El contenido de la proyección que realiza el innovador artefacto no solo puede observarse sino que el ser humano puede escuchar su sonido y sentirlo como un objeto real en la palma de su mano.

El proyecto se convirtió en realidad gracias a los esfuerzos de un equipo de científicos británicos de la Universidad de Sussex. Estos investigadores comparan su creación con el holograma que proyecta el robot R2- D2 en la película Star Wars (1977), en el que se muestra a la princesa Leia pidiendo ayuda, pero con la singularidad de ser una imagen con la que se puede interactuar por medio del tacto.

Consiste en un “monitor de trampa acústica multimodal” (MATD, por sus siglas en inglés). Este dispositivo cuenta con tecnología 3D, que permite ver la imagen sin necesidad de lentes de realidad virtual (VR), la misma también se puede escuchar, y el dispositivo estimula la piel para detectar materia en la proyección audiovisual.

Sri Subramanian, Diego Martínez Plasencia y Ryuji Hirayama desarrollaron esta tecnología futurista, basándose en los televisores viejos que utilizan un único haz de color que ilumina muy rápido la pantalla, lo que hace que nuestro cerebro la registre como una sola imagen, es así como se consigue el efecto de un objeto en tercera dimensión, la luz rebota muy rápido sobre el plástico, lo que nos hace ver una imagen de tres dimensiones y en movimiento.

¿CÓMO FUNCIONA?
El sistema consiste en la proyección de luz en un pequeño plástico que está en movimiento debido a las ondas sonoras de los ultrasonidos que funcionan en conjunto con altavoces controlados en computadora, a esto se le llama “levitación acústica” y en el prototipo ocurre a 90 metros por segundo.

Para hacer del holograma un objeto audible, bastó con hacer que los altavoces de los ultrasonidos emitieran ondas sonoras que el oído humano fuera capaz de escuchar.

La visualización de las imágenes en el monitor ocurre por los ultrasonidos, los cuales trasladan energía a través del aire. “Utilizando esta energía, nuestro sistema puede estimular tu piel para sentir contenido, como la sensación de un chorro de aire a presión”, explicó Hirayama.

Para lograr que este vanguardista invento tuviera la singular característica de ser táctil se utilizó un sensor de infrarrojos que señala la mano de la persona que quiera ejercer acción sobre la imagen.

Esto hace que las ondas de sonido ejerzan una presión que la piel puede percibir como “un soplo de aire o un cosquilleo”, según Martínez Plasencia.

HISTORIA
La holografía llegó en el año 1947, cuando el físico e inventor húngaro Dennis Gabor la presentó como una teoría ante el mundo, con el fin de mejorar la resolución de los microscopios electrónicos, lo que le valió el Premio Nobel de Física en 1971.

Sin embargo, el primer holograma fue creado en 1962 por los físicos estadounidenses Emmett Leith y Juris Upatnieks, al utilizar la luz del láser para captar la imagen de un tren de juguete.

En nuestro país, las compañías de telecomunicaciones TIGO y Ericsson realizaron la primera llamada holográfica de Latinoamérica, gracias a la red 5G.

*Este avance tecnológico audiovisual podrá ser muy útil para la arquitectura y el diseño, al ofrecer mejores representaciones gráficas; y en oncología, al permitir la visión de tumores internos.

ESPECIALES  | HOLOGRAMA TÁCTIL