Compartir
ESPECIALES  | SIEMBRA DE CEMENTO. BIENES RAÍCESESPECIALES  | SIEMBRA DE CEMENTO. BIENES RAÍCESESPECIALES  | SIEMBRA DE CEMENTO. BIENES RAÍCESESPECIALES  | SIEMBRA DE CEMENTO. BIENES RAÍCESESPECIALES  | SIEMBRA DE CEMENTO. BIENES RAÍCESESPECIALES  | SIEMBRA DE CEMENTO. BIENES RAÍCES
SIEMBRA DE CEMENTO. BIENES RAÍCES
Rate this post

PANAMÁ SE HA CONVERTIDO EN EL PAÍS DE LOS RASCACIELOS. TIENE UN DESARROLLO HASTA 20 AÑOS POR ENCIMA DEL RESTO DE CENTROAMÉRICA. LA RAZÓN ES SU ENVIDIABLE CENTRO BANCARIO Y FINANCIERO, QUE PERMITE QUE SURJAN MEJORES HERRAMIENTAS PARA PROMOVER LAS INVERSIONES. ESTAS CARACTERÍSTICAS RESULTAN UN EFECTO EN CADENA, YA QUE ENTRE MÁS EMPRESAS APUESTEN POR EL ISTMO, SE HACEN NECESARIAS MÁS INSTALACIONES DE TODO TIPO, PARA SATISFACER CADA NECESIDAD.

La construcción es un segmento de la economía que no para de crecer. Hay quienes al recordar “la explosión de la burbuja inmobiliaria” de Estados Unidos, en el año 2006, se preguntan si en Panamá no pasará algo similar.

Es que la siembra de cemento se ha convertido en una actividad imparable, en todos sus ramos.

Pero los expertos en bienes raíces aseguran que no hay razón para tener tal preocupación.

Lo cierto es que al investigar cuánto territorio hay disponible para explotar en el istmo, no ha habido forma de conocer la cifra. No obstante, por ejemplo, en el sector residencial, según expuso Katherine Shahani, expresidenta de la Asociación Panameña de Corredores y Promotores de Bienes Raíces (Acobir), es el que más incentivos tiene y se estima que hay un déficit habitacional de 140,000 viviendas. Mientras la población sigue creciendo, por lo que el mercado también. Es que en la medida en que crezca la masa consumidora, seguirá habiendo clientes, destacan los expertos. Y se confirma lo dicho por la expresidenta de Acobir: “no hay riesgo de que se esté inflando una burbuja”, ya que los desarrolladores están saciando las necesidades que hay; y están conscientes de que aún les queda tela que cortar. ESPECIALES  | SIEMBRA DE CEMENTO. BIENES RAÍCES

LOS SUSTENTOS

Voceros de Grupo CBRE Panamá indican que el ritmo de las construcciones no se está dando a niveles explosivos, no obstante la curva ascendente mantiene un ritmo sostenido, que va acorde con la expansión de la economía. Síntoma que consideran saludable, al hablar de números reales y desempeño. Y destacan que, todavía con la baja en los proyectos de construcción, el istmo sigue liderando la región.

LA REALIDAD

De acuerdo con la data residencial de CBRE, solo en el primer semestre del año 2015 habían unas 11,641 unidades construidas, otras 8,034 en construcción, unas 1,831 en preventa y 763 obras detenidas. La sumatoria total da como resultado 21,566 unidades.

En el tema de oficinas, hay 111 edificios construidos, lo que suman 1,437,691.40 m2, mientras que en construcción hay 27 edificios (433,496.30 m2).ESPECIALES  | SIEMBRA DE CEMENTO. BIENES RAÍCES

LÍNEA DE CRECIMIENTO

Y todavía hay terreno en el que no se ha plantado bandera. La razón por la que hay tantos proyectos (andando, en mente, en papel o en aprobación) son las facilidades que brinda el sector financiero para el desarrollo de esta actividad. Carlos Muñoz, vocero del Grupo S4, una de las consultoras regionales más importantes de Latinoamérica, sostiene que las herramientas financieras juegan un factor fundamental en el desempeño del sector de bienes raíces.

Solo en el primer trimestre del 2015, el crédito a la construcción, en Panamá, creció 25.7%, según datos de la Superintendencia de Bancos.

En viviendas, de acuerdo a las cifras, se otorgaron $1,526 millones (un 32% de toda la cartera de préstamos). A esto le siguen los locales comerciales con $835.5 millones de dólares (17.8%) y en tercer lugar los préstamos para infraestructuras, con $564 millones (12%).

En cuanto a nuevos proyectos y ampliación del sector, es inevitable hablar del Canal de Panamá y de sus mejoras, para servir a buques de mayor tamaño. Esta megaobra, que está próxima a concluir ha motivado nuevas inversiones en logística. Recientemente, se anunciaron varios proyectos en este sector por más de $700 millones, como la construcción de almacenes y centros de distribución por parte del grupo peruano ESKE, la compañía hongkonesa Hutchison Whampoa, la empresa alemana Deutsche Post, PSA International de Singapur y el grupo CEVA del Reino Unido.

Con el Canal panameño ampliado y la posible construcción del canal de Nicaragua, el futuro del transporte marítimo en el Caribe resulta prometedor, estima la Cepal. Esta perspectiva ha estimulado la puesta en marcha de un gran número de nuevos proyectos inmobiliarios en la subregión, ya que algunas economías caribeñas desean establecerse como centros logísticos que competirían con Panamá, pero la brecha aún es amplia.

LOS ESLABONES

El crecimiento del sector mobiliario es un efecto en cadena. Aquí en Panamá hay que resaltar su posición geográfica, lo que ha permitido la existencia del Canal, sus efectiva conectividad y con ello la llegada de diversas actividades económicas y de paso la maravillosa inversión extranjera. El hecho de que el país de apenas 3.8 millones de habitantes haya atraído el 45% de la inversión extranjera directa que llegó a toda Centroamérica indica que más empresas se están estableciendo en el istmo; lo que hace que aumente la demanda de locales para oficina y hasta residenciales. No solo hay que suplir la demanda de la población panameña que aún no obtienen un hogar propio. Con la llegada de nuevos profesionales migrantes y el aumento en la tasa de la población empleada, más personas pueden acceder a un bien inmueble.ESPECIALES  | SIEMBRA DE CEMENTO. BIENES RAÍCES

Aunque el resto de la región no esté creciendo al mismo ritmo que Panamá, es evidente que en el estrecho tramo de tierra hay más demanda y se están haciendo mayores inversiones. Solo el municipio capitalino manifiesta un crecimiento exponencial como lo muestra la gráfica de corregimientos, donde resalta Pacora con más permisos de construcción, seguido por Chilibre y Ernesto Córdoba. Pero fuera de la metrópolis, el concreto sigue impactando. Playas, montañas y en las ciudades siguen edificándose inmuebles de todo tipo. Incluso en sitios donde jamás se pensó ver ese desarrollo. Todo el movimiento responde a la necesidad humana.