más visitados de todo el mundo.

Luego de cruzar el muro que marca la frontera con Cisjordania, me encontré en un mítico lugar lleno de misterio y encanto, una ciudad rodeada de desierto. En el centro histórico de la ciudad nos recibe la Plaza del Pesebre. Al fondo de esta enorme plaza, por la que transitan miles de personas diariamente, veo una minúscula puerta, que al atravesarla nos lleva a un majestuoso lugar: La Basílica de la Natividad, cuya nave central está elevada por 44 columnas rosadas de piedra caliza, distribuidas en cuatro filas, mientras que en sus paredes aún han conservado fragmentos de mosaicos que datan de los tiempos de las Cruzadas.

DESTINOS LIFESTYLE  | Jerusalen

Justo debajo del altar mayor de la Basílica, se encuentra el lugar del nacimiento de Cristo. Allí se desciende desde el interior de la iglesia por dos escaleras cortas que nos llevan a una capilla de reducidas dimensiones bajo el presbiterio. Debajo del altar, una estrella de plata tiene inscritas las palabras: “Hic De Virgine Maria Iesus Christus Natus Est” (Aquí, de la Virgen María, nació Cristo Jesús).

En este sitio especial acabó nuestra visita a Belén, nos despedimos llevándonos los mejores recuerdos de esta ciudad llena de tradición y fe.

MASADA

DESTINOS LIFESTYLE  | Jerusalen

No podíamos irnos de Israel, sin visitar la gigantesca fortaleza de Herodes, rey de Judea en tiempos de la ocupación romana. Masada es un parque arqueológico en el desierto de Judea, en una escarpada montaña, a la que subimos en teleférico para apreciar las vistas impresionantes  de esta  fortaleza  y a sus alrededores, la belleza de las aguas turquesas del  Mar Muerto, que se extiende a más de 70 kilómetros de largo por el Valle Jordano y cuya salinidad supera la de cualquier océano del planeta, casi nueve veces más salado que el resto.

Herodes conocido también como El Constructor o El Grande hizo construir Masada como un refugio de lujo, con tres niveles para observar el paisaje, habitaciones decoradas con cerámica traída de Roma, baños con aguas termales y varias residencias para los guardias y visitantes. Hoy día, este sitio, forma parte del Parque Nacional Masada, uno de los sitios de mayor interés turístico en Medio Oriente e ícono de la cultura e historia de esta tierra sagrada.

 Destacado: Estados Unidos reconoció a Jerusalén como capital de Israel y trasladará su embajada desde Tel Avi hacia esa ciudad.

Es una ciudad sagrada para tres religiones, pero también, el foco principal de un conflicto entre Israel y gran parte del Mundo Musulmán. Para los cristianos, allí tuvo lugar la vida, pasión y muerte de Jesús. Mientras que los judíos veneran el Muro de los Lamentos, donde se esconde la sagrada piedra de Abraham, y los musulmanes custodian la mezquita Al Aqsa y la Cúpula de la Roca, donde, se encuentra la piedra sobre la que Abraham se dispuso a sacrificar a su hijo y desde donde Mahoma fue elevado al cielo.