La Organización de los Estados Americanos (OEA) publicó su Informe sobre el Consumo de Drogas en las Américas 2019, que analiza los datos sobre el uso de drogas en el Hemisferio.

El informe, preparado por la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD), el órgano consultivo y asesor de la OEA sobre el problema de las drogas, contiene estadísticas sobre el uso de drogas (incluido el alcohol y el tabaco) en 33 países del Hemisferio Occidental y presenta una serie de hallazgos y recomendaciones sobre:

  • Inicio del consumo de drogas a edades tempranas
  • Tendencias en el consumo de drogas
  • Cambios en el consumo de drogas según sexo
  • Nuevos desafíos para la política de drogas

El documento fue presentado durante el 62º período de sesiones de la Comisión de Estupefacientes de Naciones Unidas en Viena, Austria y concluye que «para reducir las consecuencias del problema de las drogas, especialmente en poblaciones más vulnerables, los países deben adoptar políticas que tengan en cuenta la perspectiva de género y que estén basadas en un enfoque de salud pública, centrado en el bienestar del individuo y en un respeto claro por los derechos humanos».

Parte del estudio destaca que en América se consume menos tabaco y más marihuana y cocaína, aunque el alcohol sigue siendo la droga de prevalencia más alta. El  informe señaló que el consumo de alcohol es especialmente alarmante en la región, ya que se estima que per cápita es superior al promedio mundial. Por su uso en la población general, destacan Argentina y Uruguay, junto con Estados Unidos.

La OEA señala que se debe dar alta prioridad a programas de prevención e intervenciones que pueden retrasar la edad en que una persona usa drogas por primera vez, pues el consumo de drogas está sucediendo a edades tempranas, en muchos países en edades tan jóvenes como desde octavo grado.