La evolución de los mercados han convertido a la logística en una herramienta para alcanzar mayores índices de rentabilidad. Es por ello que se hace necesario contar con personal capacitado para afrontar los retos que presenta este rubro.

Aunque Panamá ha logrado posicionarse como el país líder en logística regional, aprovechando su privilegiada ubicación para el intercambio comercial y para generar múltiples activos, las aspiraciones continúan creciendo, y apunta a convertirse en un centro logístico de categoría mundial.

Sin embargo, aún hay escollos que superar para que esto se materialice, como alinear la educación con la demanda del mercado que cada vez es más exigente, competitiva y retadora.

ESPECIALES  | FOMENTO A LA EDUCACIÓN

PANORAMA ACTUAL
René Quevedo, consultor empresarial y profesor universitario, indica que el recurso humano logístico se ha encarecido y envejecido, pero no profesionalizado lo suficiente, lo cual tiene una enorme repercusión en un sector que se presta a experimentar el mayor crecimiento de su historia, apuntalado por la expansión del Canal y el nuevo entorno diplomático con China.

El panorama que plantea Quevedo no es ajeno para el sistema educativo del país. Un sistema que, a su juicio, le ha dado una enorme prioridad a la formación técnica en el área logística, pero que aún le falta mucho por recorrer.

El consultor empresarial explica que el empleo en el sector logístico ha venido creciendo consistentemente desde el 2011 y que los institutos de enseñanza técnica vienen asumiendo un papel clave en esta materia.

“Entre el 2011 y 2018 se han generado más de 46,000 empleos logísticos, 80% de ellos técnicos. Mientras que el 19% de la expansión del empleo logístico ha sido para profesionales universitarios”, indica.

Por su parte, Moisés Iván George, profesor y experto en logística, señala que la oferta académica de este rubro en las universidades es muy diversa y está orientada a la administración marítima, portuaria y de transporte, así como a la visión integral de la cadena de suministro.

El experto reconoce que aunque hay profesionales altamente calificados y existe un interés por formarse en este campo, no hay suficiente divulgación de los programas, cursos y carreras.

ESPECIALES  | FOMENTO A LA EDUCACIÓN

En tanto, Maximiliano Jiménez, Decano Adjunto de la Facultad de Negocios de la Universidad Católica Santa María La Antigua, asegura que Panamá ha venido desarrollando las competencias necesarias para realizar actividades que requiere la logística en todos los niveles, como técnicas, profesionales y de investigación, no obstante, hace la salvedad de que es una tarea pendiente el poder determinar más específicamente las necesidades de recursos humanos para potenciar este sector.

Mientras que, a nivel privado, Mary Carmen Barrios, Gerente Regional de Wallenius Wilhelmsen Ocean, en el área de puertos y operaciones de carga para América Latina, acota que las empresas que se desempeñan en el clúster logístico panameño están capacitando “in-house” a sus colaboradores. Un ejemplo de esto son empresas como Manzanillo International, que tiene un departamento de capacitación.

Para Barrios , los currículos de carreras universitarias orientadas a la logística deberían actualizarse en la medida en que esta disciplina avanza, incluyendo el análisis y estudio de las tendencias informáticas como: big data, la última milla, logística verde, automatización, almacenes robotizados, IoT (Internet of Things) y bienes sensorizados.

 

DESAFÍO
Pese a que los expertos plantean que un buen número de universidades e institutos ofrecen carreras técnicas, de licenciatura y maestría en el ámbito logístico, el Estado debe fomentar la participación e incluir en las ofertas académicas más y mejores aptitudes para la formación, puesto que este sector lidera y continuará encabezando la demanda de empleos al menos hasta los próximos dos años.

ESPECIALES  | FOMENTO A LA EDUCACIÓN