Compartir
PORTADA  | RICARDO ALEMÁN ALFAROPORTADA  | RICARDO ALEMÁN ALFAROPORTADA  | RICARDO ALEMÁN ALFAROPORTADA  | RICARDO ALEMÁN ALFAROPORTADA  | RICARDO ALEMÁN ALFAROPORTADA  | RICARDO ALEMÁN ALFARO
RICARDO ALEMÁN ALFARO
5 (100%) 1 vote

La familia es para Ricardo Alemán Alfaro  el pilar que  sostiene su vida. Lo fueron sus padres y hermanos y  lo son ahora su esposa,  sus hijos y nietos.  Para él esto es el éxito, pues la riqueza emerge y desaparece, pero el amor por los tuyos prevalece en el tiempo.

Dicky como cariñosamente le llaman, nos recibió en su hogar. Al llegar sentimos un ambiente de fiesta y alegría. No era por la entrevista precisamente, sino porque ese día cumplía  42 años de casado con Vivianne De Janón de Alemán. Al  decirnos esto, la pregunta obligada era: ¿Cuál ha sido el secreto?

“Mucha comprensión, tolerancia, respeto mutuo y trabajo en equipo”, nos respondió. Parece una fórmula sencilla pero involucra mucho. Juntos educaron a cuatro hijos, que hoy son profesionales exitosos y con los  mismos valores familiares que vivieron en su hogar.PORTADA  | RICARDO ALEMÁN ALFARO

Sentados en un sillón de su casa, de fondo, las risas y charla de tres de sus cuatro hijos y su nieta Valeria. Allí Dicky Alemán nos contó sus vivencias y los sacrificios que hizo soñando con mejores días para los suyos,

lo que hoy es una realidad, por lo que ahora se dedica a disfrutar de la compañía de sus pequeños nietos y de su esposa.

Lo primero  que deja claro es que los hijos engrandecen a la familia y para que sea así, necesita del amor mutuo entre padres e hijos y no solamente es mientras están creciendo, sino cuando se hacen adultos y llegan los nietos, lo que sería esa  familia extendida. “Uno nunca para de dar amor, consejos, de escuchar, pero ahora como abuelo ya se dedica a consentir porque otros son los responsables de la educación”.

Su vida

Se casó a los 24 años, poco antes de recibir su título de abogado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Panamá. Al año nació su primer hijo Ricardo José. Recuerda lo difícil de aquellos días recién graduado y trabajando muy duro para darle lo mejor a la nueva familia, pero asegura que él es la prueba que cuando se trabaja con empeño e interés las cosas se van dando por si solas. Siendo muy joven comenzó a cosechar frutos de su profesionalismo. Así con apenas 32 años se convirtió en Presidente del Club Unión y al poco tiempo se unió a la Cámara de Comercio y a la lucha civilista, lo que le dio mayor exposición y le fue abriendo puertas en el mundo empresarial.PORTADA  | RICARDO ALEMÁN ALFARO

Balance

Corrían los años 80, era una época difícil en el país, cada vez sus ocupaciones le quitaban más tiempo y ya con tres hijos. Siempre dedicaba espacio a sus pequeños, sin embargo, asegura que los méritos se los debe llevar su esposa Vivianne quien fue ese apoyo que necesitaba en el hogar y estaba pendiente de todo lo relacionado a la familia.

“Mirando hacia atrás, quizá una de las cosas que me causa profundo dolor fue ese momento de mi vida donde el trabajo, los compromisos sociales y la inclusión en la política durante la lucha contra la dictadura militar, me impidieron estar con ellos. Años después les pedí perdón por el tiempo que no les pude dedicar, pero gracias a ese esfuerzo de su mamá y del mío, hoy vivimos en democracia y ellos al igual que las nuevas generaciones de panameños tienen mayores oportunidades y eso me da una profunda satisfacción. Panamá es un país donde me siento altamente orgulloso de ser parte, sufro por las injusticias hacia mi  tierra y debemos luchar siempre por el engrandecimiento de la patria para que su nombre se mantenga en lo más alto”, destacó.

Principios

Lo que bien se aprende nunca se olvida. Esta frase se aplica muy bien  a Ricardo Alemán, quien aprendió de sus padres que quizá nunca seremos millonarios, pero si trabajamos duro y con honestidad tendremos lo suficiente para vivir. “Eso y la humildad es lo único que realmente necesitas en la vida.  Mi papá quien falleció hace dos años toda la vida trabajó como dentista en la Caja de Seguro Social, atendiendo a la gente más humilde y siempre nos inculcó en casa que tienes que tratar a todos por igual,  que tú no eres mejor que nadie y nadie es mejor que tú. Hay un dicho que mis hijos siempre recuerdan y es que en la vida se puede ser feo pero decente una formula simple pero que los puede hacer llegar lejos”, agregó.PORTADA  | RICARDO ALEMÁN ALFARO

Esos mismos principios que admiró de sus padres, se los transmitió a sus cuatro hijos Ricardo,  Mario, Vivianne  y Ana Lorena. El segundo de sus hijos no pudo estar pues vive en el extranjero.

Ellos hablan

En medio de una sesión de fotos donde los besos, abrazos, miradas cómplices y bromas  entre ellos aliviaban la tensión por los flashes, pudimos hablar  de forma individual con los Alemán De Janón.

Era repetir tres veces los mismos elogios hacia su padre. Todos coinciden en que era el consentidor y mediador ante su mamá, quien era la que ponía la disciplina en casa.  Ella acepta que ese fue su rol y que en todo hogar alguien debe asumir ese papel, aquí le correspondió a ella y se siente feliz de ver cómo el balance de ambos padres, ha dado resultado hombres y mujeres de bien.

Ricardo José Alemán de 41 años es el mayor.  Admira lo justo, correcto y honesto que ha sido su papá, tanto en lo profesional como en lo personal. Una de las cosas que aprendió de él es que la hora panameña no debe existir, pues la  puntualidad es una cualidad que denota el respeto que se tiene hacia los demás y hacia su tiempo. Así creó la hora Alemán: ni un minuto más tarde.

Un recuerdo de infancia es que en vez de correazos, le tocaba escuchar los largos discursos de su papá. “Créeme que  estas charlas interminables dolían mucho más”, nos confiesa.PORTADA  | RICARDO ALEMÁN ALFARO

Al llevar el mismo nombre, no deja de sorprenderse cómo cuando llega a lugares donde antes estuvo su padre, recibe muchas muestras de cariño, nunca faltan las anécdotas y mensajes positivos hacia su papá.

“Para mí es muy grato saber que él no solamente piensa en si mismo, sino en los demás”, destacó.

Su hija Vivianne coincide con su hermano en la figura de mediador, además admira su nobleza y gran corazón. Al hablar de las cualidades de “Dicky”,  su rostro se ilumina  y se hace un silencio en la entrevista,  las palabras sobran.PORTADA  | RICARDO ALEMÁN ALFARO

Retomamos la conversación, ahora sobre los valores que su papá le transmitió y ella a su vez les inculca a sus hijas: respeto, honestidad y humildad.

Ana Lorena es la pequeña de la casa,  hoy con 30 años, se siente bendecida  por los padres que tiene. Orgullosa de su progenitor, recuerda  especialmente los domingos que era el día especial.”Él siempre estuvo para mí y mis hermanos, pero los domingos era el día sagrado para la familia y esperaba que pasara la semana rápido para que llegara ese momento”.

“Siempre ha sido muy accesible y honesto sobre todas las cosas, el modelo a seguir y todas sus enseñanzas no las ha demostrado con su ejemplo de vida, haciendo énfasis en que no importa que uno se caiga siempre hay que levantarse, salir adelante y dar la cara”, señaló Ana Lorena.   PORTADA  | RICARDO ALEMÁN ALFARO

Abuelo

Hace cuatro años la vida de Ricardo Alemán cambió por completo al nacer su primer nieto que también lleva su nombre. Actualmente tiene siete  nietos y una en camino. Asegura que  cuando estos pequeños los visitan, la casa se llena de luz y disfruta cada travesura de ellos, como todo abuelo consentidor.

Sus hijos aseguran que “Icky”, como le dicen los nietos es muy relajado, juguetón y paciente en esta nueva etapa, por eso siempre hay casa llena donde los Alemán.

Descanso

Recordando los gadgets de su época, recuerda que cuando empezó a trabajar se usaban máquinas eléctricas , los escritos  se hacían en papel sellado y papel carbón. Incluso aún recuerda  cuando fue a los primeros cursos para aprender a usar una computadora; ahora  sin ser un gran tecnólogo, reconoce que ya no podría vivir sin la computadora o sin su smartphone porque es parte del mundo moderno.

Asimismo se ha adaptado muy bien a dos generaciones diferentes, y aunque sus nietos aún están pequeños sabe que tiene que estar al día con los avances. tecnológicos.

A pesar de ello, le recomienda a los padres que busquen siempre el momento para que los niños practiquen deporte, porque si bien es cierto que la innovación es una realidad, también es importante que se ejerciten. “La tecnología no es mala, lo malo es el mal uso de ella”, enfatizó.

Nos despedimos después de una amena conversación, donde nos dejaron claro que la familia se fundamenta sobre el amor y el respeto mutuo. Después de esto,  juntos en familia salieron a cenar para celebrar el aniversario  número 42 de los pilares de este hogar: Ricardo y Vivianne Alemán.PORTADA  | RICARDO ALEMÁN ALFARO