Testigo de uno de los espisodios más sombríos de la historia, esta moderna capital emerge hoy como una palpitante metrópoli y un atractivo destino turístico. Viaje al pasado y presente de una urbe que se reinventa a diario.

Kioto es el principal destino turístico de Japón, una reputación que la Ciudad Imperial tiene bien ganada por su importancia cultural e indiscutible belleza; sin embargo, a poco más de una hora de viaje en el tren bala, o Shinkansen, también se encuentra la moderna, histórica y encantadora ciudad de Hiroshima.

Si tiene la oportunidad de visitarla, le recomiendo tomar al menos dos días para recorrerla y disfrutarla a plenitud; atractivos tendrá de sobra. Entre ellos, el Monumento de la Paz y el Santuario de Itsukushima, ambos declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

DESTINOS LIFESTYLE  | HIROSHIMA

En el Monumento de la Paz comienza nuestro recorrido, conocido también como la Cúpula Genbaku.

DESTINOS LIFESTYLE  | HIROSHIMA

Originalmente fue un colosal edificio de ladrillos construido en 1915, como un símbolo de la prosperidad económica de la región; no obstante, esta estructura fue devastada tras caer sobre Hiroshima la primera bomba nuclear lanzada en el mundo.

Eran las 8:45 de la mañana del 6 de agosto de 1945; ni esta ciudad ni la humanidad volvieron a ser las mismas. De todas las construcciones ubicadas en la zona cero del impacto, la cúpula fue la única en quedar en pie y hoy se erige como un símbolo de esperanza, un emblema de paz y un recordatorio de que un episodio así no debe repetirse.

También a pocos metros del epicentro de la explosión, fue erigido el Parque Conmemorativo de la Paz. Jardines y espejos de agua nos reciben, invitándonos a una contemplación solemne.

Allí se encuentra el Cenotafio Memorial de la Paz, dedicado a las más de 400,000 víctimas del ataque nuclear, fallecidas durante el ataque o debido a las secuelas de la radiación.

DESTINOS LIFESTYLE  | HIROSHIMA

Me acerco a leer el epitafio esculpido en piedra: “Que todas las almas que se encuentran aquí descansen en paz, pues no repetiremos este error”.

En este conjunto también se encuentra el Museo Memorial, construido en 1950, donde se exhiben objetos que dan testimonio de los días posteriores al ataque. Un millón de personas visita cada año este lugar.

ESPERANZA PERPETUA
El Monumento a la Paz de los Niños o Monumento de las Mil Grullas es una de las estaciones más conmovedoras del recorrido. Su historia se quedó en nuestros corazones. Levantado en honor a Sasaki Sadako, quien tenía dos años al momento de la explosión y 10 años después fue diagnosticada con Leucemia.

Aferrándose a una antigua creencia de que se curaría si podía hacer 1,000 grullas de origami, la niña se esforzó por lograrlo, pero falleció tras ocho meses de luchar contra la enfermedad. Cada año, miles de grullas son llevadas aquí, para recordar que el anhelo de Sadako sigue vigente.

Contrario a lo que podría pensarse, el ambiente aquí no es triste, sino reflexivo.

Otros atractivos que merecen la pena visitar son la Campana de la Paz, que suena dos veces al año: durante el Equinoccio de Primavera y cada 21 de septiembre, Día Internacional de la Paz. Igualmente la Torre del Reloj y la Llama de la Paz, que fue encendida el 1 de agosto de 1964 y se apagará cuando cese la amenaza nuclear en el mundo.

DESTINOS LIFESTYLE  | HIROSHIMA

Sobrecogedor es el montículo memorial a las víctimas, que contiene las cenizas de unas 70,000 víctimas de la tragedia. Cerca de allí, está el Auditorio Conmemorativo, un moderno centro de reflexión y tributo.

UNA CIUDAD VIBRANTE
Hiroshima es más que “el lugar de la bomba atómica”; sus habitantes están orgullosos de su legado ancestral y de la trepidante y moderna metrópoli en la que conviven.

DESTINOS LIFESTYLE  | HIROSHIMA

El Castillo de Hiroshima es un invaluable testimonio del Japón histórico y un gran atractivo turístico. Construido por arquitectónica nipona. La estructura actual es una reconstrucción exacta de la antigua fortaleza, devastada por la explosión. Al subir al segundo piso descubrimos una agradable sorpresa: desde este punto se aprecian las mejores vistas de la ciudad.

DESTINOS LIFESTYLE  | HIROSHIMA

Si de encantadoras experiencias se trata, está el Jardín Shukkei-en, un extenso vergel que nos maravilla con sus múltiples tonalidades y nos invita a la calma. Construido por el señor feudal Asano Iwamatsu en el siglo XVII, este lugar posee unos 5,000 árboles; entre ellos, tres que sobrevivieron a la letal explosión de 1945.

La Hiroshima moderna se levanta con estusiasmo y Honbdori Street es muestra de ello. Esta calle techada de 500 metros es al mismo tiempo un centro de compras, un punto de encuentro gastronómico y epicentro de la vida nocturna. Una vez allí, visite uno de los muchos restaurantes especializados en Okonomiyaki, un exquisito platillo originario de la ciudad.

Tampoco se vaya de la ciudad, sin probar sus ostras; Hiroshima es el mayor productor de este fruto de mar en el país. Permítanos un último consejo: el sake de esta región es estupendo, no se vaya sin probarlo.


CÓMO LLEGAR:
Por vía aérea, desde el Aeropuerto Internacional de Hiroshima, ubicado a 6 kilómetros al suroeste de la ciudad.

VISITA GUIADA:
Visite Hiroshima y Miyajima con guía privado, si desea en español, por $430.00 aproximadamente.

CERCA DE ALLÍ:
Saijo, uno de los distritos líderes en la producción de sake está a 40 minutos. Allí se encuentra la famosa destilería Komotsuru, ganadora de varios premios nacionales.