Madre de cuatro hijos y abuela de nueve nietos nos cuenta sus tradiciones navideñas, y comparte algunos consejos para la crianza, como la importancia de la familia y los valores.

Con una elocuencia, sencillez y serenidad, que la caracteriza, Geraldine de García de Paredes nos recibe en su casa. Al entrar, podemos contemplar con cada pisada, una etapa distinta de su vida. En sus paredes, se aprecian diversas fotos familiares, así como de ella cuando era bebé y en sus quince años. 

Ella se sienta en la sala de su casa y procede a conversar con nosotros. Sus hijos María Cristina, Carmen y Diego son testigos de la plática, mientras asienten cada una de sus palabras. Su hija Enelda no pudo estar presente, ya que vive en el extranjero.GENTE PORTADA  | Geraldine De García De ParedesUNA INFANCIA FELIZ

Firme en sus respuestas y una elegancia predominante en su andar, habla sobre su niñez. Nació y creció en una finca en Nicaragua, junto a sus siete hermanos. Su papá era de origen inglés, “muy estricto”, recuerda; amaba jugar y bailar con sus hijos.

La puntualidad fue uno de sus principales legados, así como el amor por la pesca, ya que era uno de sus pasatiempos favoritos. “Mi madre era la reina de la casa, ella nos inculcó la honradez y cómo hacer fiestas de Navidad en grande”, sostiene.

“Tuve una infancia muy feliz”. A lo largo de su vida ha vivido en varios sitios y ha recorrido el mundo. En su casa se puede ver una colección de platos que lo prueba. “Pero el país que más me cautivó fue Israel, tiene algo que me llega al corazón… he estado allí cuatro veces, la primera fue turisteando y las otras peregrinando”.GENTE PORTADA  | Geraldine De García De Paredes

AMOR POR EL PRÓJIMO
Al ritmo del bossa nova, como música de fondo, Geraldine de García de Paredes hila sus recuerdos. En la profundidad del verde esmeralda de sus ojos, se percibe la experiencia. Conoció a su esposo Diego García de Paredes mientras estudiaba en Estados Unidos y se mudó a Panamá con los ojos cerrados, “lo seguí como toda esposa debe hacer si ama de verdad” y fue recibida como una más en la familia.

Sus primeros años en el país, se dedicó a trabajar en Internacional de Seguros, luego nació su primera hija María Cristina y dejó de trabajar, para dedicarse a ella 100%. Mientras criaba a sus hijos, trabajó desde la casa, en la administración de algunos edificios de la familia de su esposo.

Incursionó en la pastelería y preparaba dulces para el Club Unión y de varios restaurantes de la ciudad. Se dedicó a visitar a los pacientes y familiares del Instituto Oncológico, organizadas con un grupo de amigas, “les hacía biscochos a los enfermos, les conversábamos un rato para entretenerlos y consolarlos poco a poco”.

Una de las tradiciones que nunca pueden faltar en la familia, es la celebración de los cumpleaños, siempre con dulce. Y en el mes de diciembre, los almuerzo en su casa son memorables. 

Sin embargo, aunque sus padres le enseñaron la preparación del pavo, con todas las guarniciones, ella brinda platos para picar, para evitar estar metida en la cocina constantemente y la mesa está abierta con platillos a toda hora. “A pesar de que mis hijos me ayudan, así tengo más tiempo para gozar a la familia y disfrutar a mis nietos”.GENTE PORTADA  | Geraldine De García De ParedesAPRENDIZAJE DE VIDA
Una mujer profunda en sus pensamientos y agradecida con Dios, nos compartió consejos, mensajes y anécdotas, basada en su crianza, y cómo lo ha hecho con sus hijos. Entre las tres primeras enseñanzas están: “Amar a Dios sobre todas las cosas, después a la familia y tener una moral bien alta”.

A los padres de familia, les recomienda que “no sean muy permisivos con sus hijos y que les enseñen el valor de las cosas. “Yo fui muy estricta con mis hijos… es más, uno de los amigos de ellos me decía Hitler, no creo que siendo estricta les haya hecho ningún daño”.

 Una de las principales enseñanzas de vida, es que no hay que preocuparse tanto por los problemas, “pues dan jaqueca, solo ponerlos en manos de Dios, que él sabe cuándo y cómo los va a resolver”.

Al preguntarle una anécdota familiar, no dudó en contarnos una historia, que hasta el sol de hoy la deja perpleja. “Mi hija mayor daba luz a su segundo hijo y me quedé con mi nieta, la estaba vistiendo y se fijó en mi anillo de compromiso, le llamó la atención y me dice: abuela, ¡qué sortija más linda! Le dije, ‘esta será tuya’… y me dice ¿cuándo? Yo le dije:‘bueno el día que me muera, va a ser para ti, se lo diré a tus papás’, y me dijo: ‘¿abuela y tu cuándo te vas a morir? Yo no sabía si reír o llorar. ¡No pensé que una niña de tres años fuera a fijarse en esas cosas!”.

 

UNIÓN FAMILIAR
La relación con sus hijos la describe como una unión familiar maravillosa. “Con todos puedo contar en caso de necesidad o emergencia y puedo decir lo mismo con mis nietos. Todos están pendientes de mí, y aunque estén lejos por sus estudios, me llaman siempre para saber cómo estoy”.

GENTE PORTADA  | Geraldine De García De Paredes

AMOR 100%
María Cristina es la mayor de los cuatro y tiene tres hijos: María Virginia, Manuel José y Diego Alejandro. “Es una relación fuerte y profunda”.

Es difícil pasar un día sin hablar con ella. Soy diabética y me enseñó desde un principio en que no había obstáculo y eso nos ha unido más. Tenemos una relación cercana y como vivimos en el mismo edificio, cenamos juntos varias veces a la semana.

Entre los valores que me ha inculcado, que procuro enseñarlos a mis hijos, están la honestidad, perseverancia, y mucho amor al 100% en todo lo que se hace.

Mi relación con mi madre es muy especial, así como con sus nietos”. Una de las anécdotas que comparte la hija mayor de Geraldine, fue cuando estaba en el colegio. “Me escapé de la escuela en 5to año… cuando le dijeron que no había llegado a la escuela, pensó que algo muy malo me había pasado en el carro y cuando llegué a la casa corrió, me agarró y me decía exaltada: ‘¿Cómo me has hecho esto?’… No me habló por dos semanas”.

 

DAR SIN ESPERAR A CAMBIO
Carmen Cecilia es la tercera hija. Es madre de los trillizos Carolina Isabel, María Victoria y Carlos Eduardo.

Una de las anécdotas que compartió con nosotros, fue cuando tuvo a sus hijos. “Le dije a mi mamá que durmiera conmigo en el hospital. Y no pudo porque dormí en cuidados intensivos, y ella estaba estresada, de no poder complacer mi petición. Nos enseñó la importancia de las cenas familiares, valores, respeto hacia los mayores, la solidaridad de dar y apoyo a quien lo necesita para que sea feliz.

Mi mamá hace las mejores margaritas con los limones que le da la vida y no es que tome tragos, con lo que tenga siempre ha hecho. Siempre resuelve con amor, si hay poco o mucho, lo hace muy bien. Cocina muy rico y sus dulces son lo máximo.

Somos muy familiares, desde que estábamos pequeños, ha estado pendiente, pasara lo que pasara, dándonos su apoyo. Cuando tuve que llevar a mis hijos a doctores afuera, siempre estuvo presente, ella siempre ha sido el pilar de la familia.

Es una persona de carácter, estricta, así mismo tiene un corazón grande y está dispuesta a hacer lo que sea por sus hijos, nietos, hermanas y hasta cargar cajetas… esa es mi mamá. Es ese dar, sin esperar a cambio”.

GENTE PORTADA  | Geraldine De García De Paredes

COMPAÑERA DE AVENTURAS
Diego García de Paredes es su hijo menor y nos cuenta las vivencias junto a su madre, así como los valores que ha aprendido.

“Mamá, que al igual que mi papá, me enseñó que siempre la familia viene primero, así como almorzar y cenar en familia todos los días. Se preocupó mucho por nuestra educación y fue muy estricta en ese sentido. Si sabía que estábamos estudiando, era nuestra defensora número uno, pero si no estudiabas, nos castigaba, aunque no esperaba que fuéramos alumnos de 5.0 de arriba abajo.

Es una mujer de muchas aventuras y paseos. Nos llevaba a subir cerros, al zoológico, siempre había cosas que hacer y nos buscaba entretenimiento saludable, de actividades al aire libre, montar a caballo o ir de pesca… Mi mamá siempre busca vivir momentos, no es de comprar cosas, sino más de dar experiencias”.

Diego describe un vínculo “fuerte” con su madre. “Es mi confidente, hablamos de todo lo que nos sucede, cosas que hemos visto y frustraciones. Ella es muy conservadora y yo muy liberal, pero siempre podemos hablar. Ya no está para tantas aventuras, pero tratamos de viajar todos los años, conocer y hacer.

Hay muchas mamás que no son todoterreno, ella siempre ha sido una dama que se puede poner unas botas y caminar trillos, sin perder la elegancia”.

 

LUCHADORA INCANSABLE
Enelda es la segunda hija, nació después de María Cristina y tiene tres hijos: Eduardo Alfonso, Felipe Alejandro y Miguel Ángel. “Mi madre es una mujer luchadora a la que admiro muchísimo, siempre está dispuesta para lo que la necesitemos.

Estoy segura que soy quien soy por su lucha incansable de inculcarnos los valores de honestidad, amor al prójimo y sobre todo amor a Dios. Es una mujer super sencilla, humilde que siempre nos dio lo mejor. Nos enseñó que teníamos que respetarnos unos a otros y que las cosas había que ganárselas.

Aunque la distancia nos separe, yo sé que ella está allí para mí y los míos. Mis hijos adoran a su abuela “Lalín”, quien siempre viajaba para cuidarlos y mimarlos”.GENTE PORTADA  | Geraldine De García De Paredes

COMPROMETIDA
Además de dedicarle tiempo a sus hijos y nietos, hay dos compromisos semanales que no pueden faltar en su rutina, juego de cartas dos veces a la semana, masajes terapéuticos y cada 15 días tiene una reunión con su grupo de oración. 

Geraldine es una mujer que irradia paz, está comprometida con su familia y es una madre y abuela irrepetible. Para ella la opción correcta no existe: lo que sí existe es la voluntad de ser feliz.