Compartir
PORTADA  | HILDY, LIZZY Y VICKYPORTADA  | HILDY, LIZZY Y VICKYPORTADA  | HILDY, LIZZY Y VICKYPORTADA  | HILDY, LIZZY Y VICKYPORTADA  | HILDY, LIZZY Y VICKYPORTADA  | HILDY, LIZZY Y VICKY
HILDY, LIZZY Y VICKY
Rate this post

CON ADN DE MUJER

Aunque hoy cada una es reconocida por un rol distinto, las tres son sinónimo de pasión y sentimiento enérgico que fue transmitido de madre a hijas, quizás de manera inconsciente, pero con la responsabilidad y la delicadeza que implica la labor de la crianza.

PORTADA  | HILDY, LIZZY Y VICKYLa genética no se equivoca. Prueba de esto lo son las hermanas Elizabeth y Victoria Heurtematte y su madre Hildegarde Kochman de Orillac. Lizzy y Vicky, como les dicen cariñosamente, no solo heredaron delicados rasgos. La fuerza de sus imágenes está perfectamente complementada con los valores que recibieron a través del ejemplo de quien las trajo al mundo.

Al intentar describir a Hildy hay dos palabras que no pueden dejar de mencionar sus hijas: educación y trabajo. Con la imagen de una mujer que no paraba de formarse profesionalmente y de buscar nuevos retos laborales, fueron creciendo. E inconscientemente, desde pequeñas la quisieron imitar.

El modelo a seguir ha sido el de una fémina independiente, leal e incansable. Hoy, aunque recuerdan cómo una iba tras los pasos de la otra, son tres mujeres íntegras, con todo y lo que supone ser mujer, con características propias, y con valores cimentados en los mismos principios.

Hace poco más de un año se estrenó en las labores de crianza la más joven del trío: Vicky. Su pequeña Emma no solo vino a complementar la vida de una hermana menor; sino que también se convirtió en un vínculo más entre ella , su madre y su hermana. Ahora, aparte de negocios y de los demás temas familiares, platican de lo más apropiado para sus hijas. Y, por esas cosas de la vida, en el grupo sigue reinando el sexo femenino.

Herencia femenina

PORTADA  | HILDY, LIZZY Y VICKYHildegarde siempre ha sido una mujer de marcar pautas, dicen sus hijas. Sus llamados de atención son prácticos y precisos. Si en algún momento se les ocurría manifestar que tenían pereza de estudiar, sin regaños muy fuertes, su madre expresaba unas cuantas palabras que las dejaban pensando el resto del día en lo que les podía pasar si no lo hacían.

Y ponen como ejemplo la parte académica porque lo consideran como una de las herencias más valiosas que recibieron de ella. Pero más allá de una orden, lo percibieron a través de lo que ella hacía.

Solo basta  ver  que aún atiende  a  sus  pacientes en su consultorio de psicología y desde el año pasado empezó a tomar una especialización en Psicoanálisis.

La señora Kochman no piensa aún en el retiro, aduciendo que su profesión es más mental que física y que justo en esta etapa de su vida entiende que está en su mejor momento, porque su experiencia acumulada se ha convertido en un complemento fundamental en el desempeño de su labor. A la par de estas actividades es profesora en la Maestría de Ciencias de la Familia de la Universidad Santa María La Antigua (USMA).

Es que aunque lo más importante siempre ha sido su familia, Hildegarde ha estado clara en que sus aspiraciones y felicidad personal no podían quedarse a un lado. Esto último hoy es visto por sus hijas como uno de los mayores valores que les transmitió.

Multitasking

Elizabeth posee una capacidad de liderazgo natural y con ella una incalculable habilidad para realizar varias tareas. No para de trabajar ni de formarse profesionalmente.  Pertenece a varias juntas directivas empresariales, organizaciones y es socia del exitoso bufé de abogados Lovill Latamlex.  Así como su abuelo fue conocido como un “businessman”, ella es una mujer de negocios,  de hecho es quien está a la cabeza del patrimonio que comparte con su familia, aunque su hermana no deja de jugar un papel importante.

Lizzy tiene dos hijas, y  acepta que solo viviendo este proceso es que ha logrado entender completamente a su madre. Fue con su propia maternidad que comenzó a admirar más las capacidades y decisiones de la señora Hildy.

Lejos de revivir diferencias de cuando eran niñas, ya como madres y profesionales, Victoria demuestra una gran admiración por su hermana, la describe como esa persona que está después de su madre.

Sensibilidad

PORTADA  | HILDY, LIZZY Y VICKYAunque Vicky estudió negocios, profesionalmente se ha dedicado a la equitación, deporte que practicó con pasión hasta que llegó su nuevo amor: la pequeña Emma Victoria. De hecho no tiene muy claro por qué se ha alejado de una actividad que era su vida, pero lo sospecha. Puede que de pronto la asalte el temor a que le pase algo que le impida entregarse en tiempo completo a su hija.

Ella siente que nunca se sintió tan mujer como ahora. Entiende que es privilegiada al no tener que debatirse entre su trabajo y criar a Emma. Aunque es madre primeriza, ya tenía experiencia con su sobrina Alessa, con quien ha estado desde el momento de su nacimiento.

Tiene importantes responsabilidades en los negocios que mantiene en familia y en ese aspecto sale a relucir su lado más sensible. Cuando Lizzy se fija en los números, en las ganancias, ella aporta un punto de vista más humano y plantea las decisiones con base al bienestar común. “Siempre se preocupa por cómo están los demás”, resalta su hermana.

Consejos prácticos

Ambas hermanas aceptan que las cualidades de su madre, como mujer, profesional y como ser humano se han convertido en tesoros, que les han ayudado a manejar diversas situaciones que les ha tocado atravesar. Cuando aún estaban en la universidad tuvieron que enfrentar la enfermedad de su padre y también entendieron que debían estar preparadas para manejar los asuntos de la familia, lo que incluía su patrimonio.


Fue su madre quien las instó a estudiar negocios  y, gracias a que ella había montado una tienda de juegos didácticos, mantener desde temprana edad ese vínculo con el trabajo. De niñas iban al local y ayudaban a vender. Luego, de adolescentes, justo para las fiestas de fin de año prestaban sus servicios en otros locales.

La señora Hildy recuerda verlas llegar con los pies hinchados a casa, tras las largas jornadas. Lejos de avergonzarlas, se sentían felices de poder ganar dinero por su propio esfuerzo. Ese espíritu independiente lo mantienen hasta la actualidad.

Es cierto que su madre las guió a la hora de escoger sus carreras, pero nada fue por imposición. Sienten que las dejó ser ellas mismas. Les permitió volar, dándoles antes las herramientas para alcanzar la altura deseada. Lo cierto es que se mantiene ahí, vigilante, y si ve que necesitan una guía, entonces interviene con prudencia.

La saga continúa

Ahora hay tres niñas más que criar. El sexo femenino sigue dominando en el grupo. Lejos de sentir desconfianza o querer imponer un estilo, la hoy abuela confía plenamente en el desempeño de sus hijas en sus roles como madres. Las observa y no le queda dudas de que ambas están listas para los retos que enfrentan. Sigue manteniendo su postura de solo intervenir cuando lo considera necesario. Se preocupa por sacar tiempo cada semana para estar con la nueva generación de mujeres bellas, en las que nuevamente se vuelven a repetir algunas características.PORTADA  | HILDY, LIZZY Y VICKY

RECUADROS

Hildegarde kochman de orillac

Es psicóloga de profesión. A sus 61 años continúa estudiando, ahora una especialización en psicoanálisis. Sus hijas la describen como “la roca y el faro”. De esas mujeres que trajo al mundo, ella ha aprendido que los padres no siempre tienen la razón.   

Elizabeth heurtematte de alfaro

Pertenece a varias juntas directivas empresariales. Desde hace unos años es socia del bufé de abogadas Lovill Latamlex. Tiene una activa participación en diversos programas de ayuda social.

VictoriaHeurtematte de roux

Es una apasionada por los caballos. Pero con la llegada de su hija se ha dedicado en tiempo completo a su familia. Es una persona muy sensible. Lidera la Fundación Heurtematte y participa en la junta directiva del grupo.