Cualquier acción que tiene un impacto positivo en resultados, se puede implementar rápidamente sin necesidad de grandes  recursos.

Hola amigos. Recientemente hemos estado desarrollando y actualizando estrategias para numerosos clientes y no hay duda que la planeación estratégica cada vez nos presenta mayor incertidumbre ya que es muy difícil planificar un horizonte demasiado amplio en este mundo de innovación tecnológica y cambio permanente.

Un reciente estudio realizado por John D. Stoll y publicado en el World Street Journal nos presenta la siguiente
gráfica:

¿Cuál es la mayor presión que sienten los ejecutivos para el logro de resultados?

Meses Porcentaje
3 13%
3-6 16%
7 – 12 22%
12 – 24 36%

Si sumamos estos porcentajes nos damos cuenta que la mayor presión, 29%, se enfoca en los primeros 6 meses de ejecución, un 22% en el periodo de 7 a 12 meses y 36% dentro de un horizonte de 12 a 24 meses.

En otras palabras, horizontes históricos o tradicionales de 7 a 10 años van desapareciendo gradualmente y ya podemos considerar que cinco años es un horizonte razonable para definir la estrategia de la empresa. Tomando en consideración, que la estrategia debe ser algo vivo que se revisa para mantenerla vigente en el tiempo.

A continuación les comparto una comparación entre las prácticas actuales y cuáles serían las prácticas ideales desde la óptica de los CEO’s que participaron en este estudio:

Actual Ideal Tiempo
18% 19% 1 año
26% 18% 1-2 años
41% 37% 3-4 años
9% 17% 5-6 años

En ambos cuadros, podemos apreciar claramente que la mayor presión para el logro de resultados se da en las prioridades que surgen en el ejercicio de planeación estratégica y por lo tanto, insistimos nuevamente en la importancia de tener un claro enfoque hacia lo que mayor valor le genera a la empresa, un fuerte sentido de urgencia y total agilidad en ejecución para el logro de resultado y ventajas competitivas significativas.

Les recuerdo el concepto de qué es prioridad: cualquier acción que tiene un impacto positivo en resultados, se puede implementar rápidamente (menos de 90 días) y no requiere grandes recursos. Esta es una buena guía para armar una matriz y colocar sus prioridades, determinando de esta forma por dónde empezar.

Obviamente, tener un horizonte claro a través de un plan estratégico, que se mantiene vigente con seguimientos periódicos y calendarizados es la clave para competir con éxito en el entorno de hoy.

Analice su situación y actúen en consecuencia.

Gracias y hasta la próxima.

«Cinco años es un horizonte razonable para definir la estrategia de la empresa».

RAMÓN ARIAS
Fundador y Presidente de Inter-American Management Consultants.
rarias@iamcgroup.com