Compartir
PORTADA  | UNA SOLA MELODÍAPORTADA  | UNA SOLA MELODÍAPORTADA  | UNA SOLA MELODÍAPORTADA  | UNA SOLA MELODÍAPORTADA  | UNA SOLA MELODÍAPORTADA  | UNA SOLA MELODÍA
UNA SOLA MELODÍA
Rate this post

OMAR ALFANNO, ROBERTO DELGADO, LOS RABANES Y FLEX SON EXPONENTES DE GÉNEROS MUSICALES DISTINTOS, PERO HAY UN LAZO MUY FUERTE QUE LOS UNE Y LOS HACE SENTIR UNA SOLA FAMILIA. TODOS TIENEN UN GRAN AMOR POR LA TIERRA DONDE NACIERON Y SE LLENAN DE ORGULLO AL DECIR: “SOY DE PANAMÁ”.

PORTADA  | UNA SOLA MELODÍA

El istmo cumple 114 años de vida republicana, y qué mejor manera de celebrarlo, que hacerlo con nuestros  embajadores de la música, quienes  han llevado el nombre de su patria a trascender fronteras  a través de sus composiciones y canciones.

Omar Alfanno, Roberto Delgado, Los Rabanes y Flex han tocado corazones y otras culturas con su talento, y a pesar de haber probado los sabores de la fama, no olvidan sus raíces y cada vez que se paran en un escenario, o en el caso de Omar, escribe una canción, piensan en su gente, en los nuevos talentos del patio y en el aporte que  quieren dejar a la industria musical del país. Gracias a su perseverancia, talento, constancia, amor al trabajo y carisma, todos han levantado en distintas ocasiones el gramófono dorado, símbolo del Grammy Latino y mayor  galardón de la música iberoamericana. Este hecho ha significado para todos el premio a su esfuerzo y un reconocimiento no solo a ellos como artistas, sino a todo un  país que celebra sus triunfos. Mundo Social tuvo el honor de compartir con ellos una tarde de risas, anécdotas y mucha familiaridad. A pesar de tener personalidades muy diferentes, cuando se juntan todos hablan el lenguaje universal: la música. En ese encuentro no hubo formalidades,  sino saludos muy propios del istmo, estrechones de manos y  un ambiente muy cálido. Uno a uno fueron llegando cargando en sus manos el  gramófono que tienen guardado  como la mayor recompensa a sus sacrificios en esta difícil carrera. Todas las preseas juntas en una mesa nos dejó claro que para el mundo ellos son Panamá.

En este mes de la patria, cada uno tiene una manera muy particular de felicitar a su terruño. Omar Alfanno desea de corazón que tengamos un país más tranquilo, lleno de fe y de amor al prójimo.  “El mundo está muy convulsionado y en Panamá tenemos que evitar eso, debemos ser más coherentes, la naturaleza nos está enviando un mensaje y es que nos amemos unos a otros”, destacó.

Roberto Delgado, oriundo de la provincia de Chiriquí, ha pisado los más importantes escenarios de América y Europa, dirigiendo la orquesta de Rubén Blades. Para él, la mejor forma de rendir homenaje al istmo es cantando en todo el mundo  “¡Patria  son tantas cosas bellas! Son las paredes de un barrio, es su esperanza morena, es lo que se lleva en el alma todo aquel que se aleja”, tal como reza la canción.

Los Rabanes al unísono dicen ¡Viva Panamá! frase que para todo nacional es un grito de victoria y resume el orgullo que sienten al ser de esta pequeña franja territorial. Como grupo, no dudan en expresar en sus melodías el lenguaje coloquial de los panameños,  la mejor forma de rendirle tributo a su patria.

Flex por su lado representa un joven talento que ha sabido triunfar en el extranjero con su reggae y estilo único,  que ha puesto muy en alto el nombre de nuestra nación, dedicando cada triunfo y melodía a la tierra que lo vio nacer.

 Pero detrás de cada presentación y cada artista, hay historias que contar. De su propia voz conocimos cuáles son sus proyectos actuales, sus sueños y  el aporte que cada uno quisiera  dejar a la industria musical en Panamá.

PORTADA  | UNA SOLA MELODÍA

Entrega musical

 Fueron más de 40 años que Omar estuvo fuera de su “tierrita”, en ese tiempo estudió una profesión, pero también logró concretar su verdadera pasión: hacer música y poner a Panamá en el panorama musical. Desde que su padre le dio esa palmada en la espalda y le dijo “que  el que mira para atrás se convierte en estatua de sal”, estaba decidido que iba a regresar con el triunfo en la mano.  Su trayectoria es reconocida a nivel internacional, cantautor, compositor de grandes piezas musicales, múltiples premios y reconocimientos forman parte de su hoja de vida profesional. En los Grammy del ‘99 el nombre de Omar Alfanno retumbó, cuando Marc Anthony  ganó el Grammy  al Mejor Álbum Latino Tropical Tradicional y del cual Omar fue el compositor de 5 de las 9 canciones del disco. De aquella época recuerda la emoción de haber participado en ese disco, pero a la vez la motivación que sintió junto a otros artistas de darse a la tarea de que se  creara un premio que reconociera la labor de los latinos. Esa fuerza de trabajo en conjunto logró que la Academia Nacional de Artes  y Ciencias de la Grabación, hiciera la primera entrega  de los Grammy Latino en el 2000.

Muchas de sus composiciones han sido nominadas a este premio y sus letras cantadas por muchos fanáticos. Pero el año pasado le llegó como él mismo llama “su momento clásico” cuando recibió el gramófono por la composición de la canción “Vine a buscarte”, interpretada por Fonseca. De aquella noche  resume que le encantaría revivirla siempre  y cuando tuviera la certeza que lo volverá a ganar. Y entre muchas risas  narra que era una emoción que no tenía fin, incluso pensó que lo habían “chifiado” porque ese premio fue el último en ser entregado. “Tenía una presión muy grande, porque nadie llega a perder, uno quiere traer algo para Panamá y ya Erika se había ganado el de ella. Yo solo decía: Dios no me hagas pasar ese bochorno delante de mi mujer, de mis hijos, mis amigos…y Dios me regaló ese Grammy  y  estoy  muy  agradecido”.

Regresó a su país triunfante tal y como se lo había propuesto. Y con una misión que también formaba parte de su agenda de compromisos: retornarle a su país sus conocimientos. Así nace la Fundación Omar Alfanno, en la que niños y jóvenes no solo aprenden sobre un instrumento, sino que también le inculcan el ejemplo de la tenacidad, los buenos modales, querer su cultura, “Les enseñamos lo que yo aprendí en mi casa”. Es todo un conjunto de valores los que buscan destacar en la Fundación. “Algunos de los niños los tenían congiaos en la escuela, como decíamos nosotros, pero han aprendido, han crecido, se dan a respetar. A mí me gusta ser parte del milagro”, expresa. Entre sus planes está  abrir otras sedes en diferentes provincias.

PORTADA  | UNA SOLA MELODÍA

Al son de Patria

 De pequeño se imaginaba cantando solo para él, con su inseparable guitarra en un sillón de su casa. Su sueño era propio de un ser humilde y sin ningún interés de ser famoso. Pero el destino le tenía preparada otra cosa. Después de 43 años de carrera artística goza  de un reconocimiento internacional que lo ha hecho merecedor del Grammy y un Grammy Latino.

A finales de los años 70 emprendió su camino. Siempre pensando en cómo aportar a su país, decidió estudiar ingeniería de sonido y se especializó en arreglos de música comercial-popular, ya sea salsa o pop.  Fueron ocho años fuera de su Patria, pero decidió regresar para poner su talento y conocimientos a disposición de la industria  local.

Como arreglista y productor musical ha trabajado con los más grandes exponentes de la salsa y desde hace ocho años es el director de la orquesta de Rubén Blades, con quien ha recorrido el mundo cantando sus éxitos y portando siempre orgulloso nuestra bandera.  Con la sencillez que lo caracteriza, asegura que su rol  lo llena grandemente, es más de lo que siempre esperó y se siente agradecido con Dios por los logros que le ha permitido alcanzar. Ahora ya consciente que con su talento ha llevado el nombre del país a otras fronteras, quisiera ser fuente de inspiración para la juventud panameña, que no se desmotiven y perseveren por alcanzar sus sueños.

El 19 de noviembre de 2015, en la 16ª Entrega Anual del Grammy Latino, aguardaba ansioso el momento en que anunciarían el ganador en la categoría “Mejor Álbum de Salsa”. Su rostro revive la emoción cuando habla de ese día y escuchó cuando dijeron el ganador es: “Son de Panamá de Rubén Blades con Roberto Delgado y Orquesta”.

No era necesario decir de dónde venían, pues el nombre del disco lo decía todo. Fue un tributo a todos los que trabajaron en la producción, pues fue un producto 100% nacional, desde el que diseñó la portada del disco, los músicos, arreglos y demás. Radicado en su país y a pesar de haber estado en los más prestigiosos escenarios del mundo, Roberto Delgado disfruta estar en el lugar que lo vio crecer, regresar siempre que pueda a su provincia, donde todo comenzó siendo apenas un niño que participaba en los concursos de canto en emisoras locales.

PORTADA  | UNA SOLA MELODÍA

Ritmo irreverente

 Comenzaba la década de 1990 y la revolución musical  hacía sus movimientos  en el pentagrama de las nuevas agrupaciones que tenían aspiraciones de presentarse en grandes escenarios. Pero Los Rabanes, grupo integrado por Emilio Regueira, Christian Torres, Javier Saavedra y Randy Cuevas, solo querían tocar esa música que vibraba en sus almas y que era producto de la influencia de sus bandas favoritas como: Ramones, The Clash, Metallica, Los Fabulosos Cadillacs y del calipso y salsa tropical que escuchaban, a través de las ondas hertzianas de sus radios, en casa, allá en su pueblo natal de Chitré.  Ellos no se esperaban alcanzar tanto éxito, pero poco a poco se fueron dando cuenta de la pasión que sus seguidores tenían por  aquel ritmo que ellos escogieron para tocar y cantar.   El ska punk fue su estandarte en los escenarios, local o internacionalmente. Contaban con la ventaja de hacer vibrar y disfrutar a todos aquellos que los seguían y coreaban sus inconfundibles letras impregnadas de melodías, poco convencionales.  Han pasado 25 años desde que su aventura arrancó, pero siguen fiel a su estilo irreverente, desenfadado y siempre enérgico. Son claros en enfatizar que permanecerán  juntos  como  familia aunque no comparten la misma genética. La química entre ellos es como la de tres hermanos que discuten, pero terminan resolviendo esos conflictos que a la larga los une aún más. Siguen tocando en el extranjero, haciendo giras y superando sus pequeñas metas, eso es todo lo que necesitan. Saben que fuera hay una industria fuerte y consolidada, muy diferente a lo que ocurre en su patria, pero no les importa porque prefieren lo “criollo”. Emilio menciona que la música no necesita una industria para florecer, solo de músicos dispuestos  a  conquistar sus sueños, de la mano de la técnica y preparación, dos elementos que siempre se propone mantener en la banda.  Miran  atrás  y se les enchina la piel al ver todo lo que han logrado. Quien diría que estos tres chitreanos se alzarían con el gramófono de la música latina en Las Vegas, un noviembre de 2007.  Su Grammy  Latino  en la categoría “Mejor Álbum de Rock Vocal Dúo o Grupo” por Kamikaze, sexto disco de la banda con 13 canciones, lo cambió todo, los consolidó en la industria y fueron el punto focal para recordarle al mundo que en Panamá, el talento musical puede tener la calidad de exportación.

PORTADA  | UNA SOLA MELODÍA

Flow panameño

El jueves 13 de noviembre de 2008, en el Toyota Center de Houston, Texas, se realizó la 9ª Entrega Anual del LatinGrammyAwards, en la cual Flex ganó la categoría Canción Urbana con su primer sencillo “Te quiero” del álbum Te quiero: romanticstyle in the world.

Esa misma noche, el artista panameño compartió escenario con la mexicana Belinda y pusieron a bailar a todos con la canción nominada en versión remix español- inglés, poniendo muy en alto el reggae panameño. Una revolución del romantic style se desató esa noche al reconocer un género muy autóctono, que desde hace ocho años el joven cantante inició desde una cabina de radio, cuando descubrió su talento inspirado en las canciones de El Roockie, Nando Boom y  Tony Ril. El trabajo de Flex se empezó a construir a finales de los 90 e inicios del 2000 y ha sido muy evolutivo, manteniendo el mismo nivel musical. “Nuestra música romántica es el enganche directo con la gente”.

PORTADA  | UNA SOLA MELODÍA

“Mi primera salida del país fue a dar un concierto en Costa Rica, allí experimenté una cultura diferente, otro tipo de público”. Después de ahí se fue de gira a Ecuador y Perú, países en donde ha cosechado grandes triunfos.En junio de 2007 lo contactaron por la red social “My Space” donde le contrataron varias fechas para presentarse en México, eso lo sorprendió porque para él ese país es muy regionalista. Se fueron a cumplir con el contrato y se quedó en México por varios años, donde además de cantar junto a grandes artistas como Mecano, Yuri y Alejandra Guzmán, pudo dedicarle una canción de su propia autoría  a  la Virgen de Guadalupe, melodía que  escribió cuando  perdió a su madre,  además incursionó como actor en dos telenovelas mexicanas.

Diez  años  después de haber iniciado su carrera musical, es premiado con un Grammy Latino, “Para mí todo es un sueño hecho realidad, este premio  simboliza la consagración del trabajo duro y la perseverancia, además de la intención de llevar a Panamá bien alto y que se tomara en cuenta el reggae panameño que durante muchos años ha sufrido y que gracias a todos los talentos locales se ha dado a conocer. Darme la oportunidad de recibir este premio y representar este ritmo tan nuestro es un triunfo que quiero dedicarle a mi pueblo”. Durante el mismo año, Flex  obtuvo  ocho  Premios  Billboard de la Música Latina por su disco “Te quiero”. Actualmente está promocionando el sencillo “El tiempo se lo llevó”, canción propuesta y producida por el artista junto a Kaddy.