Light fidelity, conocido como lifi, utiliza la luz visible de las bombillas led, que lucen como las de la oficina o casa, pero están equipadas para transmitir la información mucho más rápido que el wifi basado en ondas de radio.

Un bombillo LED de mesa podrá transmitir documentos, música, fotos y videos a la velocidad de la luz. Esa es la promesa de LiFi (Light Fidelity), apuesta a convertir millones de lamparitas de uso diario en puntos de acceso o routers que no solo nos iluminen, sino que nos mantengan conectados. 

Al no tener interferencias y por su mayor ancho de banda, esta tecnología puede llegar a ser 100 veces más rápida que el WiFi más potente del mercado; y hasta 10,000 veces más veloz que una conexión de 10 megas.

El LiFi fue inventado en 2011 por un grupo de científicos de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido), encabezado por Harald Haas, cuando demostraron que este sistema es capaz de transmitir más datos que una torre celular gracias a la luz parpadeante de un solo led.

La primera red de LiFi en el mundo real la instaló Velmenni, una empresa de Estonia. Actualmente, esta tecnología innovadora se está poniendo en práctica en algunas oficinas y en varios entornos industriales de Tallin, la capital del país.

Este no sustituirá al WiFi, de momento. El diseño contempla solo la descarga de información (unidireccional).

Aunque los científicos aseguran que conseguir no solo recibir un correo electrónico, sino también poder enviarlo, sería tan sencillo como colocar un emisor de luz en el dispositivo (bidireccional).

La idea es que ambos sistemas coexistan para conseguir conexiones más eficientes y seguras, ya que la luz no puede traspasar paredes.

Otra ventaja que destaca el matemático y Director de Sisoft Arturo Campos, sobre este tipo de tecnología es que con ella queda superado el problema de que haya varios aparatos conectados a una red de WiFi y así la capacidad se divide.

“La cantidad de megas que contratas nunca te llegan. Se pierden en el cable. Pero la luz te envía la información pura”, enfatiza. También es capaz de enviar información a través del agua. “Ya es posible imaginar piscinas con Internet sin necesidad de cables”, señala. Sisoft, de origen mexicano es la primera empresa en comercializar esta tecnología a nivel mundial.

¿QUÉ ES Y CÓMO FUNCIONA LA TECNOLOGÍA LIFI?

Las lámparas LED funcionan como emisores de información.

Las ondas de luz pueden transmitir información en código binario, y las lámparas LED funcionan como receptores y transmisores, gracias a un pequeño dispositivo conectado que traduce las señales y las reenvía a teléfonos celulares o computadoras. 

El WiFi y el LiFi se complementan, el segundo sirve para llegar a donde no está llegando el primero. Si tienes una casa grande siempre en algún lugar no hay buena señal del WiFi.

Cada vez en más sectores hay WiFi, pero esa misma radiofrecuencia está haciendo que el espectro se debilite.

Esta tecnología es súper funcional para hospitales, porque allí no debe haber radiofrecuencia. También en los aeropuertos y hoteles. Justamente fue hecha para el Internet de las cosas.

Hay más de 20,000 millones de dispositivos que van a necesitar conexión los próximos años, por lo tanto el LiFi viene a mejorar las conexiones en las Smart Cities, para que en cada farol del alumbrado público se pueda tener datos.

LiFi podría llevar internet a comunidades rurales incomunicadas, ya que la luz que transmite datos puede enviar información hasta en una distancia de 10 kilómetros.